martes, 12 de febrero de 2019

SOY ROSE BLACK (ANA BALLABRIGA y DAVID ZAPLANA)


Soy Rose Black
Ana Ballabriga // David Zapalana




Título: Soy Rose Black
Autor: Ana Ballabriga y David Zaplana
Editorial: Versátil, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 248







ANA BALLABRIGA y DAVIZ ZAPALANA

Esto es lo que la editorial nos cuenta de estos autores:

Ana Ballabriga (1977, Candasnos, Huesca) y David Zaplana (1975, Cartagena, Región de Murcia) se conocieron en Valencia, cuando él estudiaba Ingeniería de telecomunicaciones y ella Psicología. Pronto descubrieron que compartían el placer de la lectura y de la escritura y en esa época comenzaron a hilvanar su primera novela. Tras recibir algunos premios por relatos, en 2007 se editó Tras el sol de Cartagena, y en 2010 Morbo gótico. En 2016 ganaron el Premio Literario de Amazon con su novela Ningún escocés verdadero, y en 2018 publicaron La paradoja del bibliotecario ciego.
Con la saga de Rose Black se adentran en el misterio romántico.







ARGUMENTO de SOY ROSE BLACK

Rose Black es una abogada que arranca la novela con la celebración de su cuarenta cumpleaños. Es una abogada soltera y que, pese a tener actualmente un novio, su vida sentimental está muy lejos de estar asentada, en parte por los problemas de su novio Pedro (con dos hijas y una ex que no le deja en paz) y en parte porque no ha asimilado la desaparición de su novio veinte años atrás.
Se le presenta en su despacho un caso que, por circunstancias le hace actuar como detective, algo para lo que en su día cursó los correspondientes estudios aunque nunca practicó.






SOY ROSE BLACK

Nos dice la editorial que Soy Rose Black pertenece al género romántico, cómico y de misterio. Lo que una vez leído os traduzco como una novela chick lit con argumento domestic noir.
¿Qué no os ha quedado claro? Pues traduzco: Más que una comedia romántica es lo que se ha dado en denominar chick lit (termino que hace referencia a chica y literatura). Un género próximo a la novela romántica en la que la mujer pasa a tener su propia valía y que está narrado con sentido del humor.
Por otro lado dentro del género misterio, este es lo que se ha dado en llamar un domestic noir, aquellas novelas en la que los protagonistas son personas corrientes, o sea, no son policías o fuerzas policiales propiamente dichas ni detectives. Porque aunque Rose Black haya cursado estudios como detective, no tiene solicitada una licencia y por tanto no puede actuar como tal.

A lo anterior hay que sumarle un toque metaliterario. Porque por una parte, el padre de Rose es escritor de novela negra, un tal Benjamin Black. ¿Os suena? Así que el comentario irónico sobre los clichés de la novela negra queda servido:
«Mi padre es escritor de novela negra, de esos que hacen que aparezcan muertos por todas partes. Siempre hay un asesino muy inteligente al que persigue un investigados aún más listo y audaz, aunque con graves problemas psicológicos y enganchado a la bebida. Siempre me he preguntado de qué serían capaces estos investigadores si se volvieran abstemios y asistieran a reuniones de Alcohólicos Anónimos». (Página 30)

Además, una de las amigas de Rose, Ámbar, ha decidido convertirse en escritora de género romántico. Bueno, es un decir, porque como no conoce en realidad lo que es el amor, sino más bien el folleteo, sus libros más que rosas son rojos de pasión erótica y carnal. En esta primera novela veremos sus inicios como escritora (es un decir), pero seguro que en las siguientes iremos viendo los siguientes pasos con todo lo que traerá de crítica al mundillo editorial:
«Es una idea que lleva resonando en mi cabeza desde hace mucho. De hecho, ya me he comprado un bolígrafo para los autógrafos». (Página 70)

Como buena novela chcik lit, no pueden faltar en esta novela las amigas de la protagonista, aquellas con las que compartirá chismorreos y sufrimientos de la vida diaria. Y ahí están sus tres amigas del alma: Xesca, que hace lo que puede por reunirse con ellas, que tiene dos hijos y un marido que siempre está de viaje. Ámbar, que vive de las rentas y ahora ha decidido meterse a escritora. Y Giselle dispuesta a encontrar el amor de su vida.

Rose, que se encuentra en une encrucijada de su vida. Esa que suelen provocar los cumpleaños que terminan en cero. Sí, porque acaba de cumplir los cuarenta años y ser replantea qué quiere de su vida, de su trabajo, si quiere o no tener hijos (que ya poco tiempo le queda antes de que se le pase el arroz), o que hacer con un novio que arrastra una ex (y dos hijas) que no deja de interferir en su vida.
«Cuarenta años ya. Cuando echo la vista atrás me da vértigo. ¿De verdad es esta la vida con la que yo soñaba cuando era joven? Tengo un trabajo que no me gusta y un novio con el que jamás podré formar una familia. Se supone que estoy en el mejor momento de mi vida. A partir de ahora, todo va a ir peor. ¿Qué me espera entonces? ¿De verdad quiero luchar por mantener el status quo o ha llegado el momento de rebelarse?». (Página 45)

Rebelión o no, en su vida laboral surge un caso que se le complica de tal modo que se mete a hacer labores de investigadora privada, momento en que se cruza en su vida un hombre que es un buscavidas, gay y murciano, que no está muy claro si va a ayudarla o a complicar su existencia. En cualquier caso, aportará muchos golpes de humor a la novela:
-Oye, ¿por qué te comes las palabras? ¿Es que en Murcia no os enseñan a hablar?
-Sí, pero pasamos tanta hambre que tenemos que comer algo». (Página 56)







OPINIÓN PERSONAL

Soy Rose Black es una novela con un aire diferente, desenfadado y divertido, que mezcla con mucho humor lo rosa y lo negro para crear un estilo personal, sin que el rosa empalague ni el negro asuste.
Dos géneros en los que sus autores parecen moverse como pez en el agua mientras nos van dejando alguna que otra perla metaliteraria y haciendo de Soy Rose Black una novela que juega con dos mundos literarios aparentemente opuestos.
Aunque lo que prima por encima de todo, es humor, mucho humor, para hacer pasar al lector un rato divertido. ¿Intrascendente? Seguro, pero no todo lo que leemos tiene que servir para hacernos pensar o enseñar algo. Evasión pura y dura que, pese a todo, no se olvida tan fácil como suele ocurrir con otros libros de evasión.

¡Ah! Si te gusta, amenazan con continuar las aventuras de Rose Black con dos nuevos casos: El caso de las caras robadas y El caso del misterioso señor Smith.




VALORACIÓN: 7/10 



Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

               


6 comentarios:

  1. Uf, qué pereza el género Pedro 😣
    De momento, no.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Esta semana recojo mi ejemplar en mi librería de cabecera y el viernes, creo, veré a los autores en Madrid. Ya te contaré cuando la lea. Besos

    ResponderEliminar
  3. No sé si me animaría con él de momento...

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Por el título no me llamaba nada la atención, pero tras leerte y ver que es una novela chick lit con tintes domestic noir que entretiene, no me importaría leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hala, vaya cambio de tercio de estos autores no? Me leí su anterior novela y me gustó bastante, y no tenía nada que ver con esta! Me la apunto!

    ResponderEliminar
  6. PUes no me llama en esta ocasión así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Analytics