viernes, 22 de marzo de 2019

EL ÚLTIMO BARCO (DOMINGO VILLAR)


El último barco
Domingo Villar



Título: El último barco
Autor: Domingo Villar
Editorial: SIruela, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 711


  

DOMINGO VILLAR

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Domingo Villar (Vigo, 1971) inauguró con Ojos de agua la exitosa serie protagonizada por el inspector Leo Caldas. El segundo título, La playa de los ahogados, supuso su consagración en el panorama internacional de la novela negra, obteniendo excelentes críticas y ventas. En 2019 se publica El último barco, el esperado regreso del inspector Caldas. La serie ha sido traducida a más de 15 idiomas y ha cosechado un gran número de premios, entre los que caben destacar el Novelpol en dos ocasiones, el Antón Losada Diéguez, el Premio Sintagma, el Premio Brigada 21, el Frei Martín Sarmiento, Libro del Año de la Federación de Libreros de Galicia. También ha sido finalista de los Crime Thriller Awards y Dagger International en el Reino Unido, del premio Le Point du Polar Européen en Francia y del premio Martin Beck de la Academia Sueca de Novela Negra.

Estas son las novelas del autor con reseña en este blog:






ARGUMENTO de EL ÚLTIMO BARCO

Un padre denuncia la desaparición de su hija. El problema es que su hija no es una adolescente (ya pasa de los treinta años), ni hay rastros de lucha en su casa y fue vista tomando el barco hacia Vigo. Además han pasado ya cinco días desde su desaparición, por lo que las pistas están difuminadas.
Pero como el padre es un importante e influyente médico de Vigo, la maquinaria de la investigación se pone en marcha.






EL ÚLTIMO BARCO

El último barco compone parte de una serie de novelas que tienen como protagonista a Leo Caldas y Rafael Estévez. Dicha serie está formada por las siguientes novelas:
-Ojos de agua
-La playa de los ahogados
-El último barco



Hace años, cuando escribí la reseña de La playa de los ahogados, la titulaba como “novela negra entre las brumas gallegas”, porque en ese momento casi era una novedad ese tipo de literatura. Una novela con protagonistas gallegos y ambientada en Galicia, concretamente en Vigo (que aparezca Santiago de Compostela no es tan raro, que el camino de Santiago es muy novelesco de por si).
Algo que dejó de ser novedad, pues ya podemos encontrar unas cuantas novelas cuyo escenario es Vigo, sin ir más lejos algunas de las escritas por Pedro Feijoo, como Los hijos del mar.
Una novela gallega no solo por su ubicación y sus protagonistas, sino por la propia ambientación de la misma, impregnada en todo momento del sentimiento y el modo de pensar de los gallegos. El único personaje de las mismas que no es gallego, es Rafael Estévez, el compañero de Leo Caldas que sirve con su origen aragonés para poner un contrapunto al modo de hacer las cosas en Galicia. Un hombre que se sube por las paredes cada vez que tiene que interrogar a alguien, como dejaba muy claro en La playa de los ahogados:
No sé para qué coño pregunto nada a esta gente. Perdone jefe -se disculpó-. A veces se me olvida que es usted uno de ellos. (La playa de los ahogados. Página 35)

Ni siquiera llevar un tiempo ya en Vigo le ha acostumbrado a ello. Lo suyo no son los circunloquios ni las indefiniciones:
-¿Le importa si no le acompaño? Es pronto para que me empiecen a tocar los cojones con titubeos. Francamente, no estoy de humor».  (Página 226)

Con todo, a Estévez con su simplicidad y su fuerza bruta, no puede menos que cogérsele cariño. Algo que tiene muy claro Leo, que ante la pregunta de su padre de si no era una especie de ogro tarado, no puede por menos que contestarle:
«-¿Estévez? –sonrió Caldas-. Es impaciente y si se cabrea no se sabe controlar, pero en el fondo es un cacho de pan».  (Página 353)

Es curioso, Leo Caldas es el gran protagonista de la novela y de la serie, y sin embargo apenas aparece retratado su carácter por el autor en la misma. Lo más próximo a esa definición lo podemos encontrar en La playa de los ahogados, en la que nos muestra como la suya es una mirada muy humana sobre el crimen y los criminales:
«Había mirado muchas veces a los ojos de los asesinos y sabía que eran idénticos a los de los demás. El crimen era humano, cualquiera podía matar».  (Página 387)

Iglesia de Tirán
No es un héroe de acción. Pero tampoco es uno de esos detectives al estilo Poirot que lo resuelve todo sentado en un butacón dándole a las neuronas. Lo suyo me parece mucho más realista, pues sus éxitos se deben al trabajo. Trabajar, trabajar y seguir trabajando tirando de un hilo detrás de otro en busca de la pista que lleve a la resolución del caso, por más que como ocurre en esta novela todo parezca ponerse en contra: una denuncia por desaparición cinco días después de haberse producido, el registro de llamadas de un móvil que no termina de llegar, el visionado de unas cámaras que no terminan de mostrar imágenes claras…
Un trabajo que como nos dice el propio Caldas nada tiene que ver con las novelas negras (a propósito de una que se cita en este libro (una sorpresa porque se trata de una grandísima novela de un autor no español que a mi me encanta: Dennis Lehane y Cualquier otro día) en las que al final ganan los buenos y acaban devolviendo un poco de orden al caos. Él sabe que no es así:
«Podías resolver un caso, pero rara vez podías recomponer lo que se había resquebrajado en el camino». (Página 668)

Playa de Tirán
Una diferencia entre la ficción y la realidad que el propio padre de Leo le hace tener muy presente en sus consejos.
«-Pues deberías buscarte a alguien tú también Leo. Lo de querer y esperar está muy bien para las novelas, pero en la vida real hace falta calor». (Página 366)

Y acabo de llegar a uno de esos secundarios de lujo que hay en la novela: el padre de Leo Caldas y su gran afición (al margen de poner al día su “libro de los idiotas” en el que apunta a todos los que merecen ser tildados de tal): sus viñas y la elaboración de su vino.
Una visión de la vida desde la madurez que acompaña todas sus reflexiones en las conversaciones que mantiene con su hijo:
«Tú eres policía, Leo, es lógico que te preocupen esas cosas, pero a mí me preocupa que las viñas arranquen bien y que llueva lo que tiene que llover cuando llegue la primavera. Puedo convivir con el miedo a morirme, pero no quiero tener también miedo a vivir». (Página 362)






OPINIÓN PERSONAL

Foto en Instagram de El Búho entre libros
Ocho años de espera son muchos años. De ahí que con tanto tiempo transcurrido, se haya ido mitificando el recuerdo de la novela anterior y las expectativas ante el lanzamiento de la nueva novela sean altísimos, de ahí que el riesgo de batacazo en su lectura pueda ser tremendo.
Una vez leída la novela, puedo deciros que, pese a partir con el listón muy alto, la novela no me ha defraudado y es una de las que voy a estar recomendando todo el año. Una serie que va creciendo novela a novela. Cada una más larga que la anterior, pues pasamos de las 208 de Ojos de agua a las 448 de La playa de los ahogados y las 706 de El último barco.
Muchas páginas sí, aunque también hay que decir que en realidad son bastantes menos, pues está compuesta por muchos capítulos, cada uno de los cuales arranca con la definición de una palabra, con lo cual casi media página ya se ha ido ahí.
No es que sea importante, pero lo digo más que nada por aquellos que se asustan ante un número tan elevado de páginas, aunque cuando lo leáis os sorprenderéis de lo rápido que avanzáis en su lectura.
Sorprendente, porque El último barco está muy lejos de ser un thriller o de tener mucha acción. De hecho, cuando llevas doscientas o trescientas páginas, te para a pensar qué ha pasado y en realidad no han sucedido muchas ni grandes cosas.

¿El truco? La perfecta ambientación que nos hace de la costa gallega en la que transcurre la acción, ese clima tan real que consigue crear con sus personajes y una descripción muy realista de cómo transcurre una investigación policial, narrada de un modo detallado.
Una investigación que se nos muestra en su día a día desde el punto de vista del inspector Leo Caldas, aunque no esté narrada en primera persona. Así que sabremos lo mismo que él sabe, lo que va descubriendo y lo que va pensando, hasta una resolución del caso muy conseguida.

Ambientación y personajes como decía. Pues aunque Leo Caldas sea el protagonista indiscutible, la novela está llena de personajes, comenzando por su compañero Rafael Estévez, todo un contrapunto al carácter gallego, el padre de Leo con la filosofía que le dan sus años y todos los integrantes de la comisaría y de la Escuela Municipal de Artes y Oficios.

Todo ello convierte a El último barco en una novela imprescindible para los amantes del género negro. Espero que la próxima novela de Domingo Villar no se demore tanto.



 VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                 


7 comentarios:

  1. La verdad es que disfruté muchísimo con los otros dos títulos de esta serie. Me chiflaba el brutote de Rafael y el estilo taciturno de Leo, además de ese saborcillo a tierras gallegas que se respira en toda la novela. No pensé que esta fuera a ser la definitiva, ¡habían anunciado ya tantas veces la publicación de este libro...! Me haré con él, que además a mi madre también le gusta la serie mucho.
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Estaba esperando tu reseña de esta novela como agua de mayo (o de abril, jaja) porque ese cambio en la cantidad de páginas me había sorprendido. Me gustó mucho la anterior y me preocupaba esa tendencia que hay de rellenar las novelas con textos que no aportan nada. De modo, que me quedo tranquila. Me haré con ella :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Todavía no me he estrenado con este hombre! Ya va tocando.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron las dos primeras y por lo que cuentas, también voy a disfrutar mucho con esta novela, que tanto se ha hecho de esperar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Deseando estoy de poder leerla, sus anteriores novelas me encantaron!!

    ResponderEliminar
  6. Te he leído pero de medio lado, que estoy con ella. Y como bien dices, se lee mucho más rápido de lo que se pueda pensar a priori. Hasta el momento me está gustando mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo compré el mismo dia que salió publicado. Larga ha sido la espera, pero no me ha decepcionado. Lo recomiendo encarecidamente.

    ResponderEliminar

Analytics