martes, 24 de diciembre de 2019

HIERBA DE BRUJAS (TOTI MARTÍNEZ DE LEZEA)


Hierba de Brujas
Toti Martínez de Lezea



Título: Hierba de brujas
Autora: Toti Martínez de Lezea
Editorial: Erein, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 310






 TOTI MARTÍNEZ DE LEZEA

Esto es lo que la editorial nos cuenta de la autora:

Toti Martínez de Lezea (Vitoria-Gasteiz, 1949). Escritora. Vive en Larrabetzu, pequeña población vizcaína. En 1978, en compañía de su marido, funda el grupo de teatro Kukubiltxo. Entre los años 1983 y 1992 escribe, dirige y realiza 40 programas de vídeo para el Departamento de Educación del Gobierno Vasco y más de mil para niños y jóvenes en ETB. En 1986 recopila y escribe Euskal Herriko Leiendak / Leyendas de Euskal Herria. En 1998 publica su primera novela La Calle de la Judería. Le siguen Las Torres de Sancho, La Herbolera, Señor de la Guerra, La Abadesa, Los hijos de Ogaiz, La voz de Lug, La Comunera, El verdugo de Dios, La cadena rota, Los grafitis de mamá, el ensayo Brujas, La brecha, El Jardín de la Oca, Placeres reales, La flor de la argoma, Perlas para un collar, La Universal, Veneno para la Corona, Mareas, Itahisa, Enda, Y todos callaron, Tierra de leche y miel, Los grafitis de mamá, ahora abuela Ittun.
Autora prolífica, ha escrito literatura para jóvenes con títulos como El mensajero del rey, La hija de la Luna, Antxo III Nagusia y Muerte en el priorato. En el tramo infantil, Nur es su personaje estrella, inspirado en su propia nieta. Ha publicado además ocho cuentos para contar bajo el Titulo genérico de Érase una vez
Ha sido traducida al euskera, francés, alemán, portugués, chino y ruso. Habitualmente colabora con diferentes medios de comunicación y da charlas en universidades, asociaciones culturales y centros educativos.



Puedes encontrar reseñadas en este blog las siguientes novelas de esta autora:







ARGUMENTO de HIERBA DE BRUJAS

Esta historia transcurre durante la denominada “caza de brujas” que tuvo lugar en Navarra entre 2525 y 1527, en la que más de cien hombres y mujeres fueron condenadas a la horca o al fuego tras ser acusados de brujería.
Una persecución que más que religiosa fue política, una manera de someter a la población.






HIERBA DE BRUJAS

Dos son los protagonistas fundamentales de esta novela, cuyas vidas en cierto modo transcurren paralelas, porque ambos quedaron huérfanos nada más nacer al morir sus madres en el parto, lo cual condicionó sin duda su porvenir.
Por un lado Bernabé de Urrutzia, al que su padre detesta desde el momento de su nacimiento por haber provocado la muerte de su mujer. De ahí que sea criado por su tía y posteriormente mandado a un internado. Su gran inteligencia es la que salvó su dura vida, pues le fueron enviando los propios curas a las mejores escuelas.

Por otra parte Loredi, cuya desgracia no fue solo que su madre muriera, sino que era la séptima hija, de ahí que la muerte de su madre fuera para muchos su primer delito. Si sobrevivió fue solo por el gran amor de su padre que se la llevó a pasar el invierno con él y criarla y sacarla adelante como si una más de sus ovejas se tratase.
«Una séptima hija era un mal augurio, muy malo. Si hubiera sido un varón, sería otra cosa, señal de sucesos extraordinarios, de bonanza para sus parientes, pero una hembra estaba destinada a ser… se mordisqueó el labio inferior negándose a admitirlo: bruja, todo el mundo lo sabía». (Página 22)

Dos vidas cuyo cruce fue un auténtico choque, pues se convirtió para Bernabé en una obsesión, en una bruja que le había hechizado sacando lo peor de él por lo que necesitaba localizarla y exterminarla como fuese, algo para lo que su puesto como inquisidor le serviría de ayuda.
Alguien que a pesar de su inteligencia estaba convencido de la existencia de las brujas, que vuelan a las juntas, asesinan a los niños y se acoplan con el Diablo.
Con todo, no era ese el motivo por el que se realizó una caza implacable de brujas. Los motivos eran más bien políticos:
«La caza de brujas era simplemente una excusa para aterrorizar a las poblaciones, todavía favorables a los reyes depuestos y excomulgados por el papa Julio II; una advertencia de lo que podría ocurrirles si no acataban el nuevo orden. No había nada más poderoso para mantener subyugada a una población que provocar el miedo». (Página 70)








OPINIÓN PERSONAL

Foto de El Búho entre libros para Instagram

Desde que leí La calle de la judería, quedé prendado por la prosa de Toti Martínez de Lezea, que durante mucho tiempo ha sido mi favorita en novela histórica. A pesar de que en el blog solo figuran reseñadas tres novelas suyas, lo cierto es que he leído casi todas y de hecho tengo copia de algunas reseñas que no publiqué en el blog porque son bastante anteriores a la existencia del mismo, por lo que algún día irán apareciendo por aquí.
Desde esa admiración que siento por ella, cada nueva novela no deja de ser para mí un acontecimiento, porque aunque no todas las novelas me gusten igual, todas se leen con gran fluidez.

Todas sus novelas tienen una característica en común: unos personajes femeninos dotados de gran fuerza. Hierba de brujas no es la excepción, pues cuenta con un personaje como Loredi, a la que vemos evolucionar desde que nace hasta que se convierte en una mujer adulta a la que la vida la ha puesto a prueba numerosas veces (cómo no lo voy a contar para no destriparos la novela), hasta hacer de ella una mujer muy fuerte.
En esta novela tiene además como contrapunto a uno de los malos más malos de las novelas publicadas en 2019. (prometo para 2020 ir anotando los malos malísimos para hacer una reseña sobre ellos).

Como en tantas otras novelas, la naturaleza, esas montañas del norte de España, vasca en algunas novelas, navarras en Hierba de brujas, está muy presente. Porque es un pueblo que vive (más bien vivía) muy pegado a su tierra, de ahí que, junto al aislamiento que esas propias montañas provocaban, las antiguas creencias siguieran muy vigentes.

Una novela histórica que alumbra un periodo de la historia no muy conocido (las brujas de Zugarramurdi se llevan la fama aunque solo hubiera once ajusticiados) y que Toti Martínez de Lezea recrea para todos nosotros.

Una lectura muy fluida aunque, tal vez por desear saber más y leer más del tema, me haya parecido con un final un tanto precipitado, que afortunadamente no empaña el buen gusto que me quedó al terminar la novela.




VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ


Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.


3 comentarios:

  1. La terminé ayer y me gustó mucho. De esta escritora solo había leído Y todos callaron pero tengo intenciones de leer todas las que me faltan. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por participar en la lectura conjunta
    Coincidimos en impresiones
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchas ganas de hacerme con él, me llama mucho la temática y no he leído todavía nada de la autora.

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics