martes, 27 de noviembre de 2018

LA MAESTRA DE TÍTERES (CARMEN POSADAS)


La maestra de títeres
Carmen Posadas


 
FICHA TÉCNICA

Título: La maestra de títeres
Autor: Carmen Posadas
Editorial: Espasa, 2018
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 478








CARMEN POSADAS

Esto es lo que la editorial nos cuenta de la autora:

Uruguaya de nacimiento, Carmen Posadas reside en Madrid desde 1965, aunque pasó largas temporadas en Moscú, Buenos Aires y Londres, ciudades en las que su padre desempeñó cargos diplomáticos.
Comenzó escribiendo para niños y en 1984 ganó el Premio del Ministerio de Cultura al mejor libro infantil de ese año. Es autora, además, de ensayos, guiones de cine y televisión, relatos y varias novelas, entre la que destaca
Pequeñas infamias, galardonada con el Premio Planeta de 1998, que recibió excelentes críticas en The New York Times y en The Washington Post.
Sus libros han sido traducidos a veintitrés idiomas y se publican en más de cuarenta países. La acogida internacional, de lectores y de prensa especializada, ha sido inmejorable. En el año 2002 la revista Newsweek saludaba a Carmen Posadas como «una de las autoras latinoamericanas más destacadas de su generación».
Su última novela, 
El testigo invisible, continúa la línea de éxito entre los lectores. 

Carmen Posadas también ha sido galardonada con el premio Apel·les Mestres de literatura infantil y el Premio de Cultura que otorga la Comunidad de Madrid.






ARGUMENTO de LA MAESTRA DE TÍTERES

Beatriz Calanda es la favorita del público y de las revistas de corazón, que se han convertido en su modo de vida (y en la de los cuatro maridos que ha tenido)
Pero ¿cómo comenzó todo? ¿Quién es en realidad Beatriz Calanda) 
«¿Cómo había empezado todo? Nadie lo sabía. Ni siquiera Beatriz, puesto que los capítulos más tempranos e interesantes de su existencia hace años que habían naufragado, como naufragan las verdades incómodas, ahogadas bajo nuevas y más convenientes versiones de los hechos, interpretaciones que, de tanto repetirse, acaban convirtiéndose en más verdaderas que la realidad». (Página 19)







LA MAESTRA DE TÍTERES

La maestra de títeres es en gran parte la historia de Beatriz Calanda. Y con ella la de su madre Ina y la de sus cuatro hijas. Una narración que se realiza en primera persona por sus protagonistas, que nos mostrarán siempre su punto de vista. ¿Qué tiene la historia de esta mujer para cautivar así a los lectores de prensa del corazón? ¿O a nosotros lectores de esta historia?
«Quizá le confesara cómo no entendía en absoluto por qué ella y su vida siempre habían tenido tantísimo interés para la opinión pública. (“Al fin y al cabo, ¿qué he hecho yo? Nada del otro mundo, solo crear una familia e ir donde el corazón me lleve”)». (Página 17)

Una historia que va dando saltos en el tiempo delante y atrás, sin que eso suponga un esfuerzo adicional al lector para entender esta historia. Una historia que en realidad no comienza con Beatriz sino con la vida de su madre Ina, que en realidad no fue española sino adoptada por un matrimonio español que se la trajo consigo cuando volvió a España después de hacer una fortuna en las Américas.
Con Ina conoceremos el Madrid de la posguerra, mientras que con Beatriz viviremos sobre todo la España de la transición, ese periodo de nuestra historia poco transitado por la literatura. Toques de novela histórica sin que realmente llegue a serlo, por más que veamos desfilar, siquiera de pasada, como quien hojea los “santos” de las revistas del corazón, toda una serie de personajes populares y conocidos. Pero no son ellos los protagonistas, meros comparsas en una vida singular, la de una mujer que de la nada se hizo a sí misma, muy por encima de los maridos aparentemente muy famosos (un actor de moda, un escritor, un aristócrata y un banquero) que terminan siendo una sombra de sí mismos cuando están a su lado.

¿Cómo pudo llegar hasta tan alto ella que en principio no era nada? ¿Cuándo se dio cuenta de dónde está realmente el dinero y el poder en este país?:
«Se fijó primero en otros conocidos que se dedicaban a rentabilizar su condición de tales viviendo de su imagen. Exactores, excantantes o toreros por ejemplo, que se habían dado cuenta de que ganaban bastante más dinero hablando de sí mismos en las revistas y platós de televisión que subiéndose a un escenario o jugándose la vida ante un toro». (Página 127)

Podría tomarse La maestra de títeres como una mordaz crítica del mundo del famoseo. Pero por mucho que nos muestre ese mundillo, va mucho más allá.
«Daba igual que uno fuera peluquero que no peina, cantante que no canta, escritor que no escribe o director de orquesta que no dirige, todos encontraban en este tipo de programas su particular sinecura». (Página 128)

En realidad, la historia de Beatriz Calanda es la historia de una gran mentira. O mejor dicho, la mezcla de grandes mentiras con grandes verdades. Aunque poco importa eso, porque nosotros lo que veremos es quién es realmente Beatriz, a la que veremos evolucionar a lo largo de las páginas de la novela.
«“La verdad no interesa a nadie”, eso era lo que solía decirles mami siempre a ella y a sus hermanas». (Página 126)

Tal vez, por más que aparente ser solo una frase que ella vende muy bien a la prensa, Beztriz solo sea una madre con cuatro hijas (la historia de la relación con sus hijas es también muy interesante), una por cada uno de los matrimonios que ha tenido:
«Para ella, la familia era lo primero, y lo segundo, y lo tercero (esa era una frase que mami repetía siempre en sus exclusivas y gustaba un montón)». (Página 17)

Disponte pues a conocer la vida de esta mujer, que te sorprenderá hasta la última página con una vida de verdades y mentiras:
«La manera más eficaz de “reescribir” una vida es mezclar con descaro verdades con grandes mentiras». (Página 442)







OPINIÓN PERSONAL

La maestra de títeres es una novela en la que en muchos momentos tuve la sensación de que no pasaba nada, pero que por otra parte me tenía enganchado, porque el personaje de Beatriz es fascinante. Aunque también es verdad que un personaje aparentemente secundario como puede ser el de su madre Ina, hay momentos en que le roba la cartera y el protagonismo a la propia Beatriz.
También hay que reconocer que es un libro que, salvo sus doscientas últimas páginas, no tiene un ritmo vertiginoso (es lo malo que tiene venir de un par de novelas vertiginosas). Es de esos libros en los que, aún estando atrapado a sus páginas, tuve la sensación de que no avanzaba, de que llevaba un ritmo lento de lectura. Es algo que me ocurre con algunos libros, aunque probablemente sea más un problema de tamaño de letra y espaciado de páginas que otra cosa).

Una novela muy bien escrita y pensada, porque la estructura que tiene es muy compleja, no tanto por sus personajes (a pesar de haber varios narradores) sino por sus constantes saltos adelante y detrás sin que por ello se nos descubra anticipadamente el final de ninguna de las historias, ni nos sintamos perdidos en la narración

Una novela que sin pretender ser una novela histórica, lo cierto es que nos da unas pinceladas muy buenas sobre lo que fue el Madrid de la postguerra y el de la transición.


VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                


6 comentarios:

  1. Me parece una novela muy interesante, no me importaría leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con tus impresiones. Besos.

    ResponderEliminar
  3. que bien eseñas Corto claro
    me ha encantado encontrarte

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que me gustaría bastante, así que tomo buena nota. Y a ver si me estreno con la autora.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Es lo que más me gustó de ella, ese marco histórico de postguerra que le da un toque dulzón nostálgico a ciertas situaciones.

    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  6. Una autora pendiente, tengo un par suyos en casa esperando turno, pero me apunto también este que pinta muy bien =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics