Páginas

miércoles, 13 de septiembre de 2017

CORRUPCIÓN POLICIAL (DON WINSLOW)

Corrupción policial
Don Winslow



 
FICHA TÉCNICA

Título: Corrupción policial
Autor: Don Winslow
Traducción: Efrén del Valle
Editorial: RBA, 2017
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 576








DON WINSLOW


De él nos cuenta le editorial en la portada interior:

Don Winslow (Nueva York, 1953). Ha alcanzado la fama y la aclamación unánime de la crítica. En 1991 escribió su primera novela, Un soplo de aire fresco, perteneciente a una serie protagonizada por el detective privado Neal Carey. Entre sus mejores obras cabe destacar Muerte y vida de Bobby Z, El invierno de Frankie Machine, la trilogía formada por Salvajes, Satori y Los reyes de lo cool y, sobre todo, el díptico formado por El poder del perro y El cártel.
Don Winslow fue galardonado con el Premio RBA de Novela Negra 2015 por El Cártel.

En este blog puedes encontrar reseñas de:








ARGUMENTO DE CORRUPCIÓN POLICIAL 

«El último hombre de la tierra al que uno imaginaría confinado en el Centro Correccional Metropolitano de Park Row era Denny Malone.De hecho, los neoyorquinos habrían apostado que verían entre rejas al alcalde, al presidente de Estados Unidos o al Papa antes que al agente Dennis John Malone.Héroe de la policía. Hijo de héroe de la policía.Un sargento veterano de la unidad de élite más importante del Departamento de Policía de Nueva York.La Unidad Especial de Manhattan Norte.Y, sobre todo, un hombre que sabe dónde están escondidos todos los trapos sucios, porque la mitad de ellos los enterró el mismo».

Así comienza Corrupción policial. A partir de ese momento, iremos conociendo cómo se ha llegado hasta ese punto, cuáles han sido las líneas rojas que se ha ido saltando Malone hasta llegar a esa situación.






CORRUPCIÓN POLICIAL

La novela tiene una cita que no me resisto a poner para comenzar esta reseña, porque en el fondo es de lo que trata este libro, de un policía que comienza como una persona, para terminar convertido en… otra cosa:
«-Los policías solo son personas –observó ella sin venir al caso.-Empiezan así, según me han dicho».(Raymond Chandler. Adiós, muñeca)

Si bien todas forman parte del género negro, las novelas de Don Winslow podemos dividirlas en dos tipos muy diferentes entre sí. Por una parte aquellas novelas más desenfadadas, aunque no por ello menos violentas, en las que el humor (y casi siempre el surf) son una parte importante de ellas. Tal sería el caso por ejemplo de El invierno de Frankie Machine.
Por otro lado tenemos aquellas en las que el autor renuncia totalmente al humor, cuyo ejemplo más claro es El poder del perro y dentro de las cuales podemos incluir sin duda esta Corrupción policial.
La idea es muy clara: impedir que el humor enmascare y dulcifique la tremenda violencia de sus páginas. Tal es el caso de Corrupción policial, si bien es verdad que no llega al nivel de El poder del perro, no porque se lo haya propuesto el autor, sino porque las salvajadas de los narcos mexicanos son punto y aparte en la vida real.

Nada he destripado del argumento diciendo que Malone está preso por corrupto, porque así es justamente como comienza la novela. A partir de ahí, la novela vuelve al pasado para irnos mostrando cómo ha podido llegar a esa situación el mejor policía de la ciudad.
Porque eso es así y nadie lo puede discutir. Nadie ha detenido a más gente, incautado más droga y resuelto más crímenes que Denny Malone.
Un hombre que impresiona no solo por sus resultados sino por su propio físico, que hace que en un barrio muy violento, su propio cuerpo vaya imponiendo respeto:
«Malone mide un metro noventa y es corpulento. Tiene treinta y ocho años y es consciente de su pinta de tipo duro. Es por los tatuajes en los gruesos antebrazos, la barba tupida incluso después de afeitarse, el pelo oscuro y rapado, los ojos azules y esa mirada de “no me toques los cojones”». (Página 33)

Lo de Malone con la policía es una cuestión vocacional. No se trata sólo de ser hijo de policía. Él siente que ha nacido para ese trabajo, sin el que no sería capaz de vivir:
«Mucha gente ingresa en el cuerpo de policía para trabajar los veinte años preceptivos y luego cobrar la pensión. Malone está en el cuerpo porque le encanta su trabajo.Sé sincero, se dice al salir del apartamento. Si tuvieras que empezar de nuevo, volverías a ser agente de policía en Nueva York.El mejor trabajo del mundo». (Página 41)

No es un ingenuo. Sabe que del trabajo de la policía se benefician siempre los mismos, que sus resultados conllevan beneficios siempre para los mismos:
«La antigua jungla urbana que era el norte de Manhattan ha sido podada casi por completo para hacer hueco a un Jardín del Edén cultivado y comercial, Pero todavía quedan restos de la jungla: las viviendas sociales. Nuestra labor consiste en impedir que la jungla devore el Paraíso».
Malone conoce la ecuación –los precios de la vivienda suben cuando los delitos bajan-, pero eso le importa una mierda.A él lo que le interesa es la violencia. (Página 47)

Tiene una medalla al valor y unas cuantas cicatrices en el cuerpo como consecuencia de su trabajo. Pero eso no impide que vea la realidad tal cual es y la valore en su justa medida:
«Así es el Departamento de Policía de Nueva York, piensa. Te dan una medalla por tonto y te quitan la placa por listo». (Página 34)

La novela comienza con tres páginas completas de agentes de la ley que fueron asesinados en acto de servicio mientras el autor escribía la novela. A ellos va dedicado el libro. Y no se corta un pelo Don Winslow a la hora de decir lo que piensa sobre la venta de armas:
«Los gilipollas de la Asociación Nacional del Rifle te dirán que “no matan las armas, sino las personas”. Sí, piensa Malone, las personas que van armadas.
(…)Ellos esgrimen la Segunda Enmienda y los derechos individuales, pero es una cuestión de dinero, Los fabricantes de armas, que suponen el grueso de la financiación de la ANR quieren vender armas y ganar pasta.Fin de la puta historia». (Página 64)

Corrupción policial no deja de ser una historia de policías y sobre ellos y lo que piensan, no para de hablar la novela. Así por ejemplo, nos cuenta cuál debe ser su objetivo diario:
«Las armas fuera de la calle ayudan a un policía a conseguir su objetivo primordial: regresar a casa tras acabar su turno. Se lo enseño un veterano amargado al ingresar en el cuerpo: “Tu trabajo más importante es volver a casa cuando termine la jornada”». (Página 65)

Por fuerza vamos comprendiendo que su modo de ver la vida ha de ser diferente, lo cual los termina haciendo algo distinto al resto de las personas. Los hace encerrarse en sí mismos o aferrarse a sus compañeros, los únicos que realmente pueden sentir como ellos:
«Los policías celebran cosas con sus compañeros. Nadie más entiende lo que festejas.Estar vivo.
Cazar a los malos.Tener el mejor trabajo del mundo.
Estar vivo». (Página 230)

Tapas de la edición española de Corrupción policial
Corrupción policial es una muestra de cómo el poder o la propia fuerza pueden convertirse en un arma contra el que posee dicho poder. Eso es justamente lo que le pasa a Denny Malone, que poco a poco, sin apenas darse cuenta va abandonando su inocencia inicial para convertirse en un corrupto. Son pequeñas líneas que ha ido atravesando poco a poco. Las iremos viendo en la novela.

Una novela que está escrita con un lenguaje muy directo, sin grandes descripciones como podéis haber visto en los párrafos que he puesto. Un lenguaje que por su ausencia de florituras contribuye a hacer aún más violenta la narración.
Y sin embargo, la novela no está exenta de poesía, algo que iremos viendo según avanza el libro, hasta un final que a mi me ha sorprendido, no por lo que cuenta, sino por cómo lo cuenta. De hecho, me ha recordado su final a los finales de las novelas de otro maestro actual del género negro como Dennis Lehane.

Atentos a las tapas del libro, con una ilustración muy diferente a la que aparece en su cubierta.






IMPRESIÓN PERSONAL

Creo que Corrupción policial es una novela que no debe perderse ningún aficionado al género negro. En muchos momentos pone los pelos de punta, no tanto por cómo lo cuenta, sino por lo que cuenta. Porque si el mejor policía de Nueva York está pringado de esa manera ¿qué podrá esperarse del resto?
Porque no es únicamente un tema policial. Todo el sistema parece tocado y corrupto de arriba abajo, comenzando por los políticos y continuando por los jueces, abogados… De hecho la corrupción policial es solo la punta del iceberg. Lo realmente importante está bajo la superficie y esa parte es intocable.
Una novela que emociona, porque aunque no puedas estar de acuerdo con actitudes y acciones de Malone y su grupo, Don Winslow consigue que empatices con él, con su sufrimiento, con su sentido de la lealtad, con su gran humanidad, esa que pese a todo ha conseguido no perder.

Por todo ello, creo que Don Winslow ha conseguido con Corrupción policial otra obra maestra, diferente pero a la altura de El poder del perro, con otro protagonista, Danny Malone, que entrará en la galería de grandes personajes de la novela negra.
Y por supuesto, una novela que está pidiendo a gritos una película que consiga estar a la altura del material que hay en la novela.





VALORACIÓN: 10/10

Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres leer más novela negra, policiaca o de misterio, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente.


              


3 comentarios:

  1. Otro autor que tengo pendiente, y sí, ya lo sé .... tengo que subsanarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Imposible decirte que no con esta gran reseña. Y así me estreno de una vez con este autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Buena reseña! Me lo apunto para un futuro!

    ResponderEliminar