jueves, 5 de noviembre de 2020

LA SUERTE DEL ENANO (CÉSAR PÉREZ GELLIDA) + ENTREVISTA AL AUTOR


La suerte del enano
César Pérez Gellida

 
 

Título: La suerte del enano
Autor: César Pérez Gellida
Editorial: Suma de Letras, 2020
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 592
PVP: 19,90 €
 EBook: 8,54 €



 
CÉSAR PÉREZ GELLIDA
 
Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Desarrolló su carrera profesional en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.
César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta por las novelas Sarna con gustoCuchillo de palo A grandes males.
Actualmente sigue escribiendo novelas y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

 

 

 

ARGUMENTO de LA SUERTE DEL ENANO

«Algunos días antes de que sus constantes vitales dejaran de ser constantes y estuvieran a punto de ser vitales, Sara Robles no hubiera sido capaz de imaginar que la suerte, o, más bien, la mala suerte, pudiera ser del todo determinante. Tanto es así, que en este soleado día de mediados de mayo, su vida —y eso lo tiene muy presente— está en manos de la caprichosa fortuna».
Así arranca La suerte del enano, un día en el que Sara Robles, jefa del Grupo de Homicidios de Valladolid, no sabe aún lo que se le viene encima. Nada menos que el sangriento asesinato en su domicilio de una anciana y el robo al Museo Nacional de Escultura de Valladolid.
 

 

 

LA SUERTE DEL ENANO
 
En La suerte del enano, regresa César Pérez Gellida a Valladolid, que será casi en exclusiva el escenario de esta novela. Lo hace además retomando el personaje de Sara Robles, jefa del Grupo de Homicidios de Valladolid como protagonista.
A Sara Robles la conocimos en Sarna con gusto, el comienzo de la segunda trilogía (Refranes, canciones y rastros de sangre). Aunque para ser sinceros, para nada me acordaba de ella. Quiero eso decir que, aunque no hayas leído esa trilogía, podrás leer perfectamente La suerte del enano sin ningún problema, porque va a ser en esta novela en la que se nos dé a conocer a fondo a Sara Robles, que a fin de cuentas va a ser la gran protagonista de esta novela.
«Sara jamás ha creído en la suerte, ni en la buena ni en la mala. Es de esas personas que todo lo explican recurriendo a la férrea doctrina que un día escribió ese impecable binomio conformado por causa y efecto».

 
Suerte, un tema recurrente en la novela ya desde el propio título.
«A la suerte y a la muerte tan solo les diferencia una letra».

Tal vez por eso hay tanto muerto en esta novela (hasta diez si no me he dejado alguno enterrado en una zanja) en la que, por más que no crea en ella, Sara arranca con tanta mala suerte que no puede parar de pensar en la suerte del enano. ¿No sabes cuál es?
«—La suerte del enano, que fue a cagar y se cagó en la mano».

¿Cómo es esa Sara Robles que protagoniza la novela? Apuntándose a esos personajes un tanto excesivos que pululan ahora por la novela negra, nos la presenta César Pérez Gellida como una adicta al sexo, por más que intente desdoblarse en dos en su mente para una lucha dialéctica entre Sara “la Puritana” y Sara “la Cachonda”, porque el combate lo gana siempre la misma.
«De poco le habían servido las nueve sesiones que acumulaba con su terapeuta en un poco convencido intento de controlar lo que la doctora Hernández Revilla había denominado hipersexualidad y que el resto del planeta conocía como adicción al sexo».

 Afortunadamente el personaje es mucho más que eso, porque Sara da lugar a unos ágiles duelos dialécticos, que a falta de Ramiro y Carapocha, tampoco están nada mal.
«Esa era la Sara que le había calado hondo. La de la lengua afilada, la de la sorna sutil pero directa, la que se defendía atacando y moría matando».

Algo que no le falta a La suerte del enano es humor negro, presente a lo largo y ancho de toda la novela. Muy curiosa es la manera de describir las muertes. Nada de fundido a negro, no:
«Algunos segundos antes de que sus constantes vitales dejaran de ser constantes y estuvieran a punto de dejar de ser vitales».

 
De hecho, buena parte de las muertes o heridas que se producen en la novela son descritas al modo de como lo hacían en CSI (¿hará cuanto que no veo esa serie?), solo que en lugar de ver la bala penetrando, por ejemplo, nos describe cómo lo hace y qué hace al penetrar en el cuerpo humano.
 
 
Pese a tanto muerto, no es la novela más violenta que ha escrito César Pérez Gellida. Nada que ver por ejemplo con aquella escena inicial tan impactante de Memento mori.
Porque los muertos son solo daños colaterales que van surgiendo en un atraco. Sí, muy bi8en pudiéramos pensar en La suerte del enano como en la historia de un robo perfecto, salvo que no vamos con los malos como ocurre en muchas películas de este subgénero (Ocean’s eleven por ejemplo), sino con los buenos.
Un robo en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid del que van a llevarse nada más y nada menos que El martirio de san Sebastián, de Berruguete.
 
Martirio de San Sebastián (Berruguete)


Pensaba que se me había pasado por alto ese cameo con el que al estilo de Alfred Hitchcock firma César Pérez Gellida sus novelas, pero no, ahí está ese autor de novelas negras rondando, dónde si no, el Zero Café.
«Luego ha cruzado unas palabras con un calvo con perilla que guarda cierto parecido con el cantante de Sober, y, por consiguiente, también con el de los Celtas Cortos».
 
No es el único cameo que encontrarás en la novela, pero ese me lo callo, que os gustará encontrarlo a vosotros.
 
 

 
OPINIÓN PERSONAL
 
No sé si La suerte del enano es el comienzo o no de una nueva serie, protagonizada en este caso por Sara Robles. Lo que sí sé es que es una novela autoconclusiva. Lo digo porque ya antes de esta reseña algunos me lo habéis preguntado y otros estaréis pensando en si lo es o no antes de lanzaros a leer la novela.
Tampoco es necesario haber leído alguna de sus novelas anteriores, por más que se haga referencia al asesino de su primera trilogía o a hechos de la segunda, o incluso se cite al policía alemán de Todo lo peor y Todo lo mejor. Son meros guiños a los lectores habituales de sus novelas que en nada van afectar a aquellos que no las hayan leído.
 
Al hacer una reseña, muchas veces la última novela que leemos de un autor nos parece la mejor. No es en esta ocasión mi caso. Ha habido novelas de César que me han gustado más. Lo que sí puedo afirmar es que probablemente La suerte del enano sea la más divertida, probablemente porque el autor se lo pasó muy bien planeando atracos imposibles en su propia ciudad y escribiéndolos luego.
 A pesar de que hay muchos personajes, a pesar de que a la pobre Sara me la tienen saltando de un sitio para otro, en ningún momento me he sentido perdido ni agobiado, que para agobios con los de Sara ya vale, que la pobre en medio de un asesinato le viene encima el caso del robo en el Museo, que nada tiene que ver, pero que pueden pasar páginas y páginas sin que ella pueda prestarle atención.
 
Una novela muy peliculera, que seguro disfrutaréis mucho aquellos que os gustan esas novelas o películas de atracos imposibles. Porque en el fondo de eso va la novela. Que haya muchos muertos o que intervenga la mafia rusa, es solo para darle más vidilla a la novela.
 
Resumiendo: si eres gellidista, te encantará esta novela. Si no lo eres, si aún no has leído nada de César Pérez Gellida, es una buena oportunidad para leer algo suyo.
 
 

 

ENTREVISTA A CÉSAR PÉREZ GELLIDA
 
Al final de la novela, hay una amplia Nota del autor, a partir de la cual y con permiso de César, he elaborado esta entrevista. El texto completo lo tienes en la novela, pero si aún no la has leído, puedes ir abriendo apetito con esta entrevista
 
 
Pregunta: Tengo la impresión de que has disfrutado mucho escribiendo esta novela:
Respuesta: Hacía tiempo que no disfrutaba tanto durante todo el tortuoso proceso que implica escribir una novela. Incluso podría asegurar que lo pasé bien recorriendo parte del alcantarillado de Valladolid junto a Nacho Llanes y su gente
 
 
Pregunta: De vuelta a tus oríges. ¿Qué tal ha resultado volver a convertir Valladolid en el escenario de una novela?
Respuesta: Regresar a mi ciudad natal tras cuatro años, cuatro novelas y dos audiolibros de ausencia lo compensa todo. Había ganas.
 
 
Pregunta: ¿Como protagonista una vieja conocida?
Respuesta: Al empezar a barajar los ingredientes principales que iban a formar parte de esta receta, tenía muy claros dos de ellos: a Sara Robles como protagonista principal perseguida por el infortunio y un robo que se complica como eje dinamizador de la trama.
 
 
Pregunta: ¿Por qué elegiste el Museo Nacional de Escultura como el edificio que es atracado en tu novela?
Respuesta: Me decanté por el edificio que seguramente sea el más complicado de asaltar de toda la ciudad: el Museo Nacional de Escultura. Intuía que el reto no sería menor, pero no fui consciente de ello hasta que me entrevisté por primera vez con Alfonso Lezcano y me habló —hasta donde pudo— de las medidas de seguridad que lo protegen. No me dejaba otra alternativa que recurrir a la red de alcantarillado, lo cual iba a dotar a la novela de un toque original que por sí solo me motivaba bastante.
 
 
Pregunta: ¿Existe el robo perfecto?
Respuesta: Por supuesto: ese que nunca llega a considerarse como tal. Pim, pam, pum.
 
 
Pregunta: ¿Y ahora qué?
Respuesta: Ahora, a diferencia de lo que en mí viene siendo lo habitual —que a estas alturas ya tenga en la cabeza lo siguiente que se va a publicar—, esta vez me voy a regalar un tiempo antes de tomar una decisión acerca de cómo afrontar mi futuro profesional. Ya veremos.

 

 VALORACIÓN: 9/10



Si quieres conocer más novedades editoriales 2020, pincha AQUÍ.

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente

 

6 comentarios:

  1. gracias por la entrevista, muy de Valladolid lo de la suerte del enano, je,je. El museo de escultura una gran idea para llevar a la novela, creo que sea mi debut con el autor que no da descanso al secador (ya nos entendemos).Saludos

    ResponderEliminar
  2. Los enlaces a las reseñas de sus anteriores novelas están mal, no te llevan a las entradas correspondientes

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. He estado a punto de no decírselo para no pecar de pedante pero me parecía un pequeño engorro tener que usar el propio buscador del blog para poder leerlas.

      Eliminar
  4. De verdad que muchas gracias, porque no sé que es lo que ha fallado, pues el texto es una copia dentro de esa página a la que te remitió de las reseñas del autor

    ResponderEliminar
  5. Acaba de llegar a mis manos, no tardaré en leerla. Ahora estoy solo con la histórica y te confieso que me lo paso pipa. Besos

    ResponderEliminar

Analytics