martes, 5 de junio de 2018

LEJOS DEL CORAZÓN (LORENZO SILVA)


Lejos del corazón
Lorenzo silva



FICHA TÉCNICA

Título: Lejos del corazón
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino, 2018
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 279







LORENZO SILVA

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor.

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, Las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetasLa sustancia interiorEl urinarioEl ángel oculto, El nombre de los nuestrosCarta blanca (Premio Primavera 2004), Niños ferocesMúsica para feos y Recordarán tu nombre.
En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligroLa aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores de la Guardia Civil Bevilacqua y Chamorro. Con uno de sus títulos, El alquimista impaciente, ganó el Premio Nadal 2000 y con otro, La marca del meridiano, el Premio Planeta 2012. 
Desde 2010, es guardia civil honorario.

En este blog puedes encontrar las reseñas de:







ARGUMENTO de LEJOS DEL CORAZÓN

En esta ocasión, Bevilacqua y Chamorro tienen que ir a Algeciras, donde han secuestrado a un joven de veinticinco años, un empresario que ha desaparecido en la zona del Campo de Gibraltar, pero al que tras pagar el rescate no se tienen noticias de él.
Un empresario que está siendo investigado por la guardia civil por una serie de delitos informáticos.
Para localizarlo tendrán que moverse en un lugar en el que blanquear el dinero negro que circula gracias al narcotráfico y el contrabando, es tan necesario como respirar. Un lugar que está lejos del corazón.






LEJOS DEL CORAZÓN

Cuando se cumplen los veinte años de la publicación de la primera novela con Bevilacqua como protagonista, es la undécima entrega de la serie.




-El lejano país de los estanques (1998). Premio El Ojo Crítico 1998.
-
El alquimista impaciente (2000). Premio Nadal.
-La marca del meridiano (2012) Premio Planeta
-Tantos lobos (2017)

No sé si será el aniversario, lo que ha determinado que Bevilacqua esté en esta novela más reflexivo y sentimental que nunca, contemplando el paso del tiempo. Basta si no con ver como arranca la novela:
«Quizá el mayor reto del arte de vivir consista en haber descubierto una manera de seguir prendido a los días cuando la vida empieza a mandarte señales de que has empezado a ser prescindible. Y quizá no exista una señal comparable a la que me tocó recibir aquella mañana en la explanada barrida por el viento glacial que bajaba de la sierra: la de ver a uno como tú, pero mejor armado, más limpio y con más hambre de todo, en el sitio exacto que tú ocupaste años atrás».

Sí, el hijo de Bevilacqua ha decidido hacerse Guardia Civil y está jurando bandera en Baeza. De ahí que los recuerdos sean casi inevitables y le lleven al comienzo de su carrera:
«Yo había estado ahí, donde ahora estaba él, una fría mañana de casi treinta años atrás, formando y dispuesto a jurar una bandera en la que creía como en cualquier otra: más bien poco, o en todo caso menos que la mayoría de mis compañeros». (Página 14)

Una carrera de la que no se siente en absoluto arrepentido, sobre todo si intenta imaginar cómo hubiera sido su vida si hubiera ejercido de psicólogo, aquello para lo que estudió:
«Prueba a imaginarme, a mis cincuenta y tres tacos, que sé yo, como subdirector de recursos humanos de alguna empresa, que es algo para lo que se supone que habría servido mi título de Psicología. Entrevistando chavales para cometerlos a condiciones esclavistas, odiando cada mañana al director y sin otro horizonte de aventura que intentar la hazaña grotesca de liarme con la primera becaria que se ponga a tiro». (Página 25)

Ese repaso nostálgico al pasado, le lleva a reflexionar sobre su compañera chamorro:
«Aunque con el tiempo había ganado malicia, jamás se había permitido convertirla en retorcimiento. Seguía siendo tan limpia y tan de verdad como aquella veinteañera pudorosa que muchos años atrás habían puesto a mis órdenes, sólo que ahora era mucho más fuertes. En ella, bien que lo sabía, tenía uno de los puntales de mi fortuna». (Página 38)

Una Chamorro que no se corta desde luego con Bevilacqua:
-¿Todas las conversaciones que os echáis tienen este nivel?-Cosas del subteniente. Es un intelectual desaprovechado por culpa de la empresa. (Página 246)

En esta novela son constantes las referencias a una serie de culto: The Wire. Incluso para describir la peculiar situación de la zona del Estrecho:
-Esto es la grieta social al borde de la grieta del mundo. Para jartarse de rodar películas si aquí tuviéramos quien las hiciera. Al lado de esto, Baltimore es Barrio Sésamo. Aquí al pobre McNulty no le duraba la placa ni la primera temporada. (Página 244)

Ese es otro de los grandes aciertos de la novela: su ambientación el Algeciras y el Estrecho. Mucha gente seguramente pensará que deprisa y corriendo se ha puesto Lorenzo Silva a escribir su novela ante la avalancha de noticias que allí se están produciendo. Sin ir más lejos, desde que se publicó la novela, raro es el día en que no ha salido una noticia violenta en los telediarios que ocurriera allí.
Sin embargo, es imposible escribir, editar imprimir y publicar una novela en tan corto tiempo. De hecho en el mes de noviembre cuando publicó Tantos lobos, ya anunciaba Lorenzo Silva la ubicación de esta novela.
De paso, os dejo la entrevista con él, en la que hablamos mucho de los personajes de esta serie.





Tanto se ha hablado estos días del narcotráfico en la zona, que pensaba que ese era el tema fundamental de la novela. Sin embargo, es solo una pequeña parte de la misma, l que genera violencia eso sí. Porque sobre todo va encaminada a hablarnos del que se prevé que será uno de los grandes problemas para la policía en un futuro que ya está aquí: los delitos informáticos. Algo para lo que según nos dice la novela, ni la policía, ni los jueces, ni mucho menos la legislación, están suficientemente preparados o puestos al día.
Y dentro de ese apartado nos hablará y mucho de los “bitcoins”, la moneda virtual, auténtico motor de esta novela.

Puede estar nostálgico, ver que su tiempo se está acercando a su fin, que la jubilación no está muy lejana (algo de lo que habla en esta novela). Pero como podéis ver, su lengua crítica no ha perdido ritmo y sigue tan afilada como siempre.
De hecho las críticas a la situación española no han cesado en esta novela. Así por ejemplo, a raíz de un monumento destruido en la guerra civil por una partida de anticlericales nos dice:
«Ahora ya no había casi fe, ni anticlericales, ni el país se consagraba a otro culto que la jornada de la Liga». (Página 34)

Y hablando de nostalgia, la banda sonora en esta novela es muy importante, con temas que tienen mucho que ver con el desarrollo de la trama y sobre todo con una canción que le va a dar el título a la novela y de la que probablemente le venga ese tono nostálgico. Es lo que tiene la música italiana, una música que para los de la generación de Lorenzo Silva (en la que más o menos puedo incluirme yo) tuvo mucha importancia.
Por eso os dejo el tema Lontano dagli occhi en su versión original, que a mí me gusta más que la moderna, aunque las dos se citan en la novela.



Este es el estribillo
«Lejos de los ojos,
lejos del corazón,
y tu estás lejos,
lejos de mí».







OPINIÓN PERSONAL

Nunca me defrauda Lorenzo Silva y ésta no ha sido la excepción, con una novela de temática muy actual, no sólo por constatar el hecho de que Algeciras se está convirtiendo en un polvorín por culpa del narcotráfico y del dinero negro, sino por la propia temática de la novela, que más que del narcotráfico va de las monedas virtuales, esos bitcoins de los que todo el mundo habla y pocos saben realmente en lo que consisten.
Es de agradecer también esos constantes cambios de escenario a los que el autor nos tiene acostumbrados novela tras novela, llevándonos en esta ocasión al Estrecho para mostrarnos otra realidad.
Los personajes siguen su evolución en esta novela. Bevilzcqua ya con sus cincuenta y tres tacos como él mismo dice, Chamorro olvidándose de una maternidad que ya no llegará, Arnau con un aplomo que crece día a día y que ha ganado ya la confianza de Bevilacqua que le permite realizar sus propios interrogatorios y la cabo Salgado, cada vez más lanzada para adelante.
Un universo de personajes enmarcados en la Guardia Civil a la que el autor novela tras novela sigue rindiendo homenaje.

Si eres seguidor de la serie, esta novela no te defraudará.




VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2018, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:


                    

6 comentarios:

  1. ¿Y si nunca has leído un libro de esta serie? ¿llegarás a entender a los personajes o será mejor empezar por el primero? Estas son las dudas que me asaltan y por eso no me he estrenado todavía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen te contesto yo con permiso de Pedro. Yo esta serie la comencé bien avanzada con La marca del meridiano que me encantó pero no seguí la siguiente. Después vino Donde los escorpiones y a partir de ahí ya me declaro fan incondicional de Silva. Se puede leer de forma independiente sin problema, aunque los pesonajes van sufriendo una evolución, lo pillas muy bien.
      Besos

      Eliminar
  2. Acabo de comenzarlo, no podía quedarme sin leerlo, soy fan total de los protas y del autor...te leo a saltitos no se me desvele nada que no se deba desvelar, jajaja.

    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  3. Sólo he leído el primero de esta serie, que me gustó mucho. A ver si me animo de una vez a continuar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la pareja protagonista, a ver si continúo con la serie, que solo he leído los dos primeros =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha encantado, Pedro. Eso de las bitcoins es complejo de entender, pero leer a Silva siempre es una delicia y no cabe duda que el Campo de Gibraltar entre el puerto de Algeciras, el paraíso fiscal a la vuelta de la esquina y el que tenga un poco de habilidad con la informática puede estar jugando con cualquiera sin que ni siquiera seamos conscientes.
    Besos

    ResponderEliminar

Analytics