martes, 6 de noviembre de 2018

REINA ROJA (JUAN GÓMEZ-JURADO)


Reina roja
Juan Gómez-Jurado


 

FICHA TÉCNICA

Título: Reina roja
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial: Ediciones B, 2018
Encuadernación:
Páginas: 568








JUAN GÓMEZ-JURADO


Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) es periodista. Ha pasado por las redacciones de algunos de los principales medios españoles. Sus novelas El paciente y Cicatriz, la más reciente, se publican en más de cuarenta países, se han convertido en best sellers mundiales y han conquistado a millones de lectores. En Hollywood hay planes para adaptar varias de ellas a la gran pantalla.


En este blog puedes encontrar las siguientes reseñas de novelas del autor:








ARGUMENTO de REINA ROJA


Antonia es una mujer muy especial. «No es policía, no es criminalista. Nunca ha empuñado un arma, ni llevado una placa, y sin embargo ha salvado decenas de vidas».
Es la encargada de resolver los casos más difíciles que le encarga un grupo muy especial y secreto de la policía.

Jon es un buen policía. Pero en su afán de ayudar a una prostituta comete un grave error. Como “castigo” a su acción y para evitarle la cárcel, será el encargado de custodiar y ayudar a Antonia en un nuevo caso.
Que lo consigan y salgan vivos, no va a ser nada fácil.






REINA ROJA


Han pasado ya tres años desde la publicación de Cicatriz, su última novela para adultos. Que no es que no haya estado sin publicar nada, que entre otras cosas ahí están sus novelas infantiles de la serie Alex Colt, o su libro sobre La Guerra de las Galaxias La fuerza para cuñaos.
Le pregunté en el encuentro que tuvimos un grupo de blogueros con él que cuándo iba a escribir un thriller ambientado en España, pues si no tenemos en cuenta La leyenda del ladrón que está ambientada en el siglo de oro español, los escenarios nunca son españoles.
Aquí está la respuesta: un thriller ambientado en España. Además el escenario principal es Madrid, en el que incluye el Hotel las Letras (muy utilizado por las editoriales para encuentros con autores y que por eso visito con cierta frecuencia). Y por si eso fuera poco, con muchos guiños a Joaquín Sabina, del que toma para este libro fragmentos de sus canciones, como por ejemplo este que utiliza Jon, su policía protagonista:
«Si lo que quieres es vivir cien años, piensa Jon, no vivas como vivo yo». (Página 514)

Probablemente éste sea su thriller más negro, porque además de su ritmo trepidante tan propio de un thriller, tiene muchísimos componentes de novela negra, tanto por las personalidades de sus protagonistas, como por la del personaje al que se enfrentan.
Pero todo ello contado con mucho sentido del humor, que hace que una historia que, sin entrar en más detalles para no destripar nada del argumento, puede resultar en algunos momentos muy dura, quedé rebajada por esas risas o sonrisas que el autor arranca al lector.
De ello se encarga fundamentalmente el personaje de Jon, un personaje cargado de virtudes y también de defectos, pero que es capaz de reírse de sí mismo.
«Cada uno usamos la cabeza para una cosa. La mía vale para allanar puertas». (Página 135)

Al margen de la trama y la acción, sin duda lo mejor de la novela son sus dos protagonistas. Tan tan buenos, que si los lectores responden, que lo harán, tendrán continuación.
Son tan buenos porque no son perfectos. Tienen muchas virtudes, pero también muchos fallos. De hecho el arranque de la novela nos presenta la peor cara de Jon, enredado en un delicado asunto, nada más y nada menos que poner pruebas falsas para incriminar a un hombre, por más que fuera un chulo indeseable.
Jon, un armario de tres cuerpos que no para de insistir que él es grande, pero no gordo:
«Yo si soy la policía, piensa Jon. Lento, confiable. Pero no un elefante, no estoy gordo». (Página 117)

Y como pareja tiene a Antonia, un auténtico genio deductivo, con un coeficiente intelectual de esos que figuran en el libro de los records.
Eso sí, con sus puntos flacos, muy flacos, esos que hacen necesaria la presencia de un hombre como Jon para que pueda actuar: Depresiva en grado máximo. Si bien es verdad que no le faltan motivos, con su marido tres años ya en coma por un asunto de la que ella se culpa y que entre otras cosas han hecho que pierda la custodia de su hijo.
El resto, sus grandes capacidades para ella no sirven de nada si no puede tener con ella a aquellos que quiere.
«Lo que Antonia hace es algo que nunca creyó posible. Para ella los desafíos se quedaban siempre cortos. (…) A diferencia de otros superdotados, que casi siempre optaban por el campo de la física o de las matemáticas, donde el raciocinio puro les ofrecía recompensas intelectuales, a Antonia no le gustaban los números». (Página 128)

Juntos formarán parte de un equipo al mando de Mentor y con una forense que lleva en su furgoneta todo un laboratorio de pruebas, encargado de casos que ni siquiera verán muchas veces la luz pública. Casos delicados que comprometen a personas importantes o con mucho dinero.
Sus métodos y sus medios no tienen nada que ver con los de la policía, porque ellos son otra cosa:
«La policía es lenta, segura, predecible. Es un elefante que agacha la cabeza, se fija una meta y arrastra todo a su paso, Nosotros somos otra cosa». (Página 117)









OPINION PERSONAL

Tres años de espera nos ha tenido Juan Gómez-Jurado. De ahí que las expectativas ante Reina Roja, su nueva novela, sean tan altas. Pues bien: no solo no he quedado defraudado, sino que he quedado encantado con un thriller de esos que se lee en un periquete, que te mantiene enganchado a sus páginas y que a su término te deja con ganas de más, algo que promete el autor.
Una novela vertiginosa que por momentos requeriría que el lector se tomase una de esas pastillas que frenan a Antonia cuando su mente está a punto de estallar con tantos estímulos externos. Porque lo cierto es que no deja ni un segundo de respiro.

Pero no se trata solo del ritmo. También se trata de sus personajes, de esa pareja formada por Jon y Antonia a la que es imposible no cogerles cariño. Y eso que componente sexual entre ellos no hay ni va a haber, porque Jon es homosexual confeso. Así que por ese lado ya sabemos que no va a avanzar la relación de ambos.

A ello hay que unirle el humor que recorre toda la novela. Me encantan las novelas negras con su toque de humor. Sin duda un aceite que permite que escenas que pueden ser muy duras entre con mayor suavidad sin dejarnos sensaciones demasiado desagradables.

Por todo ello, Reina roja es una novela muy recomendable para aquellos que buscan una lectura a la que engancharse.





VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                

6 comentarios:

  1. La compré en preventa, así que el jueves ya podré leerla, ¡qué ganas!, justo a tiempo para el puente.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya la tengo, ahora a esperar el momento de leerla.

    Buena reseña.
    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Pues no pinta nada mal. No me importaría leerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué ganas tengo de leerla! Y tras leer tu reseña, me apetece aún más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con tus impresiones. Yo la he devorado.
    Besos.

    ResponderEliminar

Analytics