miércoles, 8 de mayo de 2019

ANTES DE LOS AÑOS TERRIBLES (VÍCTOR DEL ÁRBOL)


Antes de los años terribles
Víctor del árbol




Título: Antes de los años terribles
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Destino, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 461



VÍCTOR DEL ÁRBOL

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor.

Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012 y cursó estudios de Historia en la Universitat de. Es autor de las novelas El peso de los muertos (Premio Tiflos de Novela 2006), El abismo de los sueños (finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008) y La tristeza del samurái (Prix du Polar Européen 2012), traducida a una decena de idiomas y bestseller en Francia. Sus últimas obras son Respirar por la herida (finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera), Un millón de gotas (ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière), La víspera de casi todo (Premio Nadal de Novela 2016) y Por encima de la lluvia (2017). En 2018 fue nombrado caballero de las artes y las letras de la República Francesa.

Estas son las reseñas de las novelas de este autor que podrás encontrar en el blog:







ARGUMENTO de ANTES DE LOS AÑOS TERRIBLES

Cuando Isaías llego a Barcelona siendo casi un niño, dejó atrás un pasado que ahora vuelve a él cuando recibe en su tienda de reparación de bicicletas a Enmaunelle, un viejo conocido que le pide que regresa a Uganda para participar en unas jornadas sobre la reconciliación en su país.
Cuando Isaías decide regresar, no sabe que todos sus viejos fantasmas van a volver a hacerse presentes y que tendrá que enfrentarse a todo aquello de lo que huyó.






ANTES DE LOS AÑOS TERRIBLES

Víctor del Árbol consigue novela tras novela escribir algo totalmente diferente a lo que hasta ese momento nos ha traído. Y sin embargo, novela tras novela se repiten las mismas claves, los mismos ejes centrales, todo aquello que hace que sus novelas sean tan especiales.
En el caso de Antes de los años terribles, el cambio aparente de temática es mucho más llamativo que en otras ocasiones, pues nos hace viajar desde Barcelona hasta Uganda para tratar un tema terrible: los niños soldado, esos niños secuestrados y adiestrados para convertirlos en armas de matar, en soldados sin compasión.
Un tema de partida muy duro, porque es una realidad que está ahí:
«¿Cómo serían capaces de rehacer sus vidas, de dejar atrás sus adicciones, sus miedos, sus remordimientos, sus pesadillas? Ya no eran ni niños ni hombres, solo eran fantasmas sin un lugar en el que posarse». (Página 319)


Voy a ir repasando esos aspectos comunes en todas las novelas de Víctor del Árbol también presentes en Aquellos años terribles:

Joseph Keny
1.- Es una novela inclasificable: Si todas lo son, ésta aún más, porque mezcla muchos géneros sin ser ninguno de ellos.
Por una parte, es en cierto modo una novela histórica, porque los hechos en los que se basa la historia son reales. Joseph Kony, el líder de la LRA (Ejército de Resistencia del Señor), ese grupo que tuvo en jaque muchos años al ejército de Uganda, con su mezcla de misticismo, nacionalismo y fundamentalismo bíblico, es un personaje real, por más disparatado que pueda parecer. Él fue el responsable de la captura de miles de niños para adoctrinarlos y convertirlos en su ejército. La realidad supera cualquier ficción (basta que lo busques en Internet para conocer a este siniestro personaje).

No es en absoluto una novela negra, por más que los muertos a lo largo de ella sean incontables. Sin embargo, bebe en las fuentes de la novela negra, en esa lucha casi imposible contra el mal, en esa denuncia social permanente de la novela, en ese retrato del mal tan difícil de separar del bien:
«Deja que te diga algo, Isaías. En esta vida no hay nada absoluto, en la luz hay sombras y en la oscuridad hay destellos. Y uno debe abrazar lo que es». (Página 235)

También tiene mucho de thriller. De hecho el último tercio de la novela es probablemente el de más acción y más vibrante que le haya leído nunca a Víctor del Árbol. Aunque a diferencia del thriller, no se trata de acción por acción, sino el devenir de unos hechos que se suceden de un modo vertiginoso pero sin perder nunca de vista lo que realmente importa: los personajes.


2.- La muerte: Es un tema omnipresente en todas sus novelas, pero en ésta lo está de un modo singular, ya desde la muerte de su abuela que parece marcar un antes y un después en lo que parecía una idílica vida.
«Y supe, en aquel preciso instante, que los años felices tocaban a su fin y que los años terribles estaban a punto de empezar». (Página 98)


3.- Los héroes: Un tema presente en toda su obra. Unos héroes singulares, diferentes, que no pretenden serlo pero a los que las circunstancias no les dejan otra opción. Ese es sin duda el caso de Isaías, el protagonista de esta novela:
«Si hubiera tenido coraje lo hubiera abofeteado, Pero lo único que hice fue agachar la cabeza y marcharme a casa. Mi corazón no era el de un héroe». (Página 96) 
Tal vez encontremos en esta novela la mejor definición de lo que es un héroe a partir de una escena en la que Isaías se juega la vida por otro:
«-Fuiste muy valiente haciendo lo que hiciste por es. O muy estúpido, todavía no lo sé.-¿Qué diferencia hay?» (Página 211)


4.- Una historia de amor: Aunque no es el eje fundamental de la novela, siempre podemos encontrar una gran historia de amor en sus novelas. En este caso es el de Isaías con Lucía. Una historia contracorriente, porque ella es blanca y además procede de una familia adinerada. Él es negro y además no puede ofrecerle el nivel de vida al que está acostumbrada. Pero ahí están juntos.
«Todos ellos compartían un amor sincero por Lucía. En eso, al menos, estábamos de acuerdo. Ella era la mejor de todos, la que justificaba todos los defectos de los demás con sus virtudes, con su rebeldía y con las ganas de vivir que los demás solo podían tomar prestadas de otros». (Página 103) 
Aunque no es la única, porque cuando Isaías huyó de Uganda, tuvo que dejar atrás al que fue su gran amor de la infancia: Lowino.


5.- Un malo malísimo: A falta de uno, en esta novela vamos a encontrar varios, desde el antes mencionado Joseph Kony (que pese a todo no es el malo en el que se centra la novela), pasando por el Evangelista, y rematando por Christian MF, ese gigante blanco bajo cuyas órdenes está Isaías, ese maltratador con el que establece una relación de amor/odio y de dependencia de la que no puede deshacerse.
«Como un gigante blanco y misterioso, una criatura a la que había que temer pero a la que resultaba imposible no admirar». (Página 232)


6.- La venganza: Aunque en otras novelas es un tema claro desde el principio, no lo es tanto en el caso de Antes de los años terribles. Pero está en el fondo de las intenciones de Isaías. Es el motivo por el que decide volver a Uganda aunque ni el mismo lo sepa. Necesita terminar una etapa de su vida, poner fin a aquellos que le destrozaron su vida:
«Supe que un día lograría vencerlo, aunque necesitara toda la vida. Yo, Isaías Yoweri, vencería a todos los ladrones de infancia». (Página 358)


7.- Los personajes: Lo que marca la diferencia entre una buena novela y una gran novela es la construcción de sus personajes. En eso Víctor del árbol es un maestro. Además hablo de personajes en plural, porque hay muchas figuras inolvidables en esta novela, todas con su pequeño o gran papel, por lo que aunque Isaías sea el personaje principal, no es el único.
Un personaje literario que va a ser muy difícil de olvidar, el de ese pobre chico que llega a un barrio de Barcelona para intentar comenzar una nueva vida:
«Cuando llegué a este barrio para montar mi negocio me convertí en la atracción local. El Negro de las bicicletas, así me bautizaron, No es fácil ganarse el cariño de la gente». (Página 13)
Un personaje que ha llegado para quedarse en los corzaones de los que lean esta novela.


8.- La crítica social: Presente en toda la novela de Víctor del Árbol, no será tal vez el eje fundamental de esta novela, pero sí que está presente. No e trata solo de la denuncia del abuso de los niños llevado al máximo con esos niños convertidos en arma de guerra. Eso es algo que nos queda muy lejos.
Pero más cercano a nosotros queda el tema de los emigrantes, del racismo. A través de Isaías nos muestra la otra cara, la de aquellos que han venido para quedarse y que se encuentran finalmente perdidos sin ser totalmente del sitio al que han venido, pero sin ser ya del sitio del que proceden:
«Lo único negro que queda de mi es la piel. Odio este país, este continente, todo lo que significa para mí, Pero al mismo tiempo es lo único genuino que tengo, los recuerdos, las vivencias. En España solo soy otro inmigrante negro, No soy nada, en ninguna parte». (Página 53)







OPINIÓN PERSONAL

Cuando leo una novela de Víctor del árbol, parto con el listón altísimo y, a pesar de eso, nunca me ha defraudado, de ahí que cuando sale una novela suya, ni me molesto en ver de qué trata. La tengo que leer sí o sí, sea cual sea el tema que aborde.
He de reconocer que en esta ocasión me ha sorprendido el tema y el lugar escogido: Los niños soldado y Uganda. Pero también he de decir que al final ha sido un aliciente poderme adentrar en una historia totalmente diferente, durísima en muchos momentos, pero lleno de ternura en otros tantos.
Una historia en que creo que se ha superado con sus personajes, comenzando por Isaías pero continuando por todos los que con él comparten este viaje al interior de las tinieblas (la novela de Conrad está muy presente en Antes de los años terribles y de hecho es el libro que Christian MF le regala a Isaías). Unos personajes que no son blancos o negros (y no estoy haciendo referencia al color de su piel), capaces de las mayores barbaridades pero también de actos de nobleza, cobardes y con la supervivencia como meta, pero capaces también en un momento dado de dar su vida por otro. ¿Contradictorios? Sí, pero el ser humano es así.

Otra novela 10 de Víctor del Árbol que más que probablemente sea mi mejor lectura de este año. Va a ser muy difícil de superar y de olvidar esta historia, ese modo de narrarla que ha dejado mi libro lleno de posits marcando frases, palabras, hechos, personajes.

No puedes perderte esta novela que no pararé de recomendar a todos aquellos interesados en la buena literatura. Una literatura además que te engancha desde el principio y rematada con un final y un posible Epílogo (así lo llama él) que dan otra vuelta de tuerca a la historia que nos ha contado.



VALORACIÓN: 10/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ


Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.


               

7 comentarios:

  1. Siempre magnífico Víctor del Árbol, consigue sorprender en cada una de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. Una reseña extraordinaria para un libro extraordinario, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué sugerente!Muy, muy interesante. Me gusta mucho Víctor del Árbol y después de tu reseña, mucho más. Este mes es muy intenso, y las novedades son muchas y muy buenas. Gracias.
    Concha Yunta

    ResponderEliminar
  4. Me gusta muchísimo este autor, así que caerá tarde o temprano. Excelente reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. No conocía éste autor y la verdad la novela parece muy interesante. Me lo anoto. Gracias

    ResponderEliminar

Analytics