domingo, 12 de mayo de 2024

EL SANADOR DE CABALLOS (GONZALO GINER)

 
El sanador de caballos
Gonzalo Giner
 
 

Título: El sanador de caballos
Autor: Gonzalo Giner
Editorial: Planeta, 2008
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 800
 
 
 
GONZALO GINER
 

Esto es lo que la editorial nos cuenta de este autor:
 
Gonzalo Giner logró el éxito literario con El sanador de caballos, en 2008, que alcanzó cotas de crítica y público muy elevadas, convirtiéndole en un autor de renombre y su obra en un referente dentro de la literatura popular. Veterinario de profesión, con aquel título quiso investigar el inicio de su oficio y vocación.
Con su siguiente novela, El jinete del silencio (2011), Giner nos descubrió los antecedentes de la creación de la raza española de caballos durante el siglo XVI. En Pacto de lealtad (2014), en cambio, el autor dio un salto en su producción literaria. Pergeñó una novela minuciosamente documentada para narrar, por vez primera, la participación de los perros en dos de las guerras más sangrientas del pasado siglo XX: la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil. Ha publicado también Las ventanas del cielo (2017) y fue ganador del Premio de Novela Fernando Lara 2020 con La bruma verde.
También se ha adentrado en el campo de la no ficción con uno de sus trabajos más personales, un anecdotario colectivo sobre lo que supone el ser veterinario.
La sombra de los sueños
 es su nueva novela.
 
 
En este blog puedes encontrar reseñadas las siguientes novelas de este autor:

-La bruma verde 
 
 
ARGUMENTO de EL SANADOR DE CABALLOS
 
Esta es la sinopsis facilitada por la editorial:
 
Después de derrotar al ejercito cristiano, las tropas almohades se abren paso a sangre y fuego arrasando todo lo que encuentran en su camino. Diego de Malagón, el humilde hijo de un posadero, es testigo horrorizado del asesinato de su padre y del secuestro de sus hermanas. A duras penas consigue huir a lomos de su inseparable yegua Sabba y alcanzar la ciudad de Toledo donde conoce a Galib, un veterinario mudejar. Asombrado por talento innato que el muchacho tiene para tratar a los animales, Galib le enseña a curar los caballos, que en tiempos medievales eran trascendentales en la defensa y en la vida de los hombres. A partir de ese momento, obsesionado por rescatar a sus hermanas y por descubrir los secretos más recónditos de la ciencia y del saber, Diego hurgará en las entrañas de la biblioteca de un monasterio cisterciense, luchará en un torneo por el amor de una noble y formará parte de una sociedad secreta de espías que consigue infiltrarse en Sevilla, la entonces capital del califato musulmán.
 
 
 
 
EL SANADOR DE CABALLOS
 
Rescato y actualizo de mi archivo personal esta reseña que hace ya muchos años realicé de esta novela y que no había sido publicada en el blog.
 
 


Por esas cosas del azar, me he juntado a la vez con muchos libros que leer en muy corto espacio de tiempo y de hecho directamente renuncié a uno de ellos al ver que tenía más de 800 páginas. Claro, que entre mis manos quedó este libro al que sólo le faltan dos páginas para llegar a esas 800.
Enfrentarte a semejante número de páginas cuando tienes al mismo tiempo muchos libros por los que tienes interés, te hace ser mucho más crítico. De hecho mi posición de partida era la de ir con el hacha de guerra sacada y la de no estar dispuesto a darle al libro demasiadas páginas de margen. O me enganchaba, o iba devuelto directamente a la biblioteca, que nunca ando sobrado de tiempo como para enfrentarme a un tocho semejante si no me gusta.
Que veáis esta opinión, ya es un indicativo de que llegué hasta la última página. Y si bien es cierto que no le doy más que un notable, es por un único motivo: Este libro está lejos de ser una obra maestra. Pero en absoluto merece un suspenso, sino más bien una nota de 7 sobre 10, por haberme sabido atrapar hasta el final. Es cierto que cuando llevaba cien páginas ya sabía que llegaría hasta el final.
Puede considerarse este libro como un best-seller, un libro de fácil lectura (a pesar de sus numerosas páginas), con letra grande y cómoda, de lectura agradable, pero que no va a dejar gran huella en ti. O al menos eso era lo que yo pensaba en su momento.
 
Reúne muchos de los requisitos que en teoría tienen los libros llamados best-seller. Un malo muy malo (Pedro de Mora) una historia de amor imposible (el de Diego de Malagón y Mencía), un marco histórico cargado de acción, una mezcla de judíos, árabes y cristianos luchando por unas tierras, y además la figura de un médico. Bueno, para ser exactos no es un médico de hombres, sino un médico para los animales: Un albéitar, o sanador de caballos, o veterinarius, o menescales, que de todos estos modos se le llamaba.
El único ingrediente que le falta es el sexo, pues a diferencia de muchas novelas de este estilo que siempre van poniendo alguna que otra página picante para enganchar al lector, aquí sólo tenemos la historia de amor, pero sin más ingredientes (ni falta que hacen). La lectura del libro demuestra, que ese es un recurso que aunque fácil, es en muchos casos totalmente innecesario si el libro está bien escrito y el autor tiene historias que contarnos.
 
El autor de este libro es Gonzalo Giner cuya primera novela se publicó en 2004 fue La cuarta alianza un best-seller que me gustó. Tras esta publicó El Secreto de la Logia y por último esta que aquí me ocupa El Sanador de Caballos.
Tras leer el libro, me fijé más detenidamente en lo que la contraportada dice sobre el autor del libro y entonces comprendí el por qué de algunas de las cosas que había estado leyendo. Y es que Gonzalo Giner es desde 1985 licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid.
Eso explicaba no solo el inmenso amor que todo el libro demuestra hacia los animales, especialmente los caballos, sino el afán que tiene en todo momento el autor en dedicar un homenaje a todos aquellos que a lo largo de la historia han dedicado su tiempo y su vida en avanzar en el conocimiento de las enfermedades de los animales.
Porque junto con la medicina para los hombres, avanzaba también el conocimiento de las enfermedades de los animales. De hecho, las teorías en el fondo eran las mismas, algunas de ellas tan extrañas y disparatadas para nosotros hoy día como lo de los humores y sus desequilibrios (aquello que llevaba a hacer sangrías para equilibrarlos).
Creo que este libro es de obligada lectura para todos los amantes de los animales y de un modo muy especial para aquellos que tengáis a los caballos como vuestro animal favorito, pues es todo un canto en su honor.
 
En ciertos puntos el libro me recordaba, salvando las enormes distancias que hay en su argumento a El hombre que susurraba a los caballos, pues mucho de ello hay en este Diego de Malagón, un chico que tiene un don especial para entender los caballos y para comunicarse con ellos.
 
La historia tiene un marco histórico como os comentaba lleno de episodios, pues comienza en 1195 con la derrota de los castellanos en Alarcón y termina en 1212 con la gran victoria sobre las tropas árabes en las Navas de Tolosa, una victoria que supuso un cambio total en el desarrollo del mundo cristiano en la península y que en caso de derrota nos hubiera hecho ver una España totalmente distinta (es muy probable que ahora estuviéramos mirando hacia la Meca).
Está por tanto la novela repleta de personajes históricos reales como Alfonso VIII rey de Castilla, cuyo reinado duró casi 60 años y que dio un aire distinto a la cristiandad, Sancho VII el gran rey de navarra (medía más de dos metros de altura), Yusuf al-Mansur el califa almohade que derrotó a los cristianos en Alarcos y Muhammad al-Nasir, hijo del anterior y que fue el que sufrió la derrota de Navas de Tolosa.
 
 
Junto a estos personajes históricos, encontraremos los personajes de ficción que son los que en el fondo dan la vida a esta trama, comenzando por Diego de Malagón, un chico de catorce años que tiene que ver cómo su vida se transforma totalmente al ser derrotados los cristianos en Alarcón y ser capturadas sus hermanas y muerto su padre por los almohades tras la misma. Al frente de ellos está Diego de Mora, un renegado castellano del que jura vengarse.
Veremos el desarrollo personal de Diego, espoleado por las palabras de su padre que sueña para él algo mejor:
«Sueña con metas altas y volarás como las águilas. Eso debes hacer; alcanzar las cumbres de la vida. Busca al que sea sabio y aprende con él. Usa bien la ambición sin dañar por ello a nadie». (Página 17)

Y con esta meta parte a Toledo con una idea: Convertirse en un albéitar, un sanador de caballos. Para ello pondrá todo su tesón y su gran inteligencia, capaz de hacerle memorizar rápidamente cualquier texto.
 
como toda novela que intente enganchar al lector, el amor surgirá. La dama es Doña Mencia, hija de un noble navarro, por lo que la diferencia de clases hace este amor imposible a los ojos de la familia de ella.
 
 
 
 
OPINIÓN PERSONAL
 
Creo haber dejado claro que a pesar de los hándicaps con los que partía este libro, superó la prueba y de hecho no me llevó ni una semana siquiera leerlo, por lo que creo que puedo recomendarlo. ¿A quién? Pues especialmente a todos los amantes de la novela histórica y muy especialmente a todos aquellos amantes de los animales. Imprescindible para aquellos que el caballo sea algo más que un animal.
 
 
Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.
 
 
 
VALORACIÓN: 7/10 
Si quieres comprar el libro pincha en la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics