martes, 4 de junio de 2019

LA HUELLA DEL MAL (MANUEL RÍOS SAN MARTÍN)


La huella del mal
Manuel Ríos San Martín




Título: La huella del mal
Autor: Manuel ríos San Martín
Editorial: Planeta, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 576





 MANUEL RÍOS SAN MARTÍN

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Manuel Ríos San Martín (1965) es licenciado en Ciencias de la Información y ha trabajado en importantes productoras de televisión como Globomedia, BocaBoca y Diagonal, en las que ha ejercido de productor ejecutivo, director o guionista de diversas series y miniseries de televisión.
Ha participado, entre otras, en Médico de familiaMenudo es mi padreCompañerosMis adorables vecinos, Soy el solitario, Rescatando a Sara o Sin identidad. Ha coordinado y coescrito el libro El guion para series de televisión y es autor de la novela Círculos.
Actualmente trabaja con la productora BTF, para la que está desarrollando un biopic sobre el cantante Joaquín Sabina que dirigirá Fernando León de Aranoa. 

La huella del mal es su proyecto más personal.






ARGUMENTO de LA HUELLA DEL MAL

Durante la visita de un grupo escolar, uno de los críos descubre que en la representación de un grupo de hombres primitivos, está el cadáver de una mujer.
La policía encuentra muchas similitudes con un asesinato semejante que ocurrió seis años atrás en una cueva de Asturias, por lo que quiere que el caso lo lleven los dos policías que en su día lo investigaron. Una de ellas es Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta) El otro es Daniel Velarde, que tras aquel caso dejó la policía por un mucho más lucrativo puesto como director de seguridad en una empresa privada.
Lo que nadie sabe es que en su día tuvieron una relación amorosa que acabó muy mal y que probablemente fuese determinante en que no estuviesen lo suficientemente centrados como para resolver el caso.
¿Serán capaces de gestionar el estar de nuevo juntos y resolver el caso?
¿Serán capaces de gestionar el estar de nuevo juntos y resolver el caso? Porque una cosa es proponérselo, y otra distinta conseguirlo:
«Lo importante no era su extinta relación sino descubrir quién había asesinado a Eva Santos, y la inspectora estaba convencida de que esta vez no iba a fallar». (Página 105)







LA HUELLA DEL MAL

La huella del mal es una novela negra, se mire por dónde se mire. Pero con algunas características que la hacen muy singular, pues en muchos momentos se plantea la naturaleza del ser humano, que es lo que le hace diferente de los animales. De hecho la novela acaba (literalmente) con una pregunta:
«¿Es eso lo que nos hace humanos?»

Una declaración de intenciones que el autor deja muy claro desde las primeas líneas con las que arranca el texto:
«El instinto de la violencia se esconde dentro de nosotros, en lo ás profundo, agazapado. En el ADN, en el alma. Cada uno puede llamarlo como quiera, pero la realidad es que está presente, que no se puede eliminar sin matar la esencia del ser humano. Es primitivo, atávico, esencial. Existe desde hace millones de años. Es el misterio que nos define. Y tan solo debemos esperar a que la rabia o el dolor lo despierten. O la envidia. O el miedo. O la lujuria. Y entonces…»

Para indagar en esa violencia del ser humano, nada mejor que llevarnos hasta nuestros antepasados. Para ello el autor se sirve de las excavaciones de Atapuerca y del museo-exposición que allí hay.
Así es como nos vamos a encontrar que dentro de la trama de esta novela, se hablará y mucho, de los homínidos, de nuestros antepasados. Eso no quiere decir que podamos considerarla una novela histórica, porque tampoco hay una trama que transcurra en aquellos años. Simplemente se nos habla de las excavaciones y de las conjeturas que sobre su vida se hace a través de ellas.

Al margen de la trama policiaca, el interés se centra en el desarrollo de la relación entre los dos protagonistas, por lo que en algunos capítulos el libro la acción retrocede seis años atrás a cuando investigaban un caso muy semejante al que tienen ahora entre manos. Un asesinato en otra excavación con las mismas características rituales en su composición.
Tras su fracaso, Daniel decidió aceptar la propuesta de una empresa privada como jefe de seguridad de la misma. Un puesto muy bien pagado pero en el que dejó atrás su etapa de policía, algo que ahora no tiene tan claro. ¿Será que un policía no puede olvidar su auténtica vocación?
«Desde que dejó la Policía, había cortado toda comunicación con los compañeros, tal vez para preservar su decisión sin 1ue apareciesen fisuras, pero esta investigación le hacía volver a pensar en un conflicto que creía enterrado. ¿Te sientes policía otra vez?» (Página 149)

Una mente muy analítica la de Daniel, en contraposición con la de Silvia:
«También en su etapa de policía, cuando analizaba un asesinato, lo intentaba ver desde ese punto de vista: un depredador se había cobrado una presa. Le asombraba escuchar a quienes decían, entre ellos Silvia, que los animales solo matan cuando necesitan comer. Nada más lejos de la realidad». (Página 53)



No deja de ser muy curioso que, tratándose de una novela negra, encontremos a lo largo de la misma numerosas reflexiones sobre la naturaleza humana, sobre su violencia, sobre el bien, pero sobre todo sobre el mal. Ese mal que tan presente está en la novela negra, casi como un elemento consustancial de la misma, pero sobre el que pocas veces se reflexiona como lo hace Manuel Ríos San Martín en esta novela. 
«¿Sabe lo que yo creo que nos hace humanos? El descubrimiento de nuestra propia muerte». (Página 202) 
«He visto tantas cosas… asesinatos por pura violencia, por venganza, por drogas, por dinero, por celos. La influencia de la sociedad puede ser importante, pero no basta, tiene que haber algo perverso en la naturaleza del ser humano». (Página 208) 
«El mismo ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Y eso es lo que más me impresiona». (Página 210) 
«A algunos seres humanos les encanta jugar a ser Dios. Y esos son los humanos más peligrosos». (Página 402)






OPINIÓN PERSONAL

Yacimiento de Atapuerca
He quedado muy gratamente impresionado por una novela negra que es capaz de analizar las claves del mal, ofreciéndonos diferentes alternativas pero permitiendo que sea el propio lector el que saques sus propias conclusiones. El mal, esa entidad contra la que luchas todos los protagonistas de las novelas negras. Una lucha muchas veces desigual y que no deja de ser, pese a que puedan ganar una victoria nunca definitiva, precisamente porque el mal parece formar parte indisoluble de la propia humanidad.
Hay que añadirle al aliciente de una trama muy bien planteada que nos lleva además a un tema, por lo menos para mí, muy atractivo como es el de nuestros antecesores en la cadena evolutiva, del que se nos habla de un modo muy didáctico.
Muy buen ritmo, una tensión creciente y un desenlace que pone un buen punto final a una novela que estará entre mis novelas negras más destacadas de este año, pues fue una lectura que me cautivó desde las primeras páginas y que me hizo disfrutar mucho de su lectura.

Creo que queda muy claro que os recomiendo La huella del mal.



               


4 comentarios:

  1. Tiene buena pinta y el tema de los homínidos y Atapuerca me gusta. Apuntada.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues no sabía de esta novela. Y pinta muy bien. Tomo buena nota.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Ya le eché el ojo cuando la vi en tu vídeo de novedades de junio. Y ahora con tu reseña aún le tengo más ganas. A por ella voy.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Estoy con ella y me está encantando.
    Concha Yunta

    ResponderEliminar

Analytics