viernes, 15 de febrero de 2019

UNA FAMILIA DECENTE (ROSA VENTRELLA)


Una familia decente
Rosa Ventrella



 Título: Una familia decente
Autor: Rosa Ventrella
Traducción: Mercedes Fernández cuesta
Editorial: Suma de Letras, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas:359






ROSA VENTRELLA

Esto es lo que la editorial nos cuenta de la autora

Rosa Ventrella nació en Bari pero vive en Cremona desde hace más de veinte años. Estudió Historia contemporánea y cursó posteriormente un master en dirección escolar. Desde hace mucho tiempo escribe en revistas históricas especializadas, de conferencias sobre el papel de la mujer en la historia, imparte cursos de escritura creativa para niños y adultos y enseña literatura.
Ha publicado Il giardino degli oleandri (2013) e Innamorassi a Parigi (2015) de gran éxito en Italia. Una familia decente ha sido traducida en 17 países y ya se han vendido los derechos para su adaptación cinematográfica.






La historia de Malacarne


ARGUMENTO de UNA FAMILIA DECENTE 
«Me llamo María. María De Santis. Nací pequeña y morena como una ciruela madura. Al crecer, mis rasgos silvestres se acentuaron y con los años, para bien o para mal, me hicieron distinguirme de las demás niñas del barrio. (…) Manos largas y desaliñadas heredades de mi abuelo paterno y un determinado modo de ser rencoroso e insolente heredado en cambio directamente de Antonio, mi padre». (Página 21) 
María nos narra en primera persona su infancia y su adolescencia en un barrio de Bari, rodeada de pobreza, con un padre violento y un horizonte sombrío frente a sí, del que solo la formación tal vez, pueda redimirla.






UNA FAMILIA DECENTE

Aunque el título de la novela sea el de Una familia decente (Historia de una familia decente en la versión original), es en realidad la historia de María, a la que un día su abuela tras una buena travesura apodó Malacarne. Y como tal se la conoció en un barrio en que los apodos eran en realidad el modo por el que se conocían las personas o las familias:
«Tienes la sangre fría de las lagartijas. ¡Pero qué digo, ni siquiera sangre, como un pulpo! ¡Eres mala carne, eso eres, mala carne!». (Página 16)

Ella es la que va narrándonos en primera persona su historia, y con ella la de su familia De Santis, empezando por su padre Antonio, al que su parecido con el actor Tony Curtis hacía que le llamaran como tal. Un pescador que en casa se comportaba con brutalidad, con accesos de ira que explotaban por la mínima razón.
«Solo veía las arrugas de sus manos, la expresión glacial de sus ojos claros y advertía el peso de lo que sentía hacia él. Porque a alguien como Antonio De Santis ya puedes odiarlo y olvidarlo mil veces que al final vuelves a encontrártelo dentro». (Página 10)

A través de María iremos viendo el día a día de su familia, de su relación con sus padres, con su abuela, con sus hermanos. Pero sobre todo, iremos conociendo la historia del barrio viejo de Bari allá por los años ochenta. Un barrio en el que todos sufren y callan. Un barrio y una vida de la que es muy difícil escapar.
«Los veranos en la Bari vieja transcurrían entre callejas de chianche blancas, persiguiéndonos por los recodos de un laberinto de callejones, entre le perfume de sábanas colgadas en alambres de hierro y sabrosas salsas donde la carne de ternera hervía durante horas. Entre aquellas chianche blancas transcurrieron mi infancia y mi juventud». (Página 22)

Un barrio que irá forjando su personalidad y que hará de ella lo que finalmente termina siendo, algo que por cierto no llegaremos a ver totalmente realizado en esta novela.
«Vienes del barrio viejo, ¿verdad, De Santis? Para muchos es una condena, pero para ti, De Santis, creo que es un don. No se puede conocer realmente algo si antes no te ha traspasado su exacto contrario. Todo lo que es bello, lo que consideramos perfecto y magnífico, llega tras haber probado lo feo y lo imperfecto. Si conoces el mal, sabrás con la misma certeza lo que es el bien». (Página 292)


Barrio viejo de Bari
En ese viaje de la infancia a la madurez, porque estamos ante una novela de aprendizaje, María no va a estar sola. Lo hará acompañada de su amigo Michelle, su protector desde su primera etapa estudiantil. El problema de dicha relación es que Michelle pertenece a la familia Sinsangre, apodo con el que son conocidos en el barrio. Una familia con poder en el barrio y que se dedica a actividades poco compatibles con una familia decente, de ahí el gran enfrentamiento que hay con los De Santis. Un enfrentamiento que marcará la amistad entre María y Michelle.

María que es consciente de la situación del barrio, que nada tiene que ver con lo que ella sueña. Por ello ve en los estudios una manera de huir un día del barrio. Un sueño que tal vez sea posible.
«Me emocionaba cuando escuchaba las hazañas de los héroes que habían sacrificado su vida en nombre de la libertad. Eran ideales muy alejados de la bajeza del barrio en que vivía. Parecía que todos los hombres estaban hechos para realizar gestas importantes. Mientras que las batallas del barrio resultaban en verdad algo miserable. Estirar el dinero para subsistir, pagar el alquiler de una casa ruinosa, un cuchitril de cocina anticuada, cuatro sillas por mobiliario, dos catres para cuatro hijos». (Página 72)







OPINIÓN PERSONAL

Una familia decente (Instagram)
Ya desde antes de empezar a leer Una familia decente, vino a mi mente La amiga estupenda de Elena Ferrante. Aún siendo dos novelas totalmente diferentes, es imposible no hallar entre ellas grandes similitudes. Porque ambas transcurren en barrios pobres de Italia, por más que sean dos localidades diferentes. Unos barrios en el que hay un reparto de poderes y en donde la violencia juega un papel importante.
Sólo hay en ambas novelas una manera de huir del destino al que les lleva ese barrio: la educación. De ahí el afán con el que se afanan y aplican las protagonistas de las dos novelas en sus estudios.
Imposible no ver los parecidos entre María y Lila. Las dos morenas y con un carácter rebelde. Porque cuando María saca su lado Malacarne, aunque sólo sea como un mecanismo de defensa, más te bale no estar cerca de ella.

Con todo, la base no es en esta ocasión la historia de amistad entre dos chicas, sino la relación entre Michelle y María. Lo que empieza como una historia de amistad, pronto veremos que con el paso del tiempo difícilmente puede quedarse ahí. Y esa es sin duda la parte más emotiva de la novela, aquella que hace que sea difícil de olvidar: la historia de amor que se convertirá en el centro de la novela, un amor imposible que no sabemos cómo podrá seguir adelante.

En la novela no lo dice, pero creo que hay otra similitud con La amiga estupenda: habrá más entregas. Porque aunque la novela tenga un final, está claro que tiene que haber más novelas que continúen la historia, narrada desde el punto de vista de una María que ya es una mujer adulta y con una niña (nada más abemos), pero que acaba cuando María aún no ha llegado a su madurez.
Estoy convencido de que tendremos más historias con María. Aunque no sé si más que una realidad es un deseo, porque me he quedado con ganas de seguir viviendo en ese barrio viejo de Bari, de conocer más de unos personajes que me han encantado, porque pese a ser una novela narrada en primera persona, es una novela coral en la que todo el barrio toma la voz.

Un consejo: no te pierdas esta historia de Una familia decente.





 VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

 
              


2 comentarios:

  1. Creo que ésta es de esas novelas que disfruto al máximo, así que tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, vaya notaza!!
    No lo conocía, creo que podría disfrutarlo mucho =)
    Lo anoto.

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics