miércoles, 3 de octubre de 2018

DONDE LOS HOMBRES LLEVABAN SOMBRERO (IÑAKI MARTÍNEZ)


Donde los hombres llevaban sombrero
Iñaki Martínez


 
 FICHA TÉCNICA

Título: Donde los hombres llevaban sombrero
Autor: Iñaki Martínez
Editorial: Destino, 2018
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 427






IÑAKI MARTÍNEZ


Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Iñaki Martínez (Guatemala, 1954) es hijo de madre panameña y padre vasco (un exiliado y miembro de la Brigada Vasca durante la segunda guerra mundial). Licenciado en Derecho, creció y estudió en España, y durante su juventud fue miembro fundador de Euskadiko Ezkerra y militante de varias organizaciones políticas antifranquistas de Euskadi. Su vida siempre ha transcurrido entre Latinoamérica y España: ha formado parte de la comisión de relaciones internacionales de la guerrilla salvadoreña y ha desarrollado funciones de representación internacional para el gobierno vasco. También ha trabajado como articulista de política internacional para diversos diarios del País Vasco, Panamá, México y Nicaragua.
Es autor de Arresti, una novela sobre la relación entre ETA y el mundo empresarial. Con La ciudad de la mentira quedó finalista del Premio Nadal 2015.

De él puedes encontrar en el blog la reseña de la siguiente novela:






ARGUMENTO de DONDE LOS HOMBRES LLEVABAN SOMBRERO


En Donde los hombres llevaban sombrero, Iñaki Martínez retoma los personajes de La ciudad de la mentira. Solo que han pasado catorce años de los sucesos que llevaron a conocerse entre ellos en aquel Tánger de 1939. Ahora la vida les lleva a coincidir en Cuba en el año 1953.
Alison y Martín ya no son aquellos jovencitos más o menos inocentes y Mortimer ya está entrado en años por más que se mantenga en plena forma aferrado a una ciudad que adora como es la de Tánger. Pero no puede negarse a la petición de uno de sus jefes de acudir a Cuba, sobre todo cuando le promete que volverá a Tánger y que en Cuba va a encontrar a un viejo conocido.
A Martín los azares de la vida le han llevado hasta Cuba, donde da clases de francés en una academia y Alison busca con desesperación inspiración para escribir una nueva novela.
Juntos se verán envueltos en el secuestro de una rica heredera cubana en una trama en el que la revolución frente a Batista parece estar dando comienzo.





DONDE LOS HOMBRES LLEVABAN SOMBRERO


Ha sido un placer reencontrarme en Donde los hombres llevaban sombrero a mis viejos amigos de La ciudad de la mentira. Vaya por delante que son novelas que pueden leerse de un modo totalmente independiente, aunque es evidente que disfrutarás más si previamente has leído la anterior.
Por si no la has leído, voy a hacerte una breve semblanza de los tres protagonistas de la novel: Stanley Mortimer, Joan Alison y Martin Ugarte.


Stanley Mortimer era el secretario del cónsul en Tánger, quien realmente cortaba el bacalao en el consulado, porque lleva ya diez años de servicio allí y consiguió hacerse imprescindible para los cónsules que por allí iban pasando, no solo por su atención personal sino porque es quién realmente sabía quién era quién es la ciudad de Tánger. No había secreto de la misma que él no conociera. En realidad, trabaja para el servicio secreto estadounidense.

Joan Alison era una joven periodista adelantada a su tiempo, pues no quiere resignarse al papel sumiso de la mujer de su época sino que quiere trabajar para aquello que está preparada por su carrera de periodismo. Quiere escribir, no ser una simple secretaria sin opinión.
De sus aventuras en Tánger surgió un guion que le ha lanzado a la fama, el de la película Casablanca.

La Habana
El tercer personaje era Martín Ugarte, un joven sacerdote que ha sido educado en Tánger y que servirá de guía (no espiritual precisamente) de Joan Alison por la ciudad de Tánger.

Con ellos nos vamos a reencontrar en la Cuba de Batista de 1953, con una situación política poco clara para el gobierno de Estados Unidos, que no sabe si realmente esa oposición comunista a la dictadura de Batista es real o una invención del gobierno, de ahí que manden a Mortimer a investigar en persona la situación real de Cuba.
Porque lo que sí está claro es que Batista está ejerciendo una dura dictadura con el apoyo entre otros de la mafia que controla el juego y los hoteles del país.
Muy clara es la imagen que del dictador se nos da en el libro:
«Es un tipo hecho a sí mismo. Es el presidente pero podría haber sido jefe de una banda de asaltantes de banco. Le obsesiona el dinero: viene de una familia pobre». (Página 29)

Hay una gran protagonista más en esta novela: Carolina Bacardí, la heredera y propietaria del imperio Bacardí, que es ademñás alumna de francés de Martín Ugarte:
Ron Bacardí
«A mediados del siglo XIX, Bacardí tuvo la idea de esperimentar en la destilación de un ron suave, diferente de licos que solo aguantaban los piratas y marineros audaces del Caribe. Facundo fundó una empresa que bautizó con su apellido y adoptó un murciélago como símbolo empresarial». (Página 47)

Al igual que en La ciudad de la mentira supo el autor crear una atmósfera singular de la ciudad de Tánger, aquí hace lo mismo con la ciudad de La Habana. Una ciudad en que la riqueza y la pobreza están a la vuelta de la esquina, donde las desigualdades sociales son el pan nuestro de cada día, De ahí que el caldo de cultivo para posibles revueltas esté más que cocido.
«Estamos en La Habana. Acá, para el pobre, solo hay cuatro puertas abiertas. La cárcel, el hospital, la iglesia y el cementerio». (Página 86)

Donde los hombres llevaban sombrero es un thriller en el que la acción, el suspense, la intriga política, el ambiente de la ciudad de La Habana y una relación de amor que parece renacer de sus cenizas muchos años después es el cóctel del que se sirve el autor para mantenernos atentos hasta la última página.
Algo a lo que también contribuye sin duda la personalidad de Joan, egoísta y poco dada a entregarse a los demás.
«Ese es tu problema, Joan, que avasallas con tu carácter, con tu personalidad, con tu talento, incluso, que quieres que todos bailemos a tu alrededor. Y que sigues sin prometer nada a nadie». (Página 369)

Conoceremos también de paso el mundo de la inteligencia americana y cómo nadaban entre dos aguas. En principio como meros observadores, pero preparados para ver si algo ocurría en lo que consideraban el patio trasero de esparcimiento de los estadounidenses:
«En los servicios de inteligencia nos movemos entre fronteras diferentes: las de los intereses de los gobiernos, que cambian a menudo, a veces de un día a otro con un simple cable, y que no están definidos en un código penal». (Página 405)








OPINIÓN PERSONAL

Mucho me gustó en su día La ciudad de la mentira y Donde los hombres llevaban sombrero no se ha quedado atrás. Si buena era la ambientación en Tánger, no se queda atrás la de La Habana, con la diferencia de que para mí me atrae mucho más, por lo menos de entrada el tema cubano, que el de Tánger aunque eso es una cuestión muy personal.
El ritmo en la novela va creciendo constantemente mezclando con habilidad intriga, historia de amor y acción pura y dura, con personajes que sin duda son una parte muy importante de que esta historia sea tan atractiva y recomendable.

Una novela que forma parte de lo mejor que he leído este año. Año que está siendo muy prolífico en buenas lecturas.




VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                 


6 comentarios:

  1. La estoy esperando. Por lo que fue tas, creo que me va a gustar

    ResponderEliminar
  2. Me lo envió el autor este verano y aún lo tengo pendiente, a ver si me pongo pronto con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tenía muchas ganas de leerla cuando salió, pero se fue quedando entre tanta lectura pendiente. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Era una de mis preferencias y al final se quedó en la estantería...me pondré con ella en cuanto pueda.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Pues tendré que buscar la anterior, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Analytics