miércoles, 10 de abril de 2019

UN EPISODIO NACIONAL (CARLOS MAYORAL)


Un episodio nacional
Carlos Mayoral



Título: Un episodio nacional
Autor: Carlos Mayoral
Editorial: Espasa, 2019
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 309







 CARLOS MAYORAL

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Carlos Mayoral (Villaviciosa de Odón, 1986). Escritor y articulista. Escribe relatos y artículos en Jot DownEl Español y La voz de Larra, su blog. Su cuenta, @lavozdelarra, tiene decenas de miles de seguidores. Es autor de Etílico y Empiezo a creer que es mentira. Esta es su primera novela.






ARGUMENTO de UN EPISODIO NACIONAL

El 2 de julio de 1888 los vecinos de la calle Fuencarral de Madrid despertaron con el incendio en el número 109 de dicha calle, cuando acudieron a apagar las llamas encontraron horrorizados el cadáver de una mujer cosido a puñalada y cubierta con trapos impregnados en petróleo ardiendo.
Un crimen que conmovió a la opinión pública y en cuya investigación se vio involucrado Melquiades, un joven venido de provincias para hacer carrera literaria en Madrid y Benito Pérez Galdós que era su mentor.






UN EPISODIO NACIONAL

El título de la novela, Un episodio nacional, hace referencia a Los episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, porque ésta es una novela que tiene a éste célebre autor como eje fundamental de la misma.
Esta novela es lo que denomina metaliteratura, no sólo por tener la vida de un escritor en el centro de la misma, sino porque junto a Benito Pérez Galdós desfilarán más figuras literarias por la misma, comenzando por Emilia Pardo Bazán de la que se nos narrarán sus amores con Galdós, Pío Baroja, Lázaro Galdiano, Leopoldo Alas, Valle Inclán, Unamuno y algunos más.
Conoceremos no solo parte de su obra, sino qué se decía, qué se pensaba de su literatura, cómo veían ellos sus escritos… Literatura.

Por más fantasioso que pueda parecer, Un episodio nacional está basado en una historia real sucedida en Madrid y en el juicio contra los autores de dicho crimen, en un proceso recogido en mil páginas en las que se basa parte de la historia que aquí se nos cuenta. Os aconsejaría que no corrieseis a buscar información en Internet de dicho suceso y esperaseis a terminar de leer la novela, para no destrozaros a vosotros mismos parte de su final, porque el resultado del juicio fue el que fue y eso no se cambia por supuesto en la novela.

Un episodio nacional es una novela difícil de circunscribir a un solo género, porque por una parte es una novela histórica, no sólo por los hechos reales que en ella se nos cuenta y por los personajes históricos que por ella se pasean, sino por el dibujo de esa España y ese Madrid de finales del siglo XIX que en ella se nos plasman.
Pero por otra parte, también tiene mucho de novela negra, de ese suspense de un crimen y del juicio a los presuntos autores del mismo que aquí se nos narra.


Por una parte, un narrador omnisciente nos va contando la historia desde el punto de vista de Galdós, momentos que aprovecha el autor para de paso mostrarnos qué era lo que opinaba el autor sobre la literatura, sobre cómo pensaba él que debía escribirse.
«El motor de una narración siempre tiene que estar dirigido por el ser humano., Ha de ser él quien le dé vida a esta novela o a cualquier otra, porque solo él puede aportar una perspectiva para esas evocaciones de las que me habla». (Página 31)

Por otro lado, la narración avanza también narrada en primera persona por Melquiades, ese joven escritor venido de provincias, al igual que en su día lo hizo Galdós, para abrirse camino en el mundo literario.
Aprovecha Carlos Mayoral la figura de Melquiades para mostrarnos cómo es la figura literaria de Galdós vista desde fuera:
«Su triunfo tenía que ver no tanto con el pensamiento como con la acción, pues de toda conversación extraía un párrafo, de un simple apretón de manos sacaba dos o tres páginas, de una caminata junto a dos paisanos conseguía produje literatura. Ese era el verdadero Galdós, el que se mezclaba con sus personajes de novela, el que formaba parte de su misma narración» (Página 33)

Hay un protagonista añadido en la novela además de sus personajes: la ciudad de Madrid, ésa que Galdós amó y no dejó de mostrarnos en muchas de sus novelas. Aquí se nos mostrará de punta a cabo, pues para hacer mover más a Galdós por la ciudad, incluye el hipódromo y la cárcel Modelo que estaban en los extrarradios.
Al final de la novela hay un plano del Madrid de la época en la que el autor marca los sitios en los que aparece Galdós a lo largo de esta novela. Un detalle muy curioso y que es de agradecer, porque podéis irlos consultando con facilidad en el momento en que en la novela se mencione algún punto de la ciudad por la que pase Galdós.
«Cuando te empapas del Madrid de Galdós, la villa se transforma, se convierte en la ciudad descubierta por el escrito4r, y a todos nosotros nos toca observarla con los matices que nos proporciona su prisma, con los rincones personales que nos ha transmitido, con esos personajes que ha liberado. Cuando uno lee a Galdós, deja de ver la ciudad con los mismos ojos y pasa a verlos con los del propio Galdós». (Página 34)


La novela, además de los amores de Galdós con Emilia Pardo Bazán, va a narrarnos todo lo que sucedió en torno a dicho asesinato, con el juicio final a los presuntos autores del mismo, lo cual aprovecha >Carlos Mayoral para, de un modo muy galdosiano, describirnos la sociedad de la época. Por eso veremos muy diferentes personajes y ambientes del Madrid de aquella época.
«Lo que cada día quedaba más claro era que todo lo que rodeaba a aquel caso era simple decorado, Un decorado de cartón por el que nos movíamos los personajes, conscientes de que todo lo que viésemos o tocásemos no era real. Había sido colocado ahí por alguien o algo mucho más poderoso». (Página 300)

Una época muy interesante porque fue el comienzo del poder de la prensa, de su influencia como medio de opinión para movilizar a la opinión pública y forzar de ese modo cambios políticos impensables hasta esos momentos.




OPINIÓN PERSONAL

Vaya por delante que soy un gran aficionado a Galdós desde que descubrí casi en mi infancia a este autor a través de sus Episodios Nacionales, esos a los que hace alusión el título de esta novela. Los devoré en una edición muy especial, de esas que hoy día no se hacen pero que ahora mismo confieso que sería incapaz de leer, por el tamaño de su letra, por ese papel cebolla que además dificulta su lectura aún más.
Un episodio nacional es todo un homenaje a Galdós, que disfrutarán sin duda los aficionados a este autor sin sentirse abrumados por datos sobre el autor que ya puede conocer. Pero al mismo tiempo, espero que sea un modo de que las generaciones actuales conozcan y disfruten a un autor que, pese a los años transcurridos, sigue siendo por su lenguaje narrativo muy entretenido. Porque no va a las grandes epopeyas, sino a los hechos cotidianos, a las gestas del día a día. Por eso sus episodios Nacionales son tan entretenidos, porque nos narran los grandes sucesos históricos vividos por el propio pueblo.

Una novela que rescata un suceso real de esos que marcan un Madrid negro junto a otros grandes crímenes de la historia de esta ciudad. Un crimen y un juicio que no os dejará en absoluto indiferente cuando lo leáis a través de las páginas de Un episodio nacional. Porque lo que se nos narra es verídico, por más que en algún momento pueda parecer fruto de la invención del autor. Tan verídico como los amores entre Galdós y Pardo Bazán, una mujer tan adelantada a su tiempo que parece pura invención literaria.

Y todo ello ambientado en un Madrid en parte ya inexistente, pero que en otra parte ahí sigue estando presente, que será una delicia para los amantes de esta ciudad. Esa ciudad en la que como dicen los personajes de esta novela, terminas siendo una parte de la misma en cuanto llevas un poco de tiempo viviendo en ella.

Una novela para disfrutar de Madrid, del siglo XIX y de la literatura de Galdós.




VALORACIÓN: 8/10


Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2019, pincha AQUÍ


                 


6 comentarios:

  1. buena recomendación la de no buscar información antes de tiempo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta también Galdós. Devoré hace años las dos primeras tandas de los Episodios Nacionales, pero mi edición era más cómoda, que era del Círculo de Lectores y la letra era grandecita. Así que me tientas mucho con esta novela. Creo que la disfrutaría mucho, así que bien apuntada me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Buenaas!
    Pues no lo conocía, pero veo que lo has disfrutado muchísimo ^^
    Gracias por la reseña! <3

    ResponderEliminar
  4. Pedro, yo también soy muy fan de Benito Pérez Galdós y de sus Episodios Nacionales, ¡ojalá todos los profes de Historia fuesen como Galdós! Mira que explicaba con gracia, con acierto, con distancia y desde todos los ángulos... hasta con humor. Por eso me ha llamado la atención esta novela que hoy traes, y, mira, no me extraña nada que esté basada en un hecho real del Madrid del XIX, si es que la realidad siempre supera a la ficción. Me la llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ando poco a poco con los Episodios Nacionales, a mi ritmo =)
    Me parece muy interesante... me lo llevo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. A mí me ha encantado, sobre todo ese modo reposado de narrar y la narración a dos voces. Es fácil imaginarse ese Madrid de contrastes, tan lejano y tan próximo. Un beso

    ResponderEliminar

Analytics