viernes, 23 de octubre de 2020

SANGRE EN LA NIEVE (JO NESBO)

 

Sangre en la nieve
Jo Nesbo

 

Título: Sangre en la nieve
Autor: Jo Nesbo
Editorial: RBA, 2020
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 198
PVP: 17,90 €
EBook: 8,54 €

 

 

JO NESBO

 Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Jo Nesbø nació en Oslo en 1960. Graduado en Economía, antes de dar el salto a la literatura fue cantante, compositor y agente de Bolsa. Desde que en 1997 publicó El murciélago, la primera novela de la serie del policía Harry Hole, ha sido aclamado como el mejor autor de novela policíaca de Noruega, un referente de la última gran hornada de autores del género negro escandinavo. En la actualidad cuenta con más de 28 millones de ejemplares vendidos internacionalmente. Sus novelas se han traducido a 51 idiomas y los derechos cinematográficos se han vendido a los mejores productores.

 

 

 

ARGUMENTO de SANGRE EN LA NIEVE

Olav es el encargado de despachar. Vamos, que es el asesino a sueldo de su jefe. Todo parece marchar bien hasta que un día su jefe le encarga matar a su mujer. Una situación comprometida, porque si no la mata está firmando su propia sentencia de muerte y si lo hace, probablemente también, porque será el cabo suelto de dicho asesinato.

  

 

SANGRE EN LA NIEVE

Sangre en la nieve es una novela corta, de esas que apenas llegan a las doscientas páginas y además con letra grande. Ideal por tanto para conocer a este gran autor noruego, porque además, es independiente de su conocida serie del inspector Harry Homenaje. Es la primera entrega de una serie que se llama Sicarios de Oslo, en la que creo que se trata de novelas independientes entre sí.
Una novela muy negra, a pesar de que no vamos a encontrar aquí ningún detective o policía. Bueno, policía si que veremos, persiguiendo en sus coches patrulla al asesino.
Un asesino que es por otra parte el peculiar protagonista de esta novela. No es culpa suya que matar sea lo único que se le da bien. No vale para conducir coches, ni para atracar, ni para vender droga, ni para ejercer de chulo con las mujeres. Así que lo único que le queda es cumplir con los encargos que le hace su jefe.

«Para recapitular: no sé conducir despacio, soy blando como la mantequilla, soy demasiado enamoradizo, pierdo la cabeza cuando me cabreo y soy un desastre para las matemáticas. He leído alguna que otra cosa, pero sé muy poco y, en cualquier caso, nada que pueda serme útil. Además escribo con más lentitud que el crecimiento de una estalactita». (Página 15)

Por eso es el encargado de despachar. Así es como define lo que hace. Algo a lo que ha llegado por elección propia:

«Soy una persona que elegí matar al prójimo como medio de vida. Por tanto, poseo cierto margen de tolerancia respecto a la conducta y motivaciones de los demás». (Página 122)

 

Aparentemente es un hombre muy simple, poco dado a pensar, pero en realidad esa opinión procede de su baja autoestima.

«Mientras la nieve crujía bajo las suelas de mis botas como si fueran las hojas resecas de un libro, yo pensaba. Es una actividad que suelo hacer. No era un ámbito en el que crea que experimentaría una mejora con la práctica. Además la experiencia me dice que el pensar rara vez conduce a nada bueno». (Página 22)

Pero lo cierto es que es muy aficionado a la lectura y de ella saca muchos más conocimientos y sabiduría de la que él cree. De hecho le gusta filosofar sobre el amor, la vida y la muerte.

«Me gustaba esperar. Me gustaba el tiempo que transcurría entre el momento de tomar una decisión y su ejecución. Eran los únicos minutos, horas, días de mi supuestamente corta vida en los que yo era algo. Yo era el destino de alguien». (Página 42)

Una novela que transcurre en Oslo, en la que nos da una clara interpretación de algo que no sé si alguna vez os habéis planteado: ¿Por qué no tienen o no utilizan sus cortinas?

«Estaba claro que allí no se preocupaban mucho por las cortinas. Muy pocos lo hacen en una ciudad donde no hay que escapar del sol y donde los transeúntes prefieren correr hacia los interiores caldeados a quedarse mirándolos desde fuera». (Página 25)

 

 OPINIÓN PERSONAL

 

Cubierta original

Esta novela es na lar demostración de que no hacen falta quinientas páginas para tener una gran novela, que muchas veces es muy cierto eso de que lo bueno si breve dos veces bueno. Al menos a mí, en muchas ocasiones me gustan estas novelas cortas, concentradas.

Sobre todo si como es el caso de Sangre en la nieve vamos a tener de todo un poco: un gran protagonista, con el que vamos a empatizar inmediatamente pese a que se trate de un asesino, una acción a ritmo de thriller, mucha violencia pero también una gran historia de amor. Violencia porque así son sus protagonistas, pero junto a ella, unas grandes dosis de lirismo que podemos ver desde las primeras líneas:

«La nieve danzaba como algodón bajo la luz de la farola; desorientada, parecía no saber si ir hacia arriba o hacia abajo, simplemente se dejaba llevar peor un viento gélido de mil demonios que soplaba desde la oscuridad inmensidad del fiordo de Oslo».

Un gran final, también con unos toques líricos que convierten a esta breve novela en una pequeña joya que recomiendo a todos los aficionados al género negro. Una muy buena manera de conocer a uno de los autores imprescindibles del género negro.

 

VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2020, pincha AQUÍ.

Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ.

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


3 comentarios:

  1. Hola Pedro, Jo Nesbo es un autor que tengo pendiente y muy presente. Esta me parece una estupenda novela para empezar con él.
    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues tomo nota y a ver si me estreno de una vez con el autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo un libro del autor por casa, a ver si me pongo y me estreno con él.

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics