domingo, 9 de junio de 2013

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES (STIEG LARSSON)




FICHA TÉCNICA

Autor: Stieg Larson
Título: Los hombres que no amaban a las mujeres
Encuadernación:Tapa blanda
Editorial: Destino
Páginas:672






Hace cinco años que hice esta reseña del libro, que una vez modificada os presento ahora en este blog. Lejos estaba de suponer la importancia que Los hombres que no amaban a las mujeres iba a tener para la novela negra, pues no solo supuso el desembarco de numerosísimos libros de la que se ha denominado novela negra nórdica, sino que el relanzamiento del género, supuso también un estímulo para nuevos y viejos escritores españoles.



ARGUMENTO



Los hombres que no amaban a las mujeres es una mezcla de dos series televisivas "Caso abierto" y "Sin rastro", porque Henrik Vanger, un importante industrial sueco viendo la muerte cercana, no quiere morir sin descubrir el misterio que le obsesiona desde hace treinta años: La desaparición de su sobrina Harriet Vanger. Desaparición o asesinato, posibilidad esta última que es en la que el realmente cree. Situación que se produjo en un día en que un accidente de tráfico dejo aislada la isla en que estaban al quedar cortado el puente de acceso al continente.
Para resolver el misterio contrata a Mikael Blomkvist, un periodista económico que en estos momentos está pasando un mal momento pues acaba de perder un juicio por una información en la que ha sido acusado de difamar a un industrial sueco.
Para ello tendrá que investigar a la amplísima familia Vanger, una familia muy peculiar, porque como se nos dice en el libro:
«Todas las familias tenían trapos sucios que lavar, pero la familia Vanger necesitaba una lavandería para ella sola.» (Página 198).


Y lo que va a descubrir es una serie de crímenes:
«No se trata de un loco asesino que haya enloquecido de tanto leer la Biblia. Simplemente es uno mas de esos cabrones que siempre han odiado a las mujeres.» (Página 44)





LA NOVELA


El problema de las buenas novelas es que como un potente foco, iluminan todas las que le rodean y te permiten ver la realidad. Porque al igual que las viejas damas que buscan lugares con poca luz y ocultan sus arrugas tras una gruesa capa de maquillaje, muchas novelas se esconden tras potentes focos dirigidos contra las demás impidiendo su visión, o tras una gruesa capa de marketing, o tras mucha palabrería en prensa o televisión.
Pero cuando aparece una gran novela (lo que brilla con luz propia nadie lo pueda apagar que cantaba Silvio Rodríguez), pone de manifiesto su burdo montaje.


Porque nos delata que no puede justificarse todo a que es un puro entretenimiento, que hay novelas que están hechas sólo para pasar el rato y que no aspiran a convertirse en obras maestras de la literatura. Lo cual no deja de ser una gran mentira, porque si bien es cierto que todo autor espera a ser muy leído (lo que equivale a decir que ha vendido muchos libros), no lo es menos que espera un reconocimiento a su labor literaria, que su obra además de tener grandes ventas, sea reconocida como una gran novela.
Y son estas grandes obras las que demuestran que es posible no solamente entretener sino hacer una buena novela, con unos personajes claramente definidos y creíbles. Porque este es el aspecto más difícil de una novela, en el que se ve quién es un gran escritor y quien uno del montón (por mucha imaginación que derroche).
Lo normal es que los personajes sean puros estereotipos, de cartón piedra, sin alma y vacíos. Y por supuesto en muchos casos, por más que sean tan de retrato robot, son increíbles.
Sin embargo nos encontramos en Los hombres que no amaban a las mujeres personajes muy particulares, que en principio serían difíciles de creer y aceptar, pero que la maestría del autor hace que nos los creamos de arriba a abajo, pues son seres reales con su lado positivo y su lado negativo, con sus virtudes y sus muchos defectos.
Por eso son seres que difícilmente olvidaremos, que seguirán en nuestra mente por más tiempo que pase, hasta tal punto han calado en nuestro interior.


Encontramos así a Lisbeth Salander, una chica de poco más de veinte años, desarraigada socialmente hasta el punto de que la han impuesto un tutor para controlarla, con aspecto anoréxico a pesar de que come todo lo que quiere, con piercings por todo el cuerpo, aparentemente una nulidad, pero experta hacker y dotada de una memoria fotográfica impresionante.
Una personalidad muy extraña, una auténtica friki (ella misma se define como freak), aparentemente autista en su comportamiento, rehuyendo al máximo todo contacto social, negándose en todo momento a mostrar sus sentimientos, aunque esto sin duda no es más que un mecanismo de defensa.
Un personaje de este tipo en manos de muchos "escritores" sería increíble. Pero puedes con Stieg Larsson imaginártela, creértela y adorarla.



Y en cuanto al otro protagonista, Mikael Blomkvist es un periodista aparentemente mucho más normal, aunque también tiene una personalidad muy peculiar, porque lleva veinte años de relación con una colega Erika, que le ha llevado a arruinar su matrimonio, pero que a pesar de todos los altibajos y de que ella está casada, es la única relación estable de su vida.
Una relación consentida por el marido de Erika. ¿Increíble? Pues leyendo el libro no lo parece.



Es interesante constatar como se están introduciendo en España algunos autores suecos, como es el caso también de Mankell. Porque aparentemente su nacionalidad y su mundo nórdico, tienen que estar muy alejados de nosotros, claramente mediterráneos con sol y calor y no con esos paisajes gélidos de invierno que nos describen.
Pero lo que está por encima de lugares o maneras de vivir son los personajes. Si presentas un personaje con vida, no un mero dibujo de cartón piedra, da igual las circunstancias, necesariamente tienes que terminar conectando con él.


A fin de cuentas la situación del hombre y de la economía no es tan diferente de un país a otro con tanta globalización. Y hay aspectos de esta novela que parecen anticiparse a los acontecimientos actuales. Mirad si no este párrafo:
«Tenían miles de millones invertidos a plazo fijo en valores de distintos tipos, pero una cantidad asombrosamente reducida de dinero efectivo. Lo normal en una situación así es vender inmuebles y lamerse las heridas. Pero en 1992, de la noche a la mañana nadie quiso comprar una sola casa.»
(Página 42)



Un problema de cash-flow que en muy poco se diferencia de la situación actual.
Y el análisis de la bolsa, podríamos aplicarlo también a la situación actual, porque el hundimiento de la bolsa para Stieg Larsson no es el hundimiento de la economía, porque la verdadera economía no está en unos valores que suben o bajan y realmente ficticios, sino en las empresas de un país (en el caso de Suecia cita la industria de coches y la de telefonía).



¿De qué va esta novela? . Se define la acción en el propio interior de la novela como "el clásico misterio de la habitación cerrada, pero en una isla entera".



Uno de los pocos fallos de esta novela está en el título que le han puesto en España, porque en su traducción española han intentado, no se por qué motivo, dulcificar el título que en el original es "Los hombres que odiaban a las mujeres".
Entre odiar y no amar hay una gran diferencia, pero es que en el propio título está la clave de todo el libro.


Trata además el libro del debate interno entre la ética y el deber. La ética profesional es la que a pesar de la condena, ha guiado siempre los pasos de Mikael, que entiende el periodismo como un deber:


«Mikael opinaba que el cometido del periodista económico era vigilar de cerca y desenmascarar a los tiburones financieros que provocaban crisis de intereses y que especulaban con los pequeños ahorros de la gente en chanchullos sin sentido.» (Página 82)
Como veis el tema económico actual, no es tan nuevo ni viene de hace dos días.


Y todo ello desde la revista Millenium, de la que es junto con su amante Erika Berger, copropietario y editor. Por eso a esta trilogía se la llama Millenium.



Nos encontramos además ante un libro de tanta personalidad que hasta su portada, guste o no, es ya todo un símbolo y estilo, hasta el punto de que los editores en contra de su política habitual, aún no han sustituido dicha portada por una imagen de la película.






IMPRESIÓN PERSONAL



Tanto y tan bien había oído hablar de esta novela, que tenía miedo a que me decepcionara, al ser mis expectativas tan altas. Pero muy al contrario, se convirtió en una de las mayores sorpresas literarias que me llevé en el año 2008, hasta el punto de concederle cinco estrellas, que guardo sólo para unas pocas novelas excepcionales.
Y esta lo es sin duda, con 665 páginas que te enganchan desde el primer momento y que te obligan a buscar el más mínimo rato para continuar avanzando en la lectura.
Y lees con la conciencia de que además esta es la primera novela de una trilogía (aunque la acción quede perfectamente cerrada al acabar) y de que no va a haber nada más de este autor. Porque cuando entregó el manuscrito de la tercera novela y según iba a publicarse la primera, falleció repentinamente.


Me imagino que de lo leído hasta ahora deducirás que es una novela que me ha encantado, no solamente por su contenido sino por la forma en que está escrita.
Hay algunas cosas en la redacción de la novela que no pueden dejar de llamarme la atención. Porque os decía que los personajes están perfectamente definidos. O al menos eso es lo que te crees, que el autor ya te los ha presentado y los conoces bien, hasta que el autor con una habilidad pasmosa introduce en el relato nuevos datos que antes no había incluido y que te complementan aún más el personaje, aún te ayudan a comprender mejor sus motivaciones y su modo de ser, ese que antes habías conocido y que después de páginas de estar conviviendo con él, ahora te dan las claves para que sepas por qué es así.


Una pega si que le pongo a la novela y es que tiene un doble final, pues la resolución al caso en sí, el de los asesinatos tiene lugar cien páginas antes de que acabe el libro, con lo que el interés podría decaer.
Sin embargo el autor consigue tras una breve espacio que no te desenganches de la novela, pues aún quedaba pendiente el tema de la propia pelea del periodista con el industrial que le llevó a la calle y es en esas cien páginas finales donde tiene lugar la resolución final de todo el caso.






Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles



VALORACIÓN: 10/10








NOVELA VERSUS PELÍCULAS



Un libro tan detallado y que ha calado tan hondo en el imaginario popular, especialmente el personaje de Lisbeth Salander, convierten el casting en todo un reto, casi una misión imposible, pues cada uno ha creado su propia imagen de los personajes, máxime si te has leído los tres libros y has compartido con ellos más de dos mil páginas.
A eso hay que añadirle la dificultad de condensar las 800 páginas del libro en una cinta de una duración convencional, que a pesar de eso se va hasta las dos horas y media, aunque debo decir que no se hacen largas.



Una vez vista la película es imposible imaginarse el personaje de Lisbeth Salander en un cuerpo y un rostro distinto del de Noomi Rapace, la desconocida actriz de 29 años.
A pesar de que esa edad supera los 24 años del personaje en el libro, y de que en el propio libro se nos decía que ni siquiera aparentaba esa edad, Noomi transmite esa sensación de aparente fragilidad, de un distanciamiento casi autista, pero al tiempo con una calidez que te hace querer a esta Lisbeth delgaducha y de aspecto anoréxico, aunque bien claro deja el libro que no es por no comer, con su cuerpo tatuado y unos piercings que espero no creen escuela.




No tan afortunada me parece la elección de Michael Nyqvist como Mikael Blomkvist, no por su actuación sino porque, por mucho que se haya recortado en la película su actividad sexual, limitada aquí a su relación con Lisbeth, no le veo ese aura de atractivo sexual que hace que las mujeres se meten en su cama.

Aunque en su defensa en el segundo libro uno de los personajes hablaba de ese en apariencia incomprensible magnetismo sexual:«Mikael irradiaba al mismo tiempo, confianza en sí mismo y seguridad, y tení el don de hacer que las mujeres se sintieran relajadas y sin necesidad de demostrar nada(La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina; página 55)


Por corto que sea su papel, que en la película se reduce hasta la mínima expresión pese a ser una de las principales características de la personalidad y la vida de Mikael,
me parece un desacierto total el personaje de la editora de Millenium.
Esperaba una "sueca" madura y de muy buen ver, y me encuentro con una mujer que parece diez años mayor que Mikael y, por lo menos para mí, sin atractivo sexual. Entiendo que es cuestión de gustos, pero mi mujer opinó lo mismo.




Decía al principio que ante tanta página para dos horas y media, lo más difícil es acertar con la tijera y dejar un guión que sea comprensible para los que no hayan leído el libro, pero sin recortar tanto que no sea reconocible por los que si lo hicieron.
Aún recortando todos los cafés y sándwichs que se toma el protagonista y las conquistas sexuales del mismo, aún queda mucho por recortar, con lo que al final
la gran sacrificada es Millenium la revista que da nombre a la saga y que aquí aparece menos de un minuto. Y con ella desaparece como decía antes su editora jefe con la que Mikael mantiene una relación amorosa, pese a que está casada y con el consentimiento de su marido desde su juventud.



Toda la trama de corrupción de las empresas suecas, cuya investigación llevó a Mikael a la trampa que le ha llevado hasta la cárcel, prácticamente desaparece, así como todo lo relacionado con la absolución o no de Mikael.
De hecho uno de los motivos, si no el principal por el que Mikael se involucra en la investigación, es que el patriarca de los Vanger además de el dinero, que no es lo más importante para Mikael, le promete información sobre el empresario cuya demanda por difamación va a llevarle a la cárcel.



¿Qué nos queda entonces? Nos queda el misterio de la desaparición o asesinato de Harriet Vanger, el clásico enigma de asesinato con las puertas cerradas, pues se produjo en una isla cuya unión con el continente quedó cortada por un accidente de tráfico en el puente de acceso.
Eso y la historia de violencia hacia las mujeres, el odio que algunos hombres sienten a las mismas y que es el auténtico leit- motiv del libro y la película.







He intentado separar la lectura del libro del visionado de la película. Distancia necesaria para que la película tuviese algo de aliciente.

Aún con eso, mis expectativas eran más bien pobres y quizás por ello
la película me gustó más de lo que espetaba.
Queda a pesar de los recortes una historia coherente, con una muy buena caracterización de los personajes y unos paisajes, especialmente los de la isla, difíciles de imaginar. Unos paisajes que hablan de frío, inmensidad y soledad.
Todo ello envuelto en una banda sonora que da vigor al conjunto


La única posible pega, además de ese para mí error en el casting, es su gran violencia, no tanto explícita como latente. Pero es inevitable, pues ya está presente en el libro.



Una película recomendable y entretenida. Recomendable tanto para los que no han leído el libro como para los que si han hecho, aunque a estos últimos les aconsejo que separen un tanto la lectura de la película.




Y como si no fuese suficiente con una película, los americanos se han descolgado en el 2011 con su propia visión del mundo de Larson. Cambiaron el nombre (¿correción política?) y en la versión original se llamó La chica del dragón tatuado, que no solo en españa cambiamos los nombres.

En este caso no puedo juzgar la película porque no la he visto. He de reconocer que a pesar de no haberlo hecho, tiene de entrada un gran acierto: David Craig como Mikael. A este hombre si que puedo imaginármelo perfectamente en el papel, cosa que como decía era imposible con el actor anterior.




Os dejo los trailer de ambas películas







              Domingo de cine(17)



Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ

15 comentarios:

  1. Como a tí me pareció una novela redonda, entretenida, bien construida, con buenos personajes. Mi única pega es que de la saga fue la única que me causó esta percepción. Las siguientes me decepcionaron un poco.

    ResponderEliminar
  2. Disfruté muchísimo la novela, me pareció que lo tenía todo y el ritmo no me defraudó. De las películas no puedo hablar porque no las he visto

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustaron mucho todas las novelas, la película no tanto porque yo en mi cabeza me los imaginaba distintos, besotes

    ResponderEliminar
  4. Creo que estás más que acertado en tu reseña y en tu comentario respecto a la película. Yo fuí de los que aplaudí la trilogía y de los que me supo mal que Larsson nos dejara sin más novelas que leer.
    Sobre la película, que decir, que estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas y apoyo lo del desacierto con el personaje masculino y la casi desaparición de la editora que le da un gran juego en la novela.
    Y que decir de Lisabeth. Enamorado de ella en la novela y enamorado de ella en la pantalla. Un diez, ahora sí, para el casting.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mí me gustaron mucho estas novelas, aunque cuando lo digo la gente me mira raro: parece que son comparables a las sombras de Grey de la época, porque la reacción que he recibido es de "ascopena"... De las películas sólo he visto la primera, y como bien dices, me es difícil imaginarme a Lisbeth en otro cuerpo que no sea el de Noomi Rapace. La versión americana me da pereza porque la actriz no me transmite nada, pero creo que el actor está mejor elegido para hacer de Mikael. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Leí este libro pero no me atrajo lo suficiente como para leer los otros dos que andan también por casa. No sé, no me terminó de convencer. Luego vi la película, muy lograda el papel de Lisbeth pero tampoco me impulsó a ver la versión americana. Reseñas muy completas que aúnan libro y peli. Besos

    ResponderEliminar
  7. A mí me encantó tb y fue una de las mejores novelas que leí nunca. Una saga que demostró que detrás de un best seller puede haber una gran novela.

    ResponderEliminar
  8. A mí me gustó mucho, la segunda parte también pero menos... y la tercera al final no la leí, y eso que anda por casa y mis padres también se la leyeron y les gustó mucho.

    Besos.

    PD: Las pelis no las he visto.

    ResponderEliminar
  9. También me gustó mucho esta novela. Pero fue perdiendo fuelle en las dos siguientes entregas. Lo mejor, Lisbeth, y con diferencia. Sin este gran personaje, la novela sería una más entre tantas. SObre las pelis, la primera versión me gustó. Noomi Rapace es Lisbeth Salander. Difícil superarla. El resto del reparto ya no está tan bien elegido, sobre todo Mikail. Cuesta creer ese éxito con las mujeres. La versión americana aún no la he visto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. La novela no me gustó nada, sin embargo la peli (la primera) sí, mucho mucho. Y mira que normalmente suele pasarme al revés! pero...

    ResponderEliminar
  11. Coincido contigo, también me gustó mucho esta novela aunque el resto de la saga fue decayendo. La película, en cuanto comencé a verla y apareció Mikael Blomkvist la deje porque no me gustó nada, me parecía que no encajaba para nada con el personaje y preferí quedarme con las impresiones del libro
    besos

    ResponderEliminar
  12. Me encantó la trilogía, aunque sobre todo el primero
    Vi la película europea y, ciertamente, es un acierto la elección de Noemi Rapace: ES Lisbeth Salander. Tampoco yo le encuentro atractivo al partenaire masculinio
    No he visto la versión americana pero no te puedo dar la razón en cuanto a la elección de Daniel Craig. Lo siento pero no soporto a ese hombre, me da mucho repelús...

    ResponderEliminar
  13. Y yo que todavía no los he leído!!
    Debo de ser la única persona en el planeta que no se ha puesto con ellos xD

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Yo estoy como Shorby: no eres la única, ¡¡estoy contigo!!
    Pues nada, tendré que hacerle un hueco porque todo el mundo está y ha estado encantado con esta trilogía.

    ResponderEliminar
  15. Soy de las que también disfruté de la trilogía, hasta el punto que me la leí en una semana y media (me cogió en vacaciones, en un pueblecito de Burgos).

    Un beso.

    ResponderEliminar

Analytics