miércoles, 9 de diciembre de 2020

LOS TIPOS DUROS NO LEEN POESÍA (ALEXIS RAVELO)

 Los tipos duros no leen poesía
Alexis Ravelo

 
 Título: Los tipos duros no leen poesía
Autor: Alexis Ravelo
Editorial: AlRevés. 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 250
 

 

ALEXIS RAVELO
 
Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:
 
Alexis Ravelo (1971) es un escritor calvo que nació y aún sobrevive a régimen de cervezas y bocadillos de chopped en Las Palmas de Gran Canaria. Contra todo pronóstico, ocupa un lugar relevante en la narrativ aespañola actual. Además de novelas, ha escrito libros infantiles, volúmenes de relatos para adultos, guiones, obras teatrales y hasta el libreto de una ópera. Su primera novela fue Tres funerales para Eladio Monroy, que abre una serie de novelas protagonizadas por el mismo personaje: Solo los muertos, Los tipos duros no leen poesía y Morir despacio. También publicó el díptico «La iniquidad», formado por La noche de piedra y Los días de mercurio. 
La estrategia del pequinés supuso su descubrimiento por parte de la crítica y los medios nacionales. Constantemente reeditada y a punto de ser adaptada al cine, obtuvo el Premio Dashiell Hammett 2014, así como otros galardones entre los que figuran el Premio Tormo 2014 o el Premio Novelpol 2014 (ex aequo con Donde lenguas, escrito por Rosa Ribas y Sabine Hofmann). Tras esta novela, vinieron otras, también de semen y sangre: La última tumba (XVII Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe), Las flores no sangran (PremioValencia Negra 2014 y también traducida al francés) o El viento y la sangre, escrita con seudónimo como M. A. West. Ahora, tras explorar otros caminos literarios con sus novelas más recientes (La otra vida de Ned Blackbird y Los milagros prohibidos
), Ravelo retoma su saga más golfa, irreverente y crítica. Y, como siempre, sospecha que Dios está de vacaciones.
 
 
Puedes encontrar las reseñas de las siguientes novelas del autor en este blog:
 
 
 
 
 
ARGUMENTO de LOS TIPOS DUROS NO LEEN POESÍA 
«”Estoy grabando esto porque van a matarme”. Era una frase melodramática, gastada, pero no le se ocurría otra mejor, dadas las circunstancias. Pulsó el botón de pausa en la grabadora. No sabía cómo continuar. Él, allí, aislado, herido. Los cadáveres en el amplio salón que se había transformado en un dantesco paisaje después de la batalla. La grabadora en su mano. La inminencia del motor de un coche acercándose en cualquier instancia por la pista de tierra: todo aquello parecía una secuencia de película barata con pretensiones».

Así arranca esta novela. Eladio Monroy siempre se las apaña para meterse en casos aparentemente sencillos pero que le llevan a líos monumentales y peligrosos. Pero parece que esta vez se le ha ido totalmente de las manos.
Y todo por una cajita que aparentemente solo tenía valor sentimental, un millonario fallecido y un peligroso hombre que lleva un libro de poemas.
 
 
 
 
LOS TIPOS DUROS NO LEEN POESÍA
 
Esta es la tercera entrega de la serie de Eladio Monroy, compuesta por las siguientes novelas:
-Tres funerales para Eladio Monroy
-Solo los muertos
-Los tipos duros no leen poesía
-Morir despacio
-El peor de los tiempos.


«Esto empezó como siempre: me hicieron un encargo y yo fui tan gilipollas como para aceptarlo. Ya sabes, la cabra que es del monte, para el monte tira y, aunque me lo tienes más que advertido, cuando hay dinero por medio…»

Siempre que pasa igual, pasa lo mismo. Eladio ya debería saber a estas alturas de la partida que lo que a él le ofrecen no son casos sencillos. Porque bajo esa aparente sencillez se esconde algo muy peligroso. ¿Por qué si no lo han elegido a él?
Porque Eladio ejerce de detective pero no es detective. Él simplemente es un marino mercante jubilado que conoce muy bien la isla (la acción de esta serie transcurre en las Palmas) que para completar su exigua pensión se dedica a hacer esos encargos que le van haciendo y que siempre terminan metiéndole en líos.
Mira que podía estarse quietecito en casa con lo bien que le está yendo con su novia en la que en cada nuevo caso termina dándole un susto de muerte. Porque ella además tiene una librería, la otra gran pasión de Eladio Monroy que cultivó como jefe de máquinas en un barco en el que le sobraba mucho tiempo para la lectura.
Una lectura que se decanta por autores muertos, porque sabe que esos novan a defraudarle.
 
En esta ocasión habrá de enfrentarse a un tipo muy grande venido de la península con una peculiaridad: lleva un libro de poemas bajo el brazo.
 
Y como no, sin saberlo, vuelve a meter la mano en un avispero donde la búsqueda de una cajita a la que se atribuye un valor solo emocional, oculta una trama de corrupción de la que difícilmente puede salir ileso.
«No me toques los huevos, Eladio. Si le pisas el rabo a un tigre, es de esperar que te dé un zarpazo. Lo que pasa es que tú te has creído que todavía tienes treinta años. Pero ya nos vamos haciendo viejos, amigo». (Página 129)
  
 
 
OPINIÓN PERSONAL
 
Así era la cubierta original

No afloja el interés de esta serie a medida que avanza. Muy al contrario, no solo porque ya conoces muy bien al personaje, sino porque no decaen unas tramas con esa peculiaridad de un escenario cerrado como es una isla como Las Palmas en el que todos se conocen y cualquiera que viene de fuera en seguida es detectado.
Una novela negra, muy negra con unos personajes, tanto los principales como los secundarios, de auténtico lujo desarrollados en tramas cortas que no llegan a las trescientas páginas. Ideales para disfrutarlas y quedarte con ganas de más y sin cansar nunca.
 
¿No conoces aún a Eladio Monroy? Pues si eres aficionado a la novela negra, no sé a qué estas esperando.



VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.

6 comentarios:

  1. Mi escritor español de novela negra favorito, no me canso de recomendarlo.

    ResponderEliminar
  2. Pues no, no conozco a este personaje aún. Me tengo que poner las pilas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Pedro, ha vuelto a pasar: los enlaces a las anteriores novelas del autor no cumplen su función

    ResponderEliminar
  4. ¡Demonios! Voy a leer a ese calvorotas.
    Por cierto, los tipos duros no son los únicos que no leen poesía. Los semiduros, los blandos e incluso los caldosos tampoco la leen.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la presentación del autor xD
    Tengo muchas ganas de leer algo suyo!

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics