miércoles, 6 de mayo de 2020

Y JULIA RETÓ A LOS DIOSES (SANTIAGO POSTEGUILLO)


Y Julia retó a los dioses
Santiago Posteguillo


 Título: Y Julia retó a los dioses
Autor: Santiago Posteguillo
Editorial: Planeta, 2020
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 786




 SANTIAGO POSTEGUILLO

Esto es lo que la editorial nos cuenta del autor:

Santiago Posteguillo es profesor de lengua y literatura en la Universidad Jaume I de Castellón. Estudió literatura creativa en Estados Unidos y lingüística, análisis del discurso y traducción en el Reino Unido. De 2006 a 2009 publicó su trilogía Africanusobre Escipión y Aníbal y de 2011 a 2016 la trilogía sobre el emperador de origen hispano Marco Ulpio Trajano. Ha sido galardonado por la semana de novela histórica de Cartagena, obtuvo el Premio de las Letras de la Comunidad Valenciana en 2010 y el Premio Internacional de Novela Histórica de Barcelona en 2014. En 2015 fue proclamado escritor del año por la Generalitat  Valenciana. Entre 2012 y 2017 publicó también tres volúmenes de relatos sobre la historia de la literatura muy elogiados por crítica y público. Santiago Posteguillo es Doctor por la Universidad de Valencia y ha impartido seminarios sobre ficción histórica en diversas universidades europeas y de América Latina. En 2018 ha sido profesor invitado del Sidney Sussex College de la Universidad de Cambridge.
Yo, Julia, su última novela, rescata del olvido la vida y la memoria de la emperatriz más poderosa de la antigua Roma, una mujer que transformó su entorno y cambió el curso de la historia para siempre.



En este blog puedes encontrar reseñadas las siguientes novelas del autor:







Hasta la muerte o la victoria final

ARGUMENTO de Y JULIA RETÓ A LOS DIOSES

Tras derrotar a cinco grandes enemigos y llegar a lo más alto, Julia y Severo se ven sometidos a una prueba más difícil aún: mantenerse en el poder y poder fundar una dinastía a través de sus dos hijos Antonino y Geta.
Para ello han de luchar contra la traición, con la mortal rivalidad entre sus hermanos y contra el cáncer que está matando a Julia.






Y JULIA RETÓ A LOS DIOSES


Tras el impresionante éxito de Yo Julia, Premio Planeta 2018, la historia de Julia se remata con Y Julia retó a los dioses. Una obra dividida en dos partes al igual que lo fue una obra a la que Santiago Posteguillo homenajeaba directamente en el título de la novela: Yo Claudio (de Robert Graves). Y al igual que en la segunda entrega Claudio el dios y su esposa Mesalina hace referencia a los dioses, lo hace también aquí con Y julia retó a los dioses.
No se trata solo del título, sino que la novela entera está planteada como un juicio entre los dioses romanos contra Julia. Unos dioses divididos a favor o en contra de ella, que la someterán a cinco terribles pruebas con las que esperan derrotarla y aniquilarla de la faz de la historia definitivamente.
«El enconamiento entre los dioses se agudizaba. Estaban ante una nueva Odisea, solo que esta vez, en el centro de la lucha, estaba una mujer». (Página 151)

Pero Julia es mucha Julia. Demasiada Julia incluso para los dioses. La historia de su lucha contra esas pruebas es el argumento de esta novela.
«-¡No me detendrá ni la muerte! ¡Conseguiré la victoria aunque para ello tenga que luchar desde el reino de los muertos!» (Página 25)

En cuanto a la estructura narrativa, sigue siendo Galeno con su diario secreto el que en buena parte nos vaya guiando a través de los acontecimientos que tuvieron lugar, si bien los cinco libros en los que se divide la novela arrancan con un aire diferente, casi mágico, con esa asamblea en el que los dioses romanos juzgan a Julia. Eso hace que la novela a pesar de su realismo, tenga un cierto aire onírico, irreal, como los pasajes que tienen lugar en la laguna Estigia en el mundo de los muertos.

Es curioso como la pandemia en que estamos envueltos te hace mirar de modo diferente textos que están escritos antes de la misma. Hay un episodio que nos habla de una peste (en realidad parece que se trataba de viruela). Leed este párrafo y decidme si no suena a algunos de los comentarios que hemos podido oir a lo largo de las últimas semanas, o ahora mismo donde menos de doscientos muertos suponen un alivio:
«-Han muerto casi un centenar de legionarios, pero el médico griego parece satisfecho. Dice que a estas alturas en Aquilea habría muerto ya más del doble de esa cantidad. Se hace difícil aceptar que tantos puertos puedan ser incluso algo bueno». (Página 136)
 
Foto de El Búho entre libros para Instagram
Volviendo a la novela, en esta ocasión incluso más que la anterior, Julia se convierte en la protagonista casi única. Todo gira en torno a ella. Ella es quien mueve los hilos. Algo de lo que pocos se dan cuenta porque no conciben que una mujer pueda ser tan inteligente, mucho más inteligente que muchos de ellos.
Pero no es la inteligencia la única virtud de Julia. Por encima incluso de su inteligencia está su fuerza de voluntad su ánimo, sus ganas de pelear.
No pelea por pelear, sino porque sabe que en el mundo romano, en la lucha por el poder no hay más que dos alternativas: ganar o morir.
Por eso la determinación con la que lucha:
«…para responderle categórica, serena y firme con cuatro simples pero poderosas palabras: Yo no pierdo nunca». (Página 179)


Pero incluso la muerte no equivale finalmente para Julia a una derrota. Incluso cuando sabe que ese es su final y no por mano de sus enemigos sino del cáncer que la atenaza (algo que se sabe desde el principio de la novela), lo deja todo preparado para seguir su lucha:
«Yo…, Julia…, gobernaré Roma…, desde mi tumba». (Página 650)


Julia, siempre creyendo en la victoria, sea cual sea el rival contra el que ha de enfrentarse, aunque ese rival sean los propios dioses o su hijo:
«¿Es posible la victoria cuando el enemigo es tu propio hijo? Julia no habría dudado en la respuesta: Sí». (Página 413)






OPINIÓN PERSONAL

Foto de El Búno entre libros para Instagram

Inicié la lectura de Y Julia retó a los dioses, no solo con la intención de disfrutar de la novela, sino de encontrar las claves de por qué consigue Santiago Posteguillo dejar hipnotizados a cientos de miles de lectores con libros que rondan las mil páginas.
Porque no es un thriller, por más que en muchos momentos lo parezca. Porque además consigue que conozcas cómo es cada uno de los muchos personajes que pueblan la novela, sin que por otra parte te pierdas en quién es quién.
Lo consigue gracias a que sus descripciones son mínimas pero muy precisas, en parte porque recurre también a nuestra memoria cinematográfica. Por ejemplo, en la novela aparece en una de las escenas importantes una carrera de cuadrigas. La acción es vertiginosa porque no requiere grandes descripciones porque en nuestra memoria salta el recuerdo de la carrera de Ben-Hur. Aunque la carrera sea diferente, la estamos visualizando en nuestra imaginación gracias a esos recuerdos cinematográficos.
Sus descripciones de las batallas son concisas pero muy conseguidas de modo que, incluso sin los esquemas que aparecen en la parte posterior del libro, nos hagamos una idea muy exacta de lo que ocurre.
Escenas que podrían ser mucho más detalladas y largas son a veces puestas en boca de alguien que las cuenta, con lo cual hace que todo sea más vertiginoso, que no esté repleta de adjetivos ni descripciones.
Todo en busca de un ritmo que resulta vivísimo.

No hay duda que la realidad de la lucha por el poder en Roma supera la fantasía de cualquier escritor por muy desbordante que esta sea, de ahí que solo sea cuestión de exponer los hechos del modo más sencillo para que el lector no se lie ante la complejidad de un mundo y una lucha por el poder que nos pudieran resultar lejanas y meternos de lleno en la trama de la novela.

Por otro lado, a los personajes los conocemos no tanto por sus grandes pensamientos interiores, sino por aquello que hacen o que dicen. Está tan conseguido que con un mínimo de palabras podemos comprender muy bien como son.

Dicho de otra manera, con el mínimo de palabras consigue crear novelas muy largas. Algo aparentemente contradictorio pero que es su marca personal. Porque al igual que en muchas novelas, no necesariamente largas, hay pasajes o capítulos que deberían ser recortados o incluso eliminados, eso no puede decirse de ninguna novela de Santiago Posteguillo, donde cada cosa tiene su razón de ser.
Por si alguno piensa que solo sabe escribir grandes tomos, hay que decir que tiene también tres libros hablando sobre libros, escritores y literatura que son cortos y una auténtica delicia.

Y dicho todo esto, no me queda otra que3 animarte a leer esta bilogía de Santiago Posteguillo. Y hablo de bilogía, porque aquí si que merece la pena empezar desde el rpncipio la historia de Julia.



VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2020, pincha AQUÍ.

Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

                 


3 comentarios:

  1. Buenaas!
    La verdad es que estos libros me llaman mucho ^^
    Gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  2. Jopé, y yo sin leer todavía el primer libro de Julia... Ya me vale. Me gusta mucho Posteguillo y disfruté de su trilogía de Escipión, pero cuando vi que por primera vez publicaba novela con protagonista histórica romana y femenina se me pusieron los ojitos brillantes. A ver si le encuentro hueco y te cuento. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchas ganas de estrenarme con el autor!

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics