viernes, 7 de junio de 2019

LAS LÁGRIMAS DE ISIS (ANTONIO CABANAS)


Las lágrimas de Isis
Antonio Cabanas



Título: Las lágrimas de Isis
Autor: Antonio Cabanas
Editorial: Ediciones B, 2019
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 824




ANTONIO CABANAS

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Antonio Cabanas es autor de los best sellers El ladrón de tumbasLa conjura del faraónLos secretos de OsirisEl sueño milenarioEl hijo del desiertoEl secreto del NiloEl camino de los dioses y Las lágrimas de Isis, todos ellos en Ediciones B, con los que ha alcanzado un gran éxito de crítica y público. Apasionado de la cultura del Antiguo Egipto, de la que es un gran conocedor, dedica gran parte de su tiempo a investigar y escribir acerca de ella.
Ha realizado estudios de egiptología, lengua egipcia y escritura jeroglífica, y desde 1990 es miembro de la Asociación Española de Egiptología. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas.






La diosa sin trono


ARGUMENTO de LAS LÁGRIMAS DE ISIS

Esta es la historia de Hatshepsut, una mujer que en un tiempo de hombres, reinó en Egipto del 1490 al 1468 antes de Cristo. Un tiempo en el que Egipto alcanzó una gran prosperidad y nos dejó un importantísimo legado arquitectónico.
Para conseguirlo tuvo que luchar desde que era una niña para que se  hiciera realidad el oráculo de Amon en el que se decía que ella gobernaría. Una lucha que sacaría adelante gracias a los consejos de su abuela y el apoyo de Senenmut, un escriba que alcanzaría junto a ella numerosísimos títulos, una hombre inteligentísimo con el que vivió una apasionante historia de amor.
Es una historia de amor y de ambición.





LAS LÁGRIMAS DE ISIS 
«Ella se alzó cual una estrella rutilante para mostrar a la Tierra Negra un brillo diferente, desconocido hasta entonces, quizá surgido de la esencia divina de la que aseguraba hallarse impregnada. Había nacido para ser faraón, independientemente del carácter de su naturaleza, aunque ello cubriera su camino de piedras, alguna tan ciclópea como las que se alzan en los templos. Más los impedimentos no eran obstáculos ante su determinación, la misma que le transmitiera su abuela, la de unos ancestros que habían liberado Egipto del yugo de los reyes extranjeros tras grandes padecimientos».

Como podéis ver, ya desde la introducción se nos deja muy claro quién es Hatsepshut. Una mujer toda ambición, que creía en su divinidad, educada por una madre y sobre todo una abuela que desde el primer momento la hicieron creer en sus posibilidades y que trazaron para ella toda una estrategia destinada a conseguir el poder.
«Todo había pasado a un segundo plano, devorado por una ambición que buscaba la inmortalidad, el poder eterno, la divinidad que había buscado desde la niñez». (Página 735)

Templo de Hapsepshut
En esta gran personalidad de Hatsepshut radica la fortaleza y la debilidad de Las lágrimas de Isis, porque si bien es verdad que toda esa energía de la protagonista y todo su gran carácter hacen que la novela se contagie de esa fuerza, por otra parte a mí como lector me ha hecho muy difícil empatizar con ella. Gran mérito por otra parte de Antonio Cabanas, porque significa que nos ha transmitido cómo era esta mujer, que para llegar donde llegó, no lo hizo a base de amabilidad, sino de un carácter inflexible. Vamos, que muchos amigos no dejó, como demuestra el hecho de que su nombre fuese borrado en muchos de los monumentos para que no pudiese pasar a la historia.

Las lágrimas de Isis es en todo momento la historia de una lucha por el poder. Pero ahora que tan de moda está Juego de tronos, que quede muy claro que nada tienen que ver. Hay muchos muertos en Las lágrimas de Isis, pero no por turbios asesinatos ni conspiraciones, sino porque la vida en el Egipto de aquella era muy dura y la mortalidad altísima. Pocos niños eran los que sobrevivían y que un adulto llegara a los sesenta años era un caso de longevidad extrema.
Es tal el concepto de divinidad adjunta a la figura del faraón, que en la larguísima historia de Egipto fueron muy infrecuentes los intentos de golpes de estado o asesinatos para conseguirlo, de ahí que a lo que asistamos más que a una lucha con ejércitos, sea a un duelo de estrategias, en la que la abuela de Hatsehpshut era una auténtica maestra.
Una lucha que es contracorriente, por el hecho de que la sociedad egipcia estaba aferrada a las tradiciones y en ellas no figuraba el hecho de que mandase, a menos que fuera desde las sombras, una mujer:
«Pocas mujeres se habían sentado en el trono de Egipto durante su milenaria historia, y menos existiendo príncipes que pudiesen hacerlo». (Página 105)

Una mujer que sentía la Tierra negra en sus venas y que tenía un plan muy claro de lo que quería para ella. Un plan que veremos a lo largo de la novela si puede o no puede conseguir:
«Ella quería un Egipto en paz, en el que los dioses se viesen enaltecidos y las orillas del Nilo se recrearan con la vista de grandiosos templos, un Kemet en el que florecieran las artes y primara el bienestar de su pueblo, sin necesidad de ir a la guerra». (Página 400)

Junto a ella tuvo a un hombre de una excepcional valía, alguien que estaba dotado de una inteligencia impresionante como demuestran las obras que dejó atrás: Snenmut, un escriba que fue nombrado finalmente como su mayordomo:
«Como mayordomo de Harsheopsut debía velar por los intereses de esta, aunque enseguida comprendiera que desde aquel momento su vida quedaba atada a la de la princesa. Se trataba de un juego que lo embriagó desde el primer instante y al que ya nunca podría renunciar. (…) Senenmut se enfrentaba a la concepción de un mundo en cuyo gobierno no cabía una mujer, al menos de manera abierta, y en su fuero interno se felicitó ante la posibilidad que le daban los dioses de demostrar lo contrario gracias a su valía y al poder de su ambición». (Página 353)

Junto a él vivió una gran historia de amor según nos cuenta la novela, algo basado en diferentes jeroglíficos en los que se encuentran a la misma altura, algo impensable por su diferente origen y clase social, pero que parece muy posible a la vista de las pruebas encontradas.

La novela tiene una parte final muy interesante, en la que el autor además de contarnos de un modo rápido los sucesos históricos de la época en la que transcurre la novela, nos deja claro qué personajes son reales y cuáles son de su imaginación para una mejor dinamización de la novela, pero en todo caso ceñidos en todo lo posible al rigor histórico.
Viene acompañado además de numerosas notas (en lugar de a pie de página las encontramos al final del libro), terminología egipcia, bibliografía y algunas fotografías.








OPINIÓN PERSONAL

Si hay algo que queda muy claro al leer esta novela es la pasión que Antonio Cabanas tiene por la cultura y la historia egipcia, algo que consigue transmitir a lo largo de esta novela.

Ya comenté antes que para mí la falta de empatía hacia la protagonista, algo por otra parte normal puesto que el personaje no podía ser de otra forma, ha sido algo que me supuso un cierto lastre a la hora de avanzar en la novela, si bien por el contrario he de decir que los personajes secundarios (y no tan secundarios) me gustaron mucho.
Se echa de menos también un ritmo más sostenido, pues junto a momentos muy conseguidos y muy emotivos (como puede ser buena parte del final del libro), hay también momentos en que para mí el ritmo se ralentizaba en exceso, aunque eso sí, puede ser una apreciación muy personal, pues aquellos con los que compartí el encuentro que tuvimos el pasado miércoles 5 de junio con el autor, me manifestaron que no habían sentido eso.
Es desde luego una novela con la que he conocido mucho más ese complejo mundo egipcio y sobre todo una manera de ver la vida totalmente diferente  a la nuestra.



VALORACIÓN: 7/10 

Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.


                  


6 comentarios:

  1. Me gusta mucho leer sobre este período, pero ya veo que con este libro mejor será que no tenga las expectativas altas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Buenas, me encanta Egipto y sobre este mismo tema, hay un libro titulado "La dama del Nilo" de Pauline Gedge que me gustó mucho. La autora desarrolla bien ese lado inflexible de la faraona pero lo combina, a mi juicio de manera magistral, con la historia de amor con Senmut, y con su amor por su país. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Quiero leerlo siempre me ha llamado la atención los temas de Egipto y creo que este seria un buen libro para empezar, espero a octubre que llegue a mi país. :D

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me llama pero esas partes que dices más lentas me frenan, la verdad. No estoy yo para muchas espesuras con los calores.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho el tema, pero veo que no te ha convencido.... y yo, me fío mucho de tus impresiones. Casi que la dejo pasar. Gracias.
    Concha Yunta

    ResponderEliminar
  6. ...por fin un nuevo lanzamiento de mi estimado autor favorito, con el añadido de tocar en esta ocasión a uno de mis más fascinantes personages de Kemet
    Mat Ka Ra. Apuesto que su magistral pluma no deja indiferente a nadie.
    Gracias Antonio,

    ResponderEliminar

Analytics