martes, 26 de febrero de 2019

LO QUE CALLAN LOS MUERTOS (ANA LENA RIVERA)


Lo que callan los muertos
Ana Lena Rivera


 Título: Lo que callan los muertos
Autor: Ana Lena Rivera
Editorial: Maeva, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 312




ANA LENA RIVERA

Esto es lo que la editorial nos cuenta de la autora:

Ana Lena Rivera nació en Oviedo en 1972. Estudió Derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una gran multinacional, cambió los negocios por su gran pasión coincidiendo con el nacimiento de su hijo Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga. La primera entrega, Lo que callan los muertos, ha recibido el Premio Torrente Ballester.






ARGUMENTO de LO QUE CALLAN LOS MUERTOS
«Cuando mi mujer me dijo que quería volver a España, a una ciudad pequeña y tranquila, no pensé que se refiriera a esto. Suicidios, chanchullos, ancianos estafadores, curas sabiondos y hienas alrededor de una herencia. ¡Vaya con la vida tranquila!» (Página 139)
La vida de Gracia San Sebastián, inspectora de fraudes a la Seguridad Social, se complica cuando decide investigar si el suicidio de una vecina de su madre realmente ha sido tal. Un caso que se cruza con la investigación de la pensión a un anciano de 112 años.





LO QUE CALLAN LOS MUERTOS

Catedral de Oviedo
Lo que callan los muertos ha sido galardonada con el Premio Torrente Ballester 2019.
Hay novelas en las que es muy fácil adscribirlas a un determinado género. Lo que callan los muertos es sin duda una de ellas, porque es un clarísimo ejemplo de lo que es un domestic noir: una novela de misterio en la que el protagonista no es para nada un policía y en la que la intervención de la policía se limita un tanto a verificar los datos que el que investiga está proporcionando o a un serie de pruebas que a él como ajeno al mundo de la investigación policial se le escapan (léase pruebas del suceso como autopsias o semejantes)
Y eso es justamente lo que vamos a encontrarnos, porque Gracia San Sebastián, la protagonista de esta novela trabaja simplemente como investigadora de fraudes a la Seguridad Social. Pero en el caso de una investigación sobre un hombre que lleva cobrando la pensión a la Seguridad Social desde hace mucho tiempo y que ahora tiene ciento doce años de edad, pero del que no hay constancia de que realmente sea él, se cruza el caso del suicidio de una vecina de su madre. Un suicidio que ninguno de sus vecinos ni de aquellos que la conocían termina de creerse. ¿Qué tienen que ver ambos sucesos? Aparentemente nada, pero llevarán a Gracia a descubrir sucesos ocultos del pasado.

Oviedo es el escenario en el que transcurre esta novela, así que prepárate a recorrer sus calles y sus bares, porque buena parte de la acción transcurre precisamente en el centro de Oviedo. De hecho, en las primeras páginas figura un plano del centro de Oviedo con la ubicación de los bares, casas y lugares por las que transcurre la acción, como la casa de la protagonista, de su madre, la farmacia de su amiga…
Un Oviedo al que se nos define tanto con sus edificios, como con su manera de ser:
«En Oviedo, tomar el aperitivo después de misa –aunque a misa iban pocos y al aperitivo muchos- era una tradición muy arraigada». (Página 59)

O este otro:
«En una ciudad donde charlar era deporte, yo iba a cenar con la capitana del equipo campeón». (Página 219)

Estatua a Woody Allen (Oviedo)
La novela está narrada desde el punto de vista de Gracia San Sebastián, una mujer que trabaja para la Seguridad Social persiguiendo fraudes como el que da pie a esta novela.
Sin embargo, la historia está contada de un modo un tanto peculiar, hasta el punto que al principio pensaba si había una novela anterior, pues se daban pinceladas de su vida, como si supiéramos de qué iba, como si ya conociéramos a la protagonista, cuando en el fondo lo único que se nos había contado es que colgó una carrera muy prometedora y en la que ganaba mucho dinero, con tal de vivir en paz con su conciencia:
«Había empleado muchos años de mi vida dando forma legal a productos financieros que rozaban tanto la ilegalidad, que hacerlos pasar por buenos era uno de los trabajos mejor pagados del FiDi. Era un trabajo del que era difícil sentirse orgullosa. Después de eso, había decidido utilizar mi habilidad para retorcer la ley trabajando del lado de los buenos». (Página 26)

Pero del resto, de la relación con su madre y su hermana, del trabajo de su marido y sobre todo del niño que tuvieron y murió, algo que está marcando su modo de comportarse, nos iremos enterando poco a poco. Y ni siquiera, porque no termina de contarnos cómo murió su hijo. En un accidente nos dice, pero no más.
Será que quiere dejarnos algo de su vida privada para la segunda entrega que seguro que la habrá, porque el personaje, estoy seguro de que convencerá a los lectores.






OPINIÓN PERSONAL

Teatro Campoamor (Oviedo)
Me ha gustado Lo que callan los muertos, especialmente para tratarse de una primera novela. Y me gusta por su originalidad, porque ha tejido un mundo de personajes muy especiales donde la amistad es muy importante en una ciudad pequeña como es la de Oviedo. Elige además una protagonista que nos va a alejar de la clásica novela negra porque no es policía ni nada que se le parezca, por más que lance a medio Oviedo a hacer averiguaciones, que menuda es la madre de la protagonista a la hora de mover amistades y hacer preguntas. Es lo que tienen los sitios pequeños, que todos saben todo, o casi todo, de todos.
Una novela con un toque muy femenino, porque tan interesante o más que la propia trama (en algunos casos yo diría que mucho más), son las relaciones que Gracia tiene con las mujeres que la rodean: con su madre (menuda madre), su hermana, su amiga farmacéutica, la monja que cuida a los curas mayores, o a Geni, la cotilla de la ciudad, con la que coincidió en sus tiempos de colegio y que ahora vuelve a reencontrar.

Si a los personajes le unimos una excelente ambientación que nos sumerge en el ambiente provinciano de esta ciudad, sin necesidad de describirnos cada una de las piedras o estatuas de la ciudad, por más que aparezcan como no las estatuas de Woody Allen o el famoso culo frente al teatro Campoamor (de cuya historia me he enterado leyendo la novela por más que la foto que acompaña el texto es mía tomada como el resto de las que aquí aparecen en el año 2009), tendremos el complemento perfecto para una novela que se lee con mucho agrado, próxima a aquellas novelas de misterio de Agatha Christie, entre otras cosas por el ambiente provinciano de muchas de ellas y al papel tan importante de las mujeres (léase por ejemplo Miss Marple en muchas de ellas)




VALORACIÓN: 7/10 



Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


              

4 comentarios:

  1. La tengo pendiente, y por lo que cuentas, me va a gustar. Buena reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Oviedo lo conozco un poco por encima pero creo que me gustaría esta novela.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo apuntado, que pinta muy bien.

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics