miércoles, 16 de mayo de 2018

CARNE DE ATAÚD (BERNARDO ESQUINCA)


Carne de ataúd
Bernardo Esquinca




FICHA TÉCNICA

Título: Carne de ataúd
Autor: Bernardo Esquinca
Editorial: Punto de Vista editores, 2018
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 284








BERNARDO ESQUINCA


Esto es lo que la editorial nos cuenta en la solapa interior:

Bernardo Esquinca (Guadalajara, México, 1972) cuenta con un amplio reconocimiento por parte de la crítica y los lectores en su país. Su obra se inscribe en la llamada “ficción de lo extraño” (Weird fiction), mezclando los géneros policiaco, fantástico y de terror.
Es autor de las novelas Belleza roja, (2005), Los escritores invisibles (2009), La octava plaga (2011), Toda la sangre (2013) e Inframundo (2017), las tres últimas pertenecientes a la saga Casasola. Ha publicado Trilogía de Terror, conformada por los volúmenes de cuentos Los niños de paja (2008), Demonia (2012) y Mar Negro (2014).
Ha publicado en diarios, revistas y suplementos.






ARGUMENTO de CARNE DE ATAÚD


Eugenio Casasola es un periodista que trabaja como cronista de nota roja (o sea, la sección de sucesos) de El Imparcial. Una nueva serie de asesinatos le ponen de nuevo en la pista de El chalequero, un asesino en serie de mujeres que en su día fue detenido. Pero los crímenes actuales parecen obra suya.
Es una cuestión personal, porque fue el asesino de Murcia, la amante de Eugenio, por lo que no duda en consultar a Madame Guillot, una médium, para que le ponga en contacto con los espíritus y poder así atrapar al asesino.






CARNE DE ATAÚD


Carne de ataúd es como nos contaba la editorial en la biografía del autor, una curiosísima mezcla de géneros, pues en esta novela se dan la mano la novela negra, la histórica, la fantasía y el terror. Los espíritus andan sueltos en esta novela al estilo de las novelas de John Connelly, que Bernardo Esquinca considera uno de sus autores de referencia.
Novela negra en todos los sentidos, no solo por el tema que trata (un asesino en serie que ataca a las prostitutas) sino por todo lo que conlleva de crítica social y política en Ciudad de México de 1855 a 1910.
«Más que supersticioso, era un hombre convencido de que en la Ciudad de México cualquier cosa podía ocurrir, incluso que las leyendas se materializaran». (Página 21)

El chalequero
Una novela que nos habla del periodismo, no en vano el protagonista es un periodista que trabaja para un periódico, si bien es verdad que no todo lo que escribe puede publicarse, ya que la censura del gobierno es férrea. Incluso en un área como en la que en trabaja: la sección de crímenes, que podría parecer inocua.
«El futuro del periodismo se encuentra en el crimen. Los privilegiados leen las desgracias del populacho desde la comodidad de su hogar. ¿No es un negocio perfecto?» (Página 49)

Pero junto con la realidad, viaja un mundo de fantasmas, no sabemos si reales o puro objeto de la fantasía del protagonista, obsesionado con una venganza probablemente imposible.
«Llevo días sin dormir. Quien sabe que va a morir ya no necesita el sueño. Ni el presente. Quien sabe que va a morir solo vive en el pasado, y por eso se convierte en fantasma antes de tiempo». (Página 85)

La crítica está en todo momento presente en esta novela. Crítica contra un gobierno corrupto que manipula todo, especialmente la información, puesto que los periódicos están a su servicio.
«El problema de un país como México, reflexionó, no era solamente el Mal, sino el hecho de que resultaba complicado separar la realidad de la ficción. Todo podía suceder porque todo era igualmente creíble. No importaba qué era verdad y qué mentira, sino lo que la gente aceptaba como real». (Página 135)

Siempre es posible salirse de ese carril. Pero en ese caso, las consecuencias son muy claras. De hecho son las que dan el título a esta novela: Carne de ataúd.
«¿Quieres ser carne de ataúd? Conviértete en disidente». (Página 182)

Para terminar, un par de perlas de Eugenio Casasola, el periodista protagonista de la novela:
«Un enemigo, a diferencia de un matrimonio, no termina con la muerte. El rencor sobrevive a la materia. También el odio. Algunos llaman a eso sentimientos. Yo prefiero decirles fantasmas». (Página 32)
«Hay que temer cualquier tipo de noticia, porque nunca se sabe cuándo se cruzará en tu camino». (Página 194)





OPINIÓN PERSONAL

Carne de ataúd es una novela que se sale con mucho de la literatura convencional, tanto por la mezcla de géneros, como por la manera de estar contada la historia. Una historia que parte de hechos reales (buena parte de los personajes y los hechos que se narran en esta historia lo son), para terminar mezclándose no sólo con la invención del autor, sino con la propia fantasía de unos hechos en los que es difícil distinguir realidad de fantasía, seres de carne y hueso y fantasmas.
Maravilloso ese clima y esa ambientación creada por el autor, que convierten a Carne de Ataúd en una novela recomendable, sobre todo para aquellos que busquen algo diferente.
No soy amigo de historias de miedo o de terror. Pero aunque Carne de ataúd pueda parecerlo por momentos, me ha encantado, porque en realidad lo es y no lo es a la vez.

A esa ambientación hay que unirle unos personajes creíbles y poderosos, llenos de matices y con una fuerza literaria muy considerable.
Una novela que bien merece que le hagáis un pequeño hueco en vuestras lecturas.





VALORACIÓN: 9/10



Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

                 

2 comentarios:

  1. Pues me parece interesantísimo, me encanta, ya cuando vi que lo estabas leyendo te lo dije ¿recuerdas? este libro seguro que me gusta, estaba pendiente de lo que tú dijeras así que ahora anotado.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Atractiva esta mezcla de géneros. Me lo apunto, que no la conocía.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Analytics