miércoles, 8 de noviembre de 2017

KONETS (CÉSAR PÉREZ GELLIDA)

Konets
César Pérez Gellida



 
FICHA TÉCNICA

Título: Konets
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de Letras, 2017
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 590









CÉSAR PÉREZ GELLIDA


Esto es lo que la editorial cuenta de él:

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Desarrolló su carrera profesional en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.
César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta por las novelas Sarna con gusto, Cuchillo de palo y A grandes males.
Actualmente sigue escribiendo novelas y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

En este blog puedes encontrar las reseñas de todas sus novelas:





Esta es la entrevista que realicé al autor a propósito de Konets





Por fin el fin


ARGUMENTO de KONETS

Olek Opiozcenek es un joven que vive al cuidado de su abuelo con la protección de una “madrina”, Rusalka. Una mujer de la que el desconoce su existencia hasta que un día unos trágicos sucesos hacen que su vida cambie y ella tenga que entrar de lleno en su vida.

Una vida en la que su pasado que él desconoce, tiene una gran importancia. Un pasado que se empeña en conocer a pesar de que dicho conocimiento, el saber cuáles son sus raíces le va a traer un dolor del que han querido protegerlo.






KONETS


Parafraseando a Ramiro Sancho, el protagonista principal de sus novelas: ¡Ay que joderse! Con lo fácil que hubiera sido hacer una distopía normal y corriente y César se ha lanzado nada más y nada menos que a hacer una novela que englobe y cierre el camino que empezó hace ya unos años no con Khimera, de la que en principio es la continuación, sino de Memento mori, aquella novela con la que en 2013, hace ya más de cuatro años, comenzó todo.
La prueba que demuestra que lo engloba todo la tenemos en la misma portada, en la que recupera la línea de las dos trilogías, siendo entonces la portada de Khimera un aparte en esa línea.



Una novela que en cierto modo es un homenaje a buena parte de los personajes que por ella han circulado, comenzando por Armando Lopategui, “Carapocha” que no solo es recordado en la novela, sino que la misma comienza con una cita de él:
«Todo lo mejor es lo peor cuando uno no sabe de qué lado está. Todo lo peor es lo mejor cuando a uno deja de importarle de qué lado está».
No tiene precio una breve pero intensa charla que mantienen Ramiro Sancho y Erika Lopategui en la que repasan los momentos más intentos de sus aventuras. Hasta Augusto Ledesma tiene un hueco importante en esta novela final.

No hay que perder de vista, que estamos ante una distopía, y que el arranque de dicha distopía es una nueva realidad: la ciberguerra.
«-En la resolución del pasado 8 de febrero se establecía como punto de valoración principal el fortalecimiento de las medidas defensivas en el cuarto escenario bélico.  -El espacio cibernético». (Página 43)

El tema no es nuevo. Ya se planteaba en Khimera. Lo que ocurre es que, lo que parecía muy lejano, ahora lo tenemos ya encima como una realidad. Porque el episodio que cito a continuación tomado del libro, no es una invención, sino un hecho que todos hemos conocido y que ha tenido lugar este año. Como realidad son las manipulaciones cibernéticas realizadas por Rusia para interferir en las elecciones de Estados Unidos o, sin ir más lejos, en estado de opinión pública llenando la red de noticias e imágenes falsas que multiplicaban a través de redes sociales como Facebook o twitter con cuentas de usuarios falsas,en la declaración de independencia de Cataluña
«Las alarmas no saltaron hasta que se produjeron las oleadas de ataques masivos del 2017 a instituciones públicas y grandes corporaciones privadas usando virus de tipo ransomware. y a partir de ahí una media de dieciséis agresiones al año a gran escala registradas entre los estados miembros». (Página 45)

Así que ya estamos en el escenario que se nos describe en esta novela. La realidad y la ficción ya se están fundiendo:
-Existe un nivel de psicosis generalizado en todo el planeta por ponerse a la cabeza de la ciberguerra, señor. Igual que sucedió durante la Guerra Fría con el armamento nuclear, solo que en este caso los enfrentamientos no se librarán en ningún campo de batalla, señor. (Página 48)
Konets está estructurado en cuatro grandes capítulos que el autor denomina movimientos, a los que hay que añadir un preludio y un rondó final. Los hechos transcurren en la adolescencia y en la madurez de Olek Opiozceneck, en los años 2029 y 2054 o sea, antes y después de los sucesos narrados en Khimera, arrancando la acción en 2054 para luego volver al pasado.

En esta novela, hay momentos en que la parte de ciencia ficción tiene mucha importancia y tiene que ver con el desarrollo del ciberespacio, con una humanidad completamente enganchada (y no precisamente en sentido metafórico) a la red, con un desarrollo de la informática avanzadísimo.
Es un universo paralelo al que se le da el nombre de metaverso. Quien domine el metaverso, dominará el mundo:
«¿Para qué colonizar un mundo si podíamos parirlo? Siempre quisimos ser nuestros propios dioses. Así, concebimos un lugar donde las ideas del cartesianismo gozaban de fisicidad. Pienso, luego existo. Eso era el metaverso: un espacio donde bastaba con pensar algo y demostrarlo con argumentos ordenados en líneas de código para que se volviera real». (Página 74)

En Konets, César Pérez Gellida demuestra que es un maestro del thriller. Porque aún siendo una distopía, Konets no deja de ser una mezcla de géneros, en el que el thriller es el elemento que predomina ya desde su mismo arranque con un capítulo en el que la acción, aún antes de que conozcamos a los personajes, está por encima de todo.
Pero no podemos olvidar que la serie comenzó como una novela negra, por lo que inevitablemente hay momentos en que este thriller está salpicado por elementos de la misma, no en vano Erika y Ramiro, los protagonistas de las dos trilogías forman parte también de esta novela. Y con ellos, la lucha contra el mal, porque Robert Harding sigue vivo y con él, por más adormecida que parezca, lo está también la Congregación de los Hombres Puros:
«Sancho jugueteó con el iceberg que flotaba en aquel mar ambarino. Por mucho que lo empujara hacia el fondo, el hielo se empeñaba en regresar a la superficie. Era un ejercicio que hacía con frecuencia y del que solía extraer una lectura diferente.-La maldad siempre termina saliendo a flote». (Página 338)


No ha desaparecido ese peculiar sentido del humor que Gellida nos mostraba fundamentalmente en las anteriores novelas a través de Ramiro Sancho y sus refranes. Aquí, al margen de la breve aparición de Ramiro, hay más destellos de ese humor:

«No se preocupe, mi padre me demostró que en momentos de crisis hay que ser económico con el pan, con las palabras y con el papel higiénico». (Página 85)





IMPRESIÓN PERSONAL

Vayan por delante un par de consideraciones. Dentro de una serie, y ésta que nos ocupa lo es, hay libros que tal vez puedan leerse de un modo independiente sin conocer nada de los anteriores. No es el caso de Konets. No tiene ningún sentido enfrascarse en su lectura si no has leído todos los demás libros, porque entonces perderás todas las claves de lo que ocurre y por qué ocurre.
Lo segundo que hay que tener en cuenta, es que Konets, no es sólo un thriller, sino que en él la parte de ciencia ficción es muy importante, lo cual probablemente no sea del agrado de algunos de los seguidores de la serie.

Un thriller con un ritmo trepidante, con constantes giros que mantienen en vilo el interés por la novela, aunque, también hay que reconocer que la parte “científica” de la misma, en algunos momentos frena ese ritmo y no será del gusto de todos.

Y dicho todo esto, hay que quitarse el sombrero por el valor que ha demostrado César Pérez Gellida al llevar a cabo este brillante final. Un final que no deja lugar a más continuaciones, en el que el autor ha visto que ha llegado el momento de escribir la palabra fin, de emprender nuevos caminos.
«-Ya, ya…, todavía no ha llegado el momento de escribir la palabra “konets”. La cuestión es: cuando llegue…, ¿sabrás reconocerlo?» (Página 495)

Eso no quita que en un momento dado no pueda volver atrás sobre alguno de sus personajes, pero la serie como tal, ya está concluida. Como nos canta Joaquín Sabina en su canción Ruido, y por mucho que les podamos echar de menos, «Y al final, por fin el fin».


Sólo me resta decir, gracias César por habernos hecho partícipes de este viaje con tus personajes, gracias por un final tan brillante que da sentido y respuesta a todos los interrogantes abiertos en las siete novelas anteriores y mucha suerte en tu nueva aventura literaria.




VALORACIÓN: 8/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ


                


7 comentarios:

  1. Pues de todos los libros de César, me falta por leer Khimera, así que ya veo que tengo trabajo pendiente antes de hacerme con este.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Terminé de leer Konets ayer y ya sabes cuáles son mis impresiones, a mí me ha gustado incluso más que a ti. Un auténtico broche de oro para una saga inolvidable.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Gellida nos ha cogido el tranquillo, sabe como llegar a los lectores y conseguir que esperemos impacientes sus nuevas novelas como agua de mayo, y eso no es fácil si además lo combinas con calidad narrativa, sobre todo ahora cuando una novela funciona el resto se limita a copiar una y otra vez la idea en lugar de arriesgar y escribir algo nuevo, y esto sirve para todos los géneros literarios.

    Sobra decir que ya estoy deseando leer esta entrega que como dice Manuela, ha de ser el broche de oro a una saga espectacular.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. A menos de 200 páginas para el final te puedo decir que he vuelto a caer en las redes de César. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sólo he leído los tres primeros, que me encantaron. A ver cuándo retomo a este autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Cuando los has leído todos te crea mucha ansiedad leer el que ves publicado nuevo, así es que estoy deseando leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Justo me encuentro inmersa en la lectura de Cuchillo de palo y me está encantando como todos los anteriores. No sé como se me había pasado que sacaba nuevo libro. Tendré que hacerme con él. Saludos

    ResponderEliminar

Analytics