jueves, 31 de octubre de 2019

MALAHERBA (MANAUEL JABOIS)


Malaherba
Manuel Jabois



Título: Malaherba
Autor: Manuel Jabois
Editorial: Alfaguara, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 186






 MANUEL JABOIS

Esto es lo que la editorial nos cuenta sobre el autor.

Manuel Jabois nació en Sanxenxo (Pontevedra) en 1978 y empezó su carrera como periodista en Diario de Pontevedra. Tras pasar por El Mundo, desde 2015 escribe reportajes, crónicas y columnas en el diario El País; también tiene un espacio diario en el programa Hoy por hoy de la Cadena SER.
Como escritor, ha publicado la recopilación de artículos Irse a Madrid (2011), las breves memorias Grupo Salvaje (2012) y Manu (2013) y un largo trabajo sobre el 11-M titulado Nos vemos en esta vida o en la otra (2016).






ARGUMENTO de MALAHERBA 
«La primera vez que papá murió todos pensamos que estaba fingiendo. Todos éramos mi hermana Rebe y yo, que nos habíamos sentado en la cocina para comer tostas de pan y aceite con la radio puesta».
 Así arranca esta historia contada en primera persona por un niño de quince años que tiene diez en el momento que empieza esta historia, un día que cambió su vida para siempre, pues su madre los mandó a vivir a casa de un vecino. Ahí es donde conoce a Elvis y su hermana Claudia.






MALAHERBA

Malaherba es una novela protagonizada y contada por un niño. Es la vida de un niño al que le toca enfrentarse demasiado pronto con algunos de los grandes misterios de la vida, obligado a madurar antes de tiempo:
«Papá decía que el amor y la muerte eran lo que convertía a un niño en mayor; se olvidaba de algo más importante aún: el amor, la muerte y él mismo». (Página 133)

Un niño que tiene que enfrentarse a la enfermedad de su padre sin que le cuenten que está pasando. Una enfermedad que además no va a poder compartir con él pues lo alejan a casa de un vecino. Unas decisiones y una situación que ni entiende ni acepta.
«Lo peor es que te pasan cosas cuando eres niño que tú no sabes qué son, y cuando te lo dicen ya no te queda odio, solo una pena enorme. Y bien sabe Dios que es más peligrosa la pena que el odio, porque el odio puede destruir lo que odias, pero la pena lo destruye todo». (Página 28)

Un niño al que le toca vivir en su niñez situaciones más propias de una vida adulta, entre el silencio de los que le rodean.
«Cuando uno es niño se acostumbra a vivir entre los misterios de los mayores y desarrolla un sexto sentido para caminar entre ellos. Solo hay que mirar mucho y preguntar poco». (Página 30)

Un niño que no se corta en criticar todo lo que ve a su alrededor y que con una lógica aplastante va dejando a lo largo de la novela algunos comentarios muy críticos:
«Exactamente lo que el cura nos decía que era ser católico, dedicar la vida a estar arrepentido de algo que hiciste tú o los demás». (Página 50)

¿De dónde procede el nombre de la novela? De un personaje que es mencionado en la novela y al que en una ocasión equiparan a nuestro protagonista:
«De Malaherba no tengo ni idea de la primera vez que oí hablar, pero era algo así como la Santa Compaña que se decía que andaba por las aldeas. (…) O sea, un personaje no se sabe si imaginario o real». (Página 68)







OPINIÓN PERSONAL

Foto de El búho entre libros para Instagram
En una novela protagonizada por un niño y narrada por éste en primera persona, la gran dificultad es encontrar la voz adecuada para que el texto resulte creíble, que no suene demasiado ñoña ni demasiado adulta. Ese es sin duda el gran reto de Malaherba. Bien es verdad que ha recurrido al truco de contar la vida de un niño de diez años desde la voz de uno de quince, porque si no, lo más probable es que no hubiese resultado creíble. Hay reflexiones que sin duda son impropias de un niño de diez años, aunque si pueden serlo desde la óptica de un chico de quince revisando lo que fue un año crucial en su vida.

Por ejemplo, el siguiente comentario no podemos esperarlo de alguien de diez años, pero si de alguien de más edad:
«Cuando uno es niño se entera de todo mientras no se va enterando de nada». (Página 96)

Como impropia sería también por ejemplo la siguiente reflexión:
«Ser padre consiste básicamente en mentir, desde el primer momento hasta el último se pasan la vida mintiendo. Siempre». (Página 79)
Un niño de diez años puede ser consciente de que su padre le miente, pero de ahí a definir la característica de un padre como alguien que tiene que mentir, hay que dar un salto de unos cuantos años. Y no tengo muy claro que con quince años esa reflexión sea posible.

Es muy curioso el modo en el que se nos va contando la historia. Porque nuestro protagonista recuerda aquellos recuerdos que quiere, sin dar muchas explicaciones sobre cosas que han sucedido, como por ejemplo con el incidente con un profesor en su colegio.
En ningún momento explica esos arranques de ira, no achacables a la enfermedad de su padre pues son anteriores, ni consigue que como lector no pare de preguntarme por qué, si no parece tener un pelo de tonto, es un repetidor al que le cuesta tanto alcanzar el nivel de sus compañeros.

Pero pese a todo, consigue que te meras en la vida de un chico que se va abriendo a la vida, al amor, al sexo que no termina de comprender y a la muerte que sabe que está rondando su casa por más que traten de ocultársela. De hecho, no sabemos cuál es en realidad el problema de su padre.

Una novela pues muy diferente a lo que podemos encontrar habitualmente, plagada de las sensaciones y emociones de un niño al que las circunstancias de la vida le van a poner las cosas muy cuesta arriba.
Una novela con un final explosivo en el que tendremos que deducir a través de las palabras del protagonista qué es lo que ha pasado, pues como buena parte de la novela da por sabidas aquellas cosas que el lector tendrá que adivinar a través de los detalles que nos da.




VALORACIÓN: 8/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

               


3 comentarios:

  1. Hola, Pedro:
    Gracias por tu reseña de "Malaherba". He leído varias sobre la novela de Manuel Jabois, pero la tuya me convence más que otras meramente laudatorias. Estoy contigo en que la verosimilitud es esencial en un relato. Que un niño haga reflexiones tan profundas y sepa con claridad qué supone ser padre es como poco extraño, y en mi opinión da lo mismo tener 10 ó 15 años. Bueno, en realidad, no da lo mismo pero saber qué es ser padre no se sabe tampoco a los 15.
    Pero me animo a leerla porque tu calificación es muy alta, nada más y nada menos que un 8 sobre 10
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No me convence mucho esta vez así que prefiero dejarla pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me han recomendado varias veces ya esta novela y la tengo en el punto de mira ¿cuándo me pondré con ella? A saber... pero intentaré leerla.

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics