jueves, 3 de octubre de 2019

LOS TESTAMENTOS (MARGARET ATWOOD)


Los testamentos
Margaret Atwood


Título: Los testamentos
Autor: Margaret Atwood
Traducción: Eugenia Vázquez Nacarino
Editorial: Salamandra, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 508






 MARGARET ATWOOD

Esto es lo que la editorial nos cuenta de la autora:

Margaret Atwood (Ottawa, 1939) es una de las escritoras canadienses de mayor renombre internacional. Autora prolífica, ha cultivado diversos géneros literarios y su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Entre sus novelas destacan, además de Alias Grace (Salamandra, 2017), El cuento de la criada (Salamandra, 2017) y Ojo de gato, finalistas del Premio Booker, un galardón que obtuvo con El asesino ciego, su décima novela. En Salamandra ha publicado también Por último, el corazón (2016). Ha recibido asimismo el Governor General’s Award, la Orden de las Artes y las Letras, el Premio Montale, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el Premio Nelly Sachs, el Premio Giller, el National Arts Club Literary Award, el Premio Internacional Franz Kafka y el Premio de la Paz del Gremio de los Libreros Alemanes.


En este blog puedes encontrar las siguientes reseñas de libros de la autora:







ARGUMENTO de LOS TESTAMENTOS

Han pasado quince años de los sucesos narrados en El cuento de la criada. Tres mujeres muy diferentes entre sí van a ver como sus vidas confluyen de un modo inesperado. Dos de ellas son jóvenes, la primera generación que alcanza la mayoría de edad desde que existe el nuevo orden, aunque cada una viva a un lado de la frontera. La tercera es una tía, una de las que mayor poder tiene en el nuevo régimen de Gilead.






LOS TESTAMENTOS


Han pasado ya más de treinta años desde que en 1985 se publicó El cuento de la criada, una novela distópica en la que el papel de la mujer, relegada a un segundo plano, es el centro de una crítica social.
Ahora con Los testamentos, cierra los sucesos que se nos narraron en aquella primera novela en el que, aunque la historia de Defred queda abierta, en su epílogo se nos dan las pistas de por dónde van a ir los tiros en Gilead, puesto que la historia de Defred  nos la narra ella misma en unos casetes grabados que han aparecido entre las ruinas de una casa y que son comentados en un congreso de historia que estudia los sucesos que sucedieron en Gilead.
Sabemos pues que el régimen terminó fracasando, aunque no sabemos cómo, aunque si sabemos que dentro del régimen había un germen de resistencia, aquel que ayudaba a las mujeres a escapar al otro lado de la frontera, a semejanza de aquel llamado ferrocarril subterráneo que llevaba a los esclavos negros hacia su libertad en el Norte.

Si en El cuento de la criada la narración corría a cargo de una criada que contaba su vida en unas cintas grabadas, aquí la narración también será contada en primera persona, aunque lo hará a través de tres voces: Por un lado la del manuscrito hológrafo de tía Vidala, una de las mujeres con más poder en Gilead. Por otro lado se nos presentarán los testimonios de dos mujeres totalmente diferentes. La una niña nacida y criada en el nuevo régimen de Gilead. Por otra la de otra chica del otro lado de la frontera, allí donde las mujeres son libres.

Se amplía pues la visión de la sociedad que teníamos en la novela anterior, pues ya no será el punto de vista de las criadas el que se nos mostrará, sino el de otros estamentos diferentes y con poder como es el de las tías, las encargadas de reeducar a las mujeres, tanto a las que existían en Gilead, como el de las nuevas generaciones.
¿Cómo fue posible ese sometimiento de las mujeres? Eso es lo que conoceremos de primera mano por una de las tías fundadoras más importantes, una mujer que en el régimen anterior era una importante jueza a la que no le quedó otro remedio para sobrevivir que cambiar su papel.


Conoceremos por otra parte cómo era el papel de aquellas niñas que no conocían otro mundo ni otra manera de pensar que el que les han transmitido las tías y sus madres, porque la figura del comandante es algo que queda más lejano, pese que aquí lo conoceremos de primera mano por el testimonio de tía Vidala que tuvo que convivir y estar en estrecho contacto con el poder.
Un poder que había sufrido ya numerosas purgas (algo que queda claro en el epílogo de la primera novela) y que se mantenía en un difícil equilibrio intentando no ser víctimas de una nueva purga.
Aunque no menos importante es esa visión que tienen las nuevas generaciones sobre el papel de los comandantes:
«Lo que mi padre hacía allí dentro al parecer era muy importante: las cosas importantes que hacían los hombres demasiado importantes para que las féminas se entrometieran, porque su cerebro era más pequeño e incapaz de concebir grandes pensamientos». (Página 24)

Una novela con una carga de crítica social incluso mayor que en la primera, puesto que lo que se nos narra de primera mano es la vida de aquellos que hacían posible este nuevo régimen, no tan lejano a nosotros como pudiera parecer en un principio, porque pensamientos muy semejantes al que expongo en la siguiente frase, son posibles escucharlos cada vez con más frecuente por hombres con poder: Se ha dado y prometido demasiada libertad a las mujeres:
«Fue una crueldad desde el principio prometerles igualdad, ya que por naturaleza son incapaces de alcanzarla. Ya hemos iniciado la compasiva tarea de rebajar sus expectativas». (Página 215)






OPINIÓN PERSONAL

Foto de El búho entre libros para Instagram


Mucho me impactó en su día la lectura de El cuento de la criada, una novela que he releído hace un par de años, pudiendo comprobar en la relectura, como los sucesos que se nos narraban, por desgracia están ahora mucho más cerca de ocurrir que cuando los leí por primera vez.
Si tú eres uno de los fieles seguidores de la serie, olvídate de lo que en ella se nos cuenta después de la primera temporada, que seguía más o menos fielmente (aunque se alterase el orden en que se narraba en el libro para enganchar más al espectador) lo que se nos narraba en El cuento de la criada. El final de la novela (epílogo aparte) dejaba las manos libres a los guionistas para contarnos las aventura de Defred como ellos quisieran. Y eso fue lo que hicieron.
En Los testamentos no va a ser Defred la protagonista, ni se nos van a narrar sus aventuras en busca de la libertad. Los testamentos es una novela que está muy lejos de ser un thriller (que en el fondo es en lo que se convirtió la serie televisiva en la segunda temporada), para ser un análisis de cómo fue posible reconvertir a la sociedad de ese modo y llevar a la mujer al papel al que se la llevó. Cómo convertir una sociedad en un régimen teocrático en el que los hombres eran los dominadores. (Dicho sea de paso, hay planteamientos políticos actualmente en diferentes países que no difieren en mucho de esto)
A partir de ahí, la autora nos muestra las fortalezas y las debilidades del ser humano, de su lucha por la supervivencia, de su afán de cambiar las injusticias o de perpetuarlas.
No voy a decir cuál de las novelas es mejor, porque las dos me han gustado, si bien está claro que Los testamentos no tendría sentido sin la existencia previa de El cuento de la criada. Que esté hablando de una equiparación entre ambas, es una clara señal de que la novela, pese a las altas expectativas con las que la he leído, no me ha defraudado para nada. Son dos caras de la misma moneda, que nos permite ver en mayor profundidad la existencia de una sociedad injusta. Un alegato a favor de las mujeres que da gusto leer. Yo por lo menos, he disfrutado mucho con esta lectura, de ahí que la califique con la máxima nota, porque novelas como ésta que ayuden a analizar la sociedad actual, son muy necesarias.




VALORACIÓN: 10/10


Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


              

2 comentarios:

  1. No es una novela que tuviera prisas por leer, pero ahora me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, no sé si me convences... Me encanta Margaret Atwood, es una de mis autoras imprescindibles, pero también te digo que "El cuento de la criada" es la novela que menos me ha gustado de ella. Así que no sé yo si me animo con "Los testamentos", teniendo tanto bueno como tiene... Mi preferida hasta la fecha es "Penélope y las doce criadas", que te recomiendo muchísimo ;-) Besos.

    ResponderEliminar

Analytics